Subscribe Us

COVID19. Razones por las que un pasaporte de inmunidad no es efectivo

Una mujer en Beijing muestra un código QR de salud en su teléfono para acceder a un área de compras, mientras un guardia de seguridad controla su temperatura. Crédito: Kevin Frayer / Getty

1. La inmunidad a COVID-19 es un misterio. Los datos recientes 3 sugieren que la mayoría de los pacientes recuperados producen algunos anticuerpos contra el SARS-CoV-2. Pero los científicos no saben si todos producen suficientes anticuerpos para garantizar una protección futura, qué nivel de seguridad podría tener o cuánto duraría la inmunidad. Las estimaciones actuales, basadas en las respuestas inmunes a virus estrechamente relacionados, como los que causan el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) y el síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS), sugieren que las personas recuperadas podrían protegerse de la reinfección durante uno o dos años. Pero si la inmunidad contra el SARS-CoV-2 imita lo que se ve con el resfriado común, el período de protección podría ser más corto.
2. Las pruebas serológicas no son fiables. Las pruebas para medir los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en la sangre pueden ser una herramienta valiosa para evaluar la prevalencia y la propagación del virus. Pero varían ampliamente en calidad y eficacia. Esto ha llevado a la OMS y al ex comisionado de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos, Scott Gottlieb, a advertir contra su uso en la evaluación de la salud individual o el estado inmune. Varias pruebas disponibles son lo suficientemente precisas, lo que significa que están validadas para tener al menos un 99% de especificidad y sensibilidad. Pero los datos preliminares sugieren que la gran mayoría no son confiables 4Baja especificidad significa que la prueba mide anticuerpos distintos de los que son específicos del SARS-CoV-2. Esto causa falsos positivos, lo que lleva a las personas a pensar que son inmunes cuando no lo son. La baja sensibilidad significa que la prueba requiere que una persona tenga una alta concentración de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 para poder medirla de manera efectiva. Esto causa falsos negativos en personas que tienen pocos anticuerpos, lo que lleva a que las personas potencialmente inmunes sean etiquetadas incorrectamente como no inmunes.
3. El volumen de pruebas necesarias es inviable. Se necesitarían decenas a cientos de millones de pruebas serológicas para un programa nacional de certificación de inmunidad. Por ejemplo, Alemania tiene una población de casi 84 millones de personas, por lo que requeriría al menos 168 millones de pruebas serológicas para validar el estado inmunitario COVID-19 de cada residente al menos dos veces. El mínimo es de dos pruebas por persona, ya que cualquier persona que haya dado un resultado negativo podría infectarse más tarde y necesitaría una nueva prueba para obtener la certificación inmunológica. Sería necesario repetir las pruebas, no menos de una vez al año, para garantizar la inmunidad continua. A partir de junio, el gobierno alemán recibirá 5 millones de pruebas serológicas al mes de la firma suiza Roche Pharmaceuticals, un proveedor líder de una prueba serológica SARS-CoV-2 que ha sido aprobada por los reguladores. Esto permitirá que solo el 6% de la población alemana sea examinada cada mes.
Incluso si los pasaportes de inmunidad se limitaran a los trabajadores de la salud, la cantidad de pruebas requeridas podría ser inviable. Los Estados Unidos, por ejemplo, necesitarían más de 16 millones de tales pruebas. Al momento de escribir este artículo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU. Y los laboratorios de salud pública de los EE. UU. han realizado más de 12 millones de pruebas de diagnóstico para el SARS-CoV-2 (3% de la población total de los EE. UU.; ver go.nature.com/ 2wemdd2 ). Incluso Corea del Sur, un país con altas tasas de evaluación, había logrado evaluar solo el 1.5% de su población antes del 20 de mayo (ver go.nature.com/2aztfvp ).
4. Muy pocos sobrevivientes para impulsar la economía. La proporción de individuos que se sabe que se recuperaron de COVID-19 varía ampliamente en diferentes poblaciones. Los informes de puntos calientes en Alemania y Estados Unidos sugieren que algunas ubicaciones podrían tener tasas de recuperación entre 14% y 30%. En el estado de Nueva York, por ejemplo, donde 3.000 personas fueron evaluadas al azar en tiendas de comestibles y otros lugares públicos, el 14.9% tenía anticuerpos contra COVID-19 (ver go.nature.com/2waaku9 ). Pero estos parecen ser la excepción. En una conferencia de prensa de abril, la OMS estimó que solo el 2-3% de la población mundial se había recuperado del virus.
La baja prevalencia de la enfermedad combinada con una capacidad de prueba limitada, sin mencionar las pruebas poco confiables, significa que solo una pequeña fracción de cualquier población estaría certificada como libre para trabajar. Basado en el número actual de casos confirmados en los Estados Unidos, por ejemplo, solo el 0,43% de la población estaría certificada. Tales porcentajes son intrascendentes para la economía y la seguridad. Un café no puede abrir y servir a los clientes sin riesgo si solo una fracción de su personal está certificado como inmune. Una tienda no puede obtener ganancias si solo se permite la entrada de una proporción minúscula de clientes.
5. El monitoreo erosiona la privacidad. El objetivo de los pasaportes de inmunidad es controlar el movimiento. Por lo tanto, cualquier estrategia para la certificación de inmunidad debe incluir un sistema de identificación y monitoreo. La documentación en papel podría ser vulnerable a la falsificación. La documentación electrónica integrada en una aplicación de teléfono inteligente sería más resistente al fraude y más efectiva para el rastreo de contactos, la nueva prueba y las actualizaciones del estado inmune.
Pero los documentos electrónicos presentan un riesgo más grave para la privacidad 5En algunas provincias chinas, los códigos QR en los teléfonos inteligentes controlan la entrada a lugares públicos sobre la base del estado de salud COVID-19 del individuo. Sin embargo, estas aplicaciones informan más que la información de COVID-19, incluidas las ubicaciones de las personas, el historial de viajes, con quién han entrado en contacto y otra información de salud, que van desde la temperatura de su cuerpo hasta si recientemente han tenido un resfriado. Taiwán también está utilizando aplicaciones para teléfonos inteligentes con sistemas de alerta que están directamente vinculados a los departamentos de policía. El Reino Unido, Estados Unidos y muchos otros países están probando varias opciones de aplicaciones. Sin embargo, no hay garantía de que las aplicaciones retrocedan cuando lo haga COVID-19. China ha anunciado que es probable que los elementos de su sistema de seguimiento de códigos QR permanezcan en su lugar después de que termine la pandemia.
6. Los grupos marginados enfrentarán más escrutinio. Con una mayor vigilancia, se incrementa la vigilancia y, con ello, mayores riesgos de perfiles y posibles daños a grupos raciales, sexuales, religiosos u otras minorías. Durante la pandemia, China ha sido acusada de residentes de perfil racial al obligar a todos los ciudadanos africanos a hacerse la prueba del virus. En otras partes del mundo, las personas de Asia han enfrentado picos en prejuicios raciales. Antes de esta pandemia, las leyes de parar y registrar en los Estados Unidos ya afectaban desproporcionadamente a las personas de color. En 2019, el 88% de las personas que fueron detenidas y buscadas en la ciudad de Nueva York eran afroamericanas o latinoamericanas ( go.nature.com/2jntjym ). Y durante la pandemia, la vigilancia continúa apuntando a personas de grupos minoritarios. Entre mediados de marzo y principios de mayo en Brooklyn, Nueva York, 35 de las 40 personas arrestadas por violar las leyes de distanciamiento físico eran negras 6 .
Estos números son profundamente preocupantes, pero lo serían aún más si el monitoreo y la vigilancia de la inmunidad contra COVID-19 se usaran por motivos ulteriores. Por ejemplo, el "encarcelamiento digital" ya ha aumentado en países como Estados Unidos, Brasil e Irán, donde los individuos han sido liberados de la prisión para minimizar la propagación de COVID-19 y luego monitoreados usando pulseras digitales de tobillo. En los Estados Unidos, donde las personas de color están segregadas racialmente por vecindario y encarceladas desproporcionadamente, el encarcelamiento digital podría usarse para monitorear grandes segmentos de ciertas comunidades. El riesgo sería aún mayor si la vigilancia digital se vinculara con el estado migratorio.
7. Acceso injusto. Con una escasez de pruebas, muchos no tendrán acceso. La experiencia hasta ahora sugiere que los ricos y poderosos tienen más probabilidades de obtener una prueba que los pobres y vulnerables. En los sistemas de salud escalonados, estas desigualdades se sienten aún más agudamente. A principios de marzo, por ejemplo, cuando se realizaban pruebas en equipos deportivos profesionales, ejecutivos de tecnología y celebridades del cine, docenas de estados de EE. UU. Realizaban menos de 20 pruebas por día (consulte https://covidtracking.com/dataEs muy probable que las mismas personas que necesitan volver al trabajo con mayor urgencia, los trabajadores que necesitan mantener un techo sobre su cabeza y comida en la mesa, tengan dificultades para hacerse una prueba de anticuerpos. La evaluación de los niños antes de que regresen a la escuela podría ser una prioridad baja, al igual que evaluar a las personas mayores retiradas y a aquellos que enfrentan desafíos físicos, mentales o cognitivos.
8. Estratificación social. Etiquetar a las personas sobre la base de su estado COVID-19 crearía una nueva medida para dividir los "que tienen" y los "que no tienen": los inmunoprivilegiados y los inmunodeprimidos. Tal etiquetado es particularmente preocupante en ausencia de una vacuna gratuita disponible universalmente. Si hay una vacuna disponible, las personas podrían optar por participar y obtener la certificación inmunológica. Sin uno, la estratificación dependería de la suerte, el dinero y las circunstancias personales. Restringir el trabajo, los conciertos, los museos, los servicios religiosos, los restaurantes, los centros de votación política e incluso los centros de atención médica para los sobrevivientes de COVID-19 dañaría y privaría de sus derechos a la mayoría de la población.
Las desigualdades sociales y financieras se amplificarían. Por ejemplo, los empleadores que desean evitar a los trabajadores que corren el riesgo de enfermarse podrían privilegiar a los empleados actuales que han tenido la enfermedad y contratar preferentemente a aquellos con inmunidad 'confirmada'. Los pasaportes de inmunidad también podrían alimentar las divisiones entre las naciones. A las personas de países que no pueden o no quieren implementar programas de pasaporte de inmunidad se les puede prohibir viajar a países que los estipulen. Las personas con VIH ya están sujetas a restricciones para ingresar, vivir y trabajar en países con leyes que afectan los derechos de las minorías sexuales y de género, como Rusia, Egipto y Singapur.
9. Nuevas formas de discriminación. Las plataformas para la certificación inmune del SARS-CoV-2 podrían ampliarse fácilmente para incluir otras formas de datos de salud personal, como registros de salud mental y resultados de pruebas genéticas. Los pasaportes de inmunidad de hoy podrían convertirse en los pasaportes biológicos de mañana. Esto introduciría un nuevo riesgo de discriminación si los empleadores, las compañías de seguros, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y otros pudieran acceder a información de salud privada para su propio beneficio. Tales preocupaciones se han catalogado en los últimos años en debates sobre quién debería tener acceso a la información genética, a medida que aumenta la demanda de médicos, investigadores, aseguradores, empleadores y agentes de la ley, por ejemplo 7 .
10. Amenazas a la salud pública. Los pasaportes de inmunidad podrían crear incentivos perversos. Si el acceso a ciertas libertades sociales y económicas se otorga solo a las personas que se han recuperado de COVID-19, entonces los pasaportes de inmunidad podrían incentivar a las personas sanas y no inmunes a buscar infecciones intencionalmente, poniéndose a sí mismas y a otras personas en riesgo 8Las dificultades económicas podrían amplificar el incentivo si un pasaporte de inmunidad es la única forma de un cheque de pago. Los individuos pueden obtener documentos ilícitamente, mediante soborno, transferencia entre individuos o falsificación. Esto podría crear más amenazas para la salud, porque las personas que reclaman inmunidad podrían continuar propagando el virus. Las crisis tienden a fomentar el comercio nefasto, como sucedió durante la Segunda Guerra Mundial cuando las raciones de alimentos en Gran Bretaña provocaron la aparición de un sólido sistema de intercambio subterráneo.

Próximos pasos

Las estrategias que se centran en el individuo, utilizando concepciones de ética arraigadas en el libertarismo, contradicen la misión de la salud pública 9 . Desvían la atención de las acciones que benefician a todos, como la financiación de colaboraciones internacionales, la práctica de medidas efectivas de salud pública y la reparación de la desigualdad de ingresos. En América del Norte (y en otros lugares), debido a las desigualdades estructurales, las personas de color mueren a causa de COVID-19 a tasas mucho más altas que las personas blancas, y el virus afecta desproporcionadamente a quienes viven en los territorios de las Primeras Naciones. El éxito depende de la solidaridad, una apreciación genuina de que todos estamos juntos en esto. Una ética basada en la autonomía individual es extremadamente inapropiada durante una crisis de salud pública. El objetivo general debe ser promover el bien común.
En lugar de los pasaportes de inmunidad, sostenemos que los gobiernos y las empresas deberían invertir el tiempo, el talento y el dinero disponibles en dos cosas.
Primero está la fórmula probada y verdadera de la limitación del daño pandémico (prueba, rastreo y aislamiento) que ha funcionado bien desde Singapur y Nueva Zelanda hasta Guernsey y Hanoi. El estado de salud, los datos personales y la ubicación deben ser anónimos. Las aplicaciones que permiten a las personas tomar decisiones seguras sobre sus propios movimientos deben tener prioridad.
El segundo es el desarrollo, producción y distribución global de una vacuna para el SARS-CoV-2. Si es posible el acceso universal, oportuno y gratuito a una vacuna, entonces sería éticamente permisible requerir la certificación de la vacuna para participar en ciertas actividades. Pero si el acceso a una vacuna es limitado de alguna manera, entonces algunas de las desigualdades que destacamos aún podrían aplicarse, como lo atestigua la literatura sobre la absorción de otras vacunas 10 . Las amenazas a la libertad, la justicia y la salud pública son inherentes a cualquier plataforma diseñada para segregar a la sociedad sobre la base de datos biológicos. Todas las políticas y prácticas deben guiarse por un compromiso con la justicia social.
  1. 1.
    Olivarius, K. Am. Hist. Rev. 124, 425–455 (2019). Article Google Scholar
  2. 2.
    Fraser, B. Lancet 395, 1473 (2020). PubMed  Article  Google Scholar
  3. 3.
    Wajnberg, A. et al. Preprint at medRxiv https://doi.org/10.1101/2020.04.30.20085613 (2020).
  4. 4.
    Whitman, J. D. et al. Preprint at medRxiv https://doi.org/10.1101/2020.04.25.20074856 (2020).
  5. 5.
    Ienca, M. & Vayena, E. Nature Med. 26, 463–464 (2020). PubMed  Article  Google Scholar
  6. 6.
    Southall, A. The New York Times (7 May 2020).
  7. 7.
    Clayton, E. W., Evans, B. J., Hazel, J. W. & Rothstein, M. A. J. Law Biosci. 6, 1–36 (2019). PubMed  Article  Google Scholar
  8. 8.
    Phelan, A. L. Lancet https://doi.org/10.1016/S0140-6736(20)31034-5 (2020). Article  Google Scholar
  9. 9.
    Baylis, F., Kenny, N. P. & Sherwin, S. Public Health Ethics 1, 196–209 (2008). Article  Google Scholar
  10. 10.
    Bocquier, A., Ward, J., Raude, J., Peretti-Watel, P. & Verger, P. Expert Rev. Vaccines 16, 1107–1118 (2017). PubMed  Article  Google Scholar


Publicar un comentario

0 Comentarios