Subscribe Us

ENIGMAS. Visitar Göbekli Tepe


Gobekli Tepe, cuya traducción es “Monte Ombligo o colina barrigona”, se encuentra en el punto más elevado de una colina cercana a la ciudad turca de Sanliurfa, la antigua Urfa o Edessa. La árida y desértica región se expande hasta escasos 15 kilómetros de la frontera con Siria, Irán e Irak, cercada por los cauces de los ríos Eúfrates y Tigris. En el año 1994 gracias a un hecho casual, como suele suceder con los grandes descubrimientos, el destino se adueñó de los pasos de un pastor de origen Kurdo que guiaba su ganado por la colina Panzuda. Azotado por un sol inclemente y despiadado, el hombre buscó refugio bajo la escasa sombra que desprendía una vieja morera. Cuando se hubo sentado para descansar, se percató de la cercanía de unas piedras de extraño aspecto. Movido por una incipiente curiosidad, recorrió los escasos metros que le separaban del lugar. 



Göbekli Tepe es el lugar de culto religioso más antiguo del mundo descubierto hasta ahora. Hasta que las excavaciones comenzaron, no se consideraba posible un complejo de este tamaño para una comunidad tan antigua. La sólida secuencia estratigráfica sugiere varios milenios de actividad, posiblemente llegando hacia atrás hasta el Mesolítico.

Fue levantado por cazadores-recolectores en el X milenio a.C. (ca. 11.500 años atrás), antes de que comenzara la sedentarización. Misteriosamente, todo este complejo de piedras, pilares y esculturas fue deliberadamente enterrado sobre el 8000 a.C., permaneciendo abandonado por espacio de 500 años. Juntamente con Nevali Çori, este yacimiento ha revolucionado la comprensión del Neolítico euroasiático.



Göbekli Tepe es un templo compuesto por cuatro grandes complejos de forma circular u ovalada, formados por grandes “T” de piedra caliza de unos 3 metros de altura y unas 16 toneladas de peso. Cada una de esas “T” está compuesta por dos megalitos, uno vertical y otro horizontal y cada círculo consta de doce “T” siempre con una en el centro. Cada círculo está a su vez rodeado por unos toscos muros hechos a base de piedras.

Los grandes bloques de piedra caliza están tallados con representaciones de animales – jabalíes, cocodrilos, zorros, gacelas, etc-. Algunos de ellos ya no se encuentran en la actualidad, ya que fueron extintos. Además de los animales se han encontrado, tallados en la piedra, una serie de pictogramas identificados en principio con símbolos sagrados para los constructores del complejo. Se cree que era un lugar de culto, para efectuar rituales secretos, ya que no hay evidencias de que la gente habitase ni siquiera por los alrededores.

Todo indica que por los alrededores de Göbekli Tepe existen multitud de templos similares, de forma que aún quedan muchos misterios por descubrir, y unos tantos años más para excavar las zonas periféricas al templo más antiguo del mundo. Lo curioso de Góbekli Tepe es que se trata de un lugar que yacía oculto a los ojos ajenos. Schmidt encontró Góbekli Tepe cubierto y rellenado con piedras y tierra por la civilización que la creó, con el fin de enterrarlo tras abandonar el lugar hace unos 10.000 años (8.000 a.C.).


Complejo del templo de Góbekli Tepe, con los supuestos templos que existirían alrededor.

Pero Göbekli Tepe no fue el único núcleo importante. Muy cerca de las Montañas Taurus, se situaba Cayönü, donde han sido encontrados cráneos, indicios de sacrificios humanos y cultos a la muerte; y Catal Hüyük, que llegó a tener una población de hasta 10.000 habitantes y donde se rendía un especial culto a la mujer y al toro. Se han encontrado cráneos decapitados, lo que significa que se efectuaban rituales mortuorios o de superación de la muerte.

Estos complejos pues, fueron erigidos en un marco histórico imposible. Mientras la historia oficial nos cuenta que por aquella época el homo sapiens era nómada y vivía dentro de las cavernas, nos encontramos con este templo de culto. Se calcula que para levantar cada círculo de Göbekli Tepe hicieron falta unos 500 hombres, cuando se supone que el hombre aún vivía en pequeños grupos nómadas que dedicaban su tiempo a cazar y recolectar provisiones.


Se estima hay 20 círculos en la colina. De hecho, en casi una década de excavaciones, tan sólo se ha desenterrado un cinco por ciento del total del yacimiento, lo que apunta a que serán necesarias décadas para que salga a la luz todo el complejo.


Grabados en los frentes de las T de piedra, aparecen todo tipo de glifos y pictogramas animalistas. Hay zorros y jabalíes, leones, cocodrilos y venados, buitres, patos, escorpiones, arañas y todo tipo de insectos. Pero sin duda alguna la serpiente es el animal que más aparece sobre las pulimentadas piedras que se alzan sobre el terreno calizo. Las hay por doquier, en los muros, en las columnas, en las rocas, por todos sitios hay serpientes en extrañas simulaciones y formas.

En el centro de los círculos pétreos aparecen dos columnas igualmente en forma de T, de mayor tamaño, seis metros de altura. Los arqueólogos creen que es la primera representación de un hombre y una mujer, quizás, como epicentro de un ritual de fertilidad. Klaus Schmidt, el arqueólogo descubridor, cree que puede tratarse de la primera representación de los dioses.


Primer plano del sitio de Göbekli Tepe en el centro de Turquía. Fuente: Brian Weed / Adobe stock

¡Un templo de hace 11500 años! El descubrimiento es tan impresionante y anacrónico, que cuestiona la cronología oficial del nacimiento de la civilización. Gobekli Tepe es un gigantesco Ooparts fuera de contexto y hasta ahora inexplicable que deja en pañales construcciones como Stonehenge, las pirámides de Egipto o las primeras edificaciones de las regiones Mesopotámicas.

Hasta el momento en el que se descubrió Gobekli Tepe la historia databa en fechas muy posteriores los inicios del hombre en el manejo del cultivo y el pastoreo de ganado. Los constructores que erigieron Gobekli Tepe no conocían la rueda, la escritura, la cerámica, ni tan siquiera cultivaban el trigo. Aquellos hombres eran cazadores de gacelas y vivían en reducidas aldeas. Pero en un momento muy concreto, hace 11500 años, algo sucedió, algo que, en espera de nuevos descubrimientos que puedan aportar luz al enigma, hizo que aquellos cazadores cambiaran sus costumbres y su forma de vida y, lo más curioso, les alentó a edificar templos y a comenzar a mitificar y ritualizar extraños dioses, rodeándose de esfinges de piedra varios milenios más antiguas que las encontradas en Egipto.

Para Schmidt no cabe duda de que Gobekli Tepe fue un centro ceremonial. Los restos arqueológicos encontrados atestiguan el sacrificio de animales en ritos arcaicos. No se han encontrado restos humanos ni enterramientos, lo que también acentúa más el hecho de que el complejo fuese un templo de peregrinación de gran influencia que estaba dirigido seguramente por una clase social sacerdotal o de chamanes.


Pero ¿quiénes eran esa clase social capaz de convencer a hombres tan primitivos de la necesidad de construir tan grandes templos?


No olvidemos que cada columna en forma de T podía pesar de 10 a 50 toneladas, lo que supone la intervención de más de 500 personas para su transporte, y teniendo en cuenta que realizaron el trabajo de construcción con herramientas de piedra totalmente rudimentarias. ¿Qué necesidad tenían? Las preguntas se amontonan sin respuesta. Los especialistas dicen de Gobekli Tepe que es una “supernova”, una luz estelar en la oscuridad de la humanidad, una “edad dorada en plena edad de piedra”. Cuando en todo el mundo no había un solo núcleo de hombre que viviese como campesinos, en Monte Ombligo se comenzó a domesticar el cultivo del trigo y se formó probablemente la primera sociedad sedentaria de la humanidad.


El sitio de Göbekli Tepe en el centro de Turquía. (Teomancimit / CC BY-SA 3.0 )

¿UN PATRÓN GEOMÉTRICO OCULTO?
La primera fase de construcción en el famoso Göbekli Tepe, o "colina barrigona" en turco , data de hace entre 12,000 y 11,000 años, y este círculo de piedra prehistórico, ubicado en una colina estéril en el sureste de Turquía , ha desafiado las ideas de los arqueólogos. sobre culturas prehistóricas desde su descubrimiento en la década de 1990. Muchos de los principales arqueólogos se han quedado perplejos en cuanto a cómo los supuestos cazadores-recolectores primitivos podrían diseñar y ensamblar una estructura de piedra monumental tan masiva antes del surgimiento del orden social que vino con la agricultura .
Ahora, los arqueólogos israelíes , Gil Haklay y su asesor de doctorado Avi Gopher, de la Universidad de Tel Aviv , han publicado un nuevo estudio en el  Cambridge Archaeological Journal que proporciona un conjunto de observaciones que sugieren que este proyecto de construcción prehistórica era "mucho más complejo de lo que se pensaba", y que requería planificación y recursos hasta cierto punto considerados como imposibles para esos tiempos.
Este nuevo estudio se centra en la disposición y el posicionamiento de los tres recintos circulares de piedra más antiguos en Göbekli Tepe y los investigadores afirman que subyacente a todo el plan arquitectónico de estas tres estructuras hay "un patrón geométrico oculto ", que describen como "específicamente un triángulo equilátero."
Si el patrón geométrico subyacente es de hecho evidencia de que las tres estructuras en Göbekli Tepe habían sido construidas en un antiguo proyecto de ingeniería, la hazaña era tres veces más grande de lo que se pensaba anteriormente, lo que requería una multiplicación similar de constructores, recursos y esfuerzo de cazadores-recolectores. 
Hasta estas nuevas observaciones, la mayoría de los arqueólogos suponían que los círculos en Göbekli Tepe se habían construido gradualmente, durante un largo período de tiempo, posiblemente por diferentes grupos culturales, y que los círculos más antiguos estaban cubiertos con los nuevos. Nunca se consideró que los tres recintos pudieran haber sido construidos "como una sola unidad al mismo tiempo".
Este complejo diseño de piso abstracto que subyace a la disposición de Göbekli Tepe, se presenta en el nuevo documento como evidencia de un "plano de piso a escala", posiblemente logrado utilizando cañas de igual longitud para crear un plano rudimentario en el suelo. Los arqueólogos también creen que cada recinto posteriormente pasó por una larga historia de construcción con múltiples modificaciones, pero que en la fase inicial de construcción "comenzaron como un solo proyecto".
¿ORIGEN DEL EDÉN BÍBLICO?
Los geólogos junto con expertos climáticos afirman que hace 11500 años la región donde se encuentra el yacimiento era un auténtico vergel. El clima era suave y el agua de los numerosos ríos surcaba las colinas y los valles. Grandes rebaños de gacelas se alimentaban en las inmensas praderas verdes. Todo tipo de animales, aves y plantas, tenían su hogar en la región. Gobekli Tepe era un paraíso. ¿Puede tratarse del Edén bíblico?
Los investigadores, aunque parezca una locura, piensan que puede haber algo de base real en el relato bíblico.
“El señor Dios plantó un huerto en Edén, al oriente, y en él puso al hombre que había formado”. Gn.2, 23
También Ezequiel en 28:14 señala; “el jardín del Edén estaba emplazado en un monte sagrado”. Gobekli Tepe sin lugar a dudas era un lugar sagrado.
Otra gran cuestión es averiguar quiénes eran los sacerdotes o chamanes del templo. Tenían que tener una gran capacidad de convicción. Seguramente su poder emergía del miedo y la superstición que inoculaban con sus ritos y sacrificios en el pueblo. Nada sabemos de su procedencia y sus enseñanzas.
Y el hombre fue poniendo nombre a todos los ganados, a todas la aves del cielo, y a todas las bestias salvajes, pero no encontró una ayuda adecuada para él”. Gn.2, 23
En su libro Enoch narra lo siguiente: “Seres denominados vigilantes, se mezclan con humanos entregándoles las artes y ciencias prohibidas del cielo. Las hiervas y plantas, la metalurgia, el embellecimiento femenino y la astronomía”.
En los ritos y leyendas sumerios, los Anunnaki, vivían con lo mortales proporcionándoles los rudimentos necesarios para su civilización. En el relato bíblico, los Nefilim (gigantes o titanes, hijos de los hijos de Dios que se unieron con las hijas de los hombres), son idealizados como hombres-pájaro, representados como buitres encargados del tránsito de la vida a la muerte y que aparecen en relieves de Gobekli Tepe. ¿Son acaso los descendientes de los Nefilim o los Anunnaki, los sacerdotes o chamanes que oficiaban los sacrificios y ritos en Gobekli Tepe?

En conclusión, si bien los dos investigadores israelíes están convencidos de que su descubrimiento demuestra que los tres círculos de piedra se construyeron simultáneamente, muchos lectores en este momento, como yo, tendrán dificultades con una propuesta contrastante. ¿Qué pasaría si los primeros constructores erigieran un círculo independiente y luego una cultura posterior construyera otro, colocado al azar, al lado del primero sin correlación geométrica? Luego, un tercer grupo de constructores, tal vez 2000 años después, decidió construir su círculo equidistante de los primeros dos círculos previamente no relacionados, lo que resultó en un triángulo equilátero por pensamiento de diseño independiente, aunque conectado, o incluso nos atrevemos a decir, por casualidad . El enigma de Göbekli Tepe continua.

VISITAR GÖBEKLI TEPE



Para saber más: http://ngm.nationalgeographic.com/2011/06/gobekli-tepe/mann-text ; http://es.wikipedia.org/wiki/G%C3%B6bekli_Tepe


Publicar un comentario

0 Comentarios