Subscribe Us

TECNOLOGÍA. Cirugía Robótica, la tecnología llega a los quirófanos


La cirugía robótica es hoy una realidad que ha transformado el paradigma de las intervenciones quirúrgicas. Si tradicionalmente entrar en un quirófano implicaba, en la mayoría de los casos, exponerse a los riesgos que conlleva la cirugía abierta y, donde el éxito de las operaciones dependía del grado de conocimiento y experiencia de los cirujanos intervinientes, y la pericia de sus manos, hoy está dejando de ser así.

Cómo se opera con un robot
La cirigía robótica es una tecnología mínimamente invasiva que permite practicar mínimas incisiones al paciente. Se lleva a cabo por medio de una herramienta robotizada que el cirujano manipula a distancia a través de una consola que le permite tener un control total de la situación en todo momento, con una mayor ergonomía y seguridad que en la cirugía convencional.

El sistema robótico consta de tres componentes principales:

- Consola quirúrgica. A través de ella, el cirujano controla los movimientos del robot y por medio d euna pantalla, puede ver los órganos del paciente en alta definición, en tres dimensiones y dentro de un entorno inmersivo.

- Carro del paciente. Se compone de cuatro brazos móviles e intercambiables, montados sobre una columna, destinados a soportar el instrumental quirúrgico necesario para alcanzar las anatomías más complejas. Estos brazos se mueven igual que como lo harían las manos del cirujano, con absoluta precisión y sin el agotamientos que le podría suponer una operación de varias horas.

- Torre de visión. Es un monitor que proporciona una visión real de la intervención al resto del equipo médico que está presente en el quirófano.



Además de experimentar la vivencia de la operación desde dentro, el cirujano tiene acceso de manera simultánea a los resultados de las distintas pruebas diagnósticas que se le hayan realizado al paciente, pudiendo consultarlas en el mismo momento de la intervención, si fuera necesario.


La tecnología ha irrumpido con fuerza en la vida cotidiana, pero también lo ha hecho en campos importantes como la medicina. En el ámbito de la cirugía, los robots quirúrgicos han supuesto una auténtica revolución al permitir procedimientos más precisos y menos invasivos.

Ventajas de la cirugía robótica
Una vez comprobado su funcionamiento, podemos afirmar que el sistema robótico no solo mejora la visualización del campo quirúrgico, sino también la precisión y el control durante la operación, lo que resulta clave en intervenciones de elevada complejidad.

El robot facilita el acceso y las maniobras en zonas complejas del organismo, asociado a una disminución del temblor de las manos y la fatiga del cirujano. Es un facilitador de acciones complejas, por lo que tiene un campo de desarrollo en procedimientos avanzados en los que juega ese papel esencial en el éxito del procedimiento.

Además, algunos beneficios de la cirugía robótica para los pacientes son:

- Permite realizar una cirugía de mínima invasión, de especial aplicación en personas de la tercera edad y con patologías asociadas.
- Cicatrices más pequeñas y menos perceptibles.
- Menos complicaciones derivadas de infecciones en el sitio de la cirugía.
- Menor dolor postoperatorio y menor pédida de sangre, minimizando la necesidad de transfusiones.
- Recuperación más rápida, reduciendo la estancia en hospital y acelerando la vuelta a las actividades cotidianas.

Aunque la cirugía robótica no elimina al 100% los riesgos de la cirugía abierta convencional, en general el uso de robots en cirugía se considera un procedimiento seguro.


La robótica va en alza, es algo imparable ya que el margen de crecimiento es altísimo y veremos pocos hospitales que no tengan al menos un robot o varios.


Campos de aplicación
La urología es la especialidad con más experiencia acumulada en nuestro país. No obstante, en los últimos años destaca el crecimiento de su aplicación en la cirugía general y, particularmente, la cirugía torácica. También su uso se ha extendido a otras especialidades como la cirugía ginecológica, cardíaca, neurocirugía y otorrinolaringología.
Asímismo, el robot puede aportar ventajas en otros procedimiento quirúrgicos, como la cirugía hepática, pancreática y de la vía biliar o pulmonar.

En los últimos años, el uso de la cirugía robótica en el tratamiento de determinados tipos de cáncer ha supuesto un avance sin precedentes, permitiendo realizar operaciones muy complejas de manera precisa, y consiguiendo que el paciente pueda recuperarse en un tiempo considerablemente menor y con un postoperatorio menos doloroso.


La cirugía robótica mantiene o supera los beneficios oncológicos de las técnicas abiertas tradicionales. La más rápida recuperación, permite al paciente afrontar en mejores condiciones tratamientos adicionales de quimioterapia, si fueran necesarios.

Implantación en hospitales
El sistema de cirugía robótica Da Vinci es el único que actualmente se ha comercializado. En la actualidad se estima que existen cerca de 5.000 robots Da Vinvi en el mundo. En nuestro país hay más de 50 robots de estas características, la mitad que en lso países de nuestro entorno, con una distribución territorial irregular.

La mayor parte de estos robots quirúrgicos se concentran en hospitales de Cataluña, Madrid y Euskadi, siendo importante su implantación en la sanidad pública. En el resto del Estado, la mayor parte están concentrados en la sanidad privada. El principal obstáculo para su adopción en más hospitales españoles es su coste. De hecho, el Da Vinci es fabricado por la empresa Intuitive Surgical, que tiene el monopolio de la cirugía robótica, y las últimas versiones cuestan alrededor de dos millones de euros.


El uso del robot da Vinci® Xi™ de última generación, ha contribuido a mejorar los resultados funcionales y oncológicos que se obtenían por medio de la cirugía convencional y laparoscópica. Se está utilizando en el tratamiento del cáncer de pulmón y del páncreas.

Este coste, aún siendo importante, ha de analizarse en comparación con el ahorro que se obtiene por la reducción de las complicaciones postquirúrgicas, así como por la rápida reincorporación de los pacientes a su actividad habitual.

Sea como fuere, aparecerán otros sistemas robóticos en el mercado que contribuyan a abaratar los costes y facilitar la implantación. De lo que los profesionales no tienen duda alguna es que el presente y el futuro de la cirugía es robótico y aseguran que el obstáculo económico pronto se sorteará para facilitar su democratización. Tanto profesionales como pacientes se seguirán beneficiando en mayor medida de los avances que ofrece esta tecnología.

Fuentes:
- Instituto Profesional de Estudios de la salud.
- Asociación Española de cirujanos (AEC). https://www.aecirujanos.es/
- Robotic surgery—what you need to know. https://medicalxpress.com/news/2018-04-robotic-surgerywhat.html
- https://www.davincisurgery.com/




Publicar un comentario

0 Comentarios