Subscribe Us

MEDIO AMBIENTE. Las algas capturan más CO2 que los árboles


Cuando se trata de procesos orgánicos que podemos aprovechar para abordar el problema del cambio climático, las capacidades de absorción de carbono de las algas pueden ser una de las herramientas más potentes a nuestra disposición. Durante años, los científicos han estado estudiando este fenómeno natural con la esperanza de abordar las emisiones de gases de efecto invernadero y producir biocombustibles ecológicos.


A través del proceso de fotosíntesis, las algas de las plantas acuáticas absorben dióxido de carbono, agua y luz solar para producir energía. Naturalmente, la planta usará esta energía para multiplicarse y crecer, pero los científicos han estado experimentando formas de capturarla y convertirla en biocombustibles, con algunos resultados prometedores. 

Existen empresas que están diseñando Biorreactores de algas para ser instalados en entornos urbanos donde capturar y secuestrar carbono de la atmósfera, y producir biocombustibles limpios que podrían usarse para reducir aún más la huella de carbono de un edificio.


Las algas dentro del Eos Bioreactor viven dentro de un sistema de tubos y un tanque de agua dentro del dispositivo, que se bombea lleno de aire y se expone a la luz artificial.(Hypergiant Industries)

Un ejemplo, es el Eos Bioreactor que utiliza una cepa específica de algas llamada Chlorella vulgaris, que se dice absorbe mucho más CO2 que cualquier otra planta. Las algas viven dentro de un sistema de tubos y un tanque de agua dentro del dispositivo, que se bombea lleno de aire y se expone a la luz artificial, dando a la planta los alimentos que necesita para prosperar y producir biocombustibles.


La subida de temperaturas, como consecuencia del cambio climático, podría reducir la capacidad de absorción de CO2 por parte de los árboles, bosques y plantas en general, al influir en su capacidad fotosintética.

La posibilidad de utilizar microalgas para reducir el CO2 es prometedora: la alta irradiación solar, las grandes áreas de tierra no cultivable y las grandes cantidades de emisiones de CO2 son condiciones idóneas para el cultivo de algas. El suministro de CO2 a los cultivos de algas, especialmente a gran escala, es un desafío. Para mejorar la captura de CO2 de las algas, es necesario desarrollar estrategias que puedan mejorar la tasa de transferencia de CO2 al cultivo y disminuir la limitación potencial de carbono a las algas.


NAMI's Microalgae Photobioreactor

Uno de los desafíos humanos más importantes de nuestro tiempo es la actual crisis del calentamiento global. ¿Son realmente los árboles la mejor solución para capturar CO2 o existen otras alternativas efectivas? Parece que las algas son mucho más efectivas que los árboles en la disminución del carbono atmosférico, y pueden usarse para crear combustibles, plásticos, textiles, alimentos, fertilizantes con carbono negativo y más. La investigación ha llevado al uso de algas para crear el Eos Bioreactor, un prototipo de biorreactor que puede funcionar hasta 400 veces mejor que los árboles.


Las algas y las plantas absorben dióxido de carbono y liberan oxígeno, pero también devuelven un poco de dióxido de carbono a la atmósfera. Las algas también necesitan agua y encuentran sus nutrientes en el agua. Las algas nos dan oxígeno y usan dióxido de carbono. Este proceso es llamado fotosíntesis'.

Al usar CO2, produce biomasa, que luego puede procesarse en materiales que van desde combustibles, aceites y fertilizantes hasta plásticos, cosméticos e incluso alimentos ricos en proteínas. Las algas no solo pueden superar con creces la eficiencia de los cultivos agrícolas en términos de fijación de carbono, sino que tampoco compiten por las mismas tierras de cultivo. Eso lo convierte en una solución dos veces mejor junto a los bosques que ocupan espacio.



El prototipo de biorreactor es un modelo de sistema cerrado controlado. Cada parte del proceso de crecimiento está estrechamente controlada y optimizada con inteligencia artificial para maximizar el uso de CO2. Esta no es la primera vez que los investigadores se han centrado en las algas como un posible cambio de juego para la fijación de carbono. Pero ahora, el nuevo biorreactor no solo promete hacer estas capacidades más inteligentes, gracias a la tecnología de aprendizaje automático mediante IA (Inteligencia Artificial), sino también envolver su solución en un formato pequeño.


Las algas son un grupo de microorganismos oxigenados, fototróficos, eucariotas. Las algas tienen un núcleo, existen como células microscópicas y generan oxígeno a través de la fotosíntesis. No son plantas, animales u hongos. Muchas algas son unicelulares, sin embargo, algunas especies son multicelulares.

Las floraciones de algas en cuerpos de agua naturales o estanques de peces normalmente producen mucho más oxígeno a la luz del día de lo que consumen durante la noche, pero algunas situaciones reducen la cantidad de oxígeno que produce una floración sin reducir su consumo nocturno de oxígeno. 

Hay esperanza para el uso de cubiertas vegetales de algas en edificios actuales y futuros. Es parte de una visión más amplia para una relación fortalecida entre los sistemas orgánicos y de alta tecnología. La integración de sistemas orgánicos y artificiales abre posibilidades sostenibles para todo, desde el control de la temperatura hasta los métodos de generación de energía utilizando las ventajas de las partes naturales y digitales.

Fuentes:
https://www.whatsorb.com/climate/algae-canopy-miracle-works-better-than-a-forrest-how
https://www.whatsorb.com/climate/algae-based-bioreactor-swallows-co2-faster-than-trees-how
https://www.whatsorb.com/news/algae-makes-protein-from-manure-nitrogen-problem-solved
https://www.whatsorb.com/energy/energy-miracle-algae-10-000-barrels-a-day-less-co2-2025
https://www.digitaltrends.com/cool-tech/biorreactor-co2-trees-400x/

Publicar un comentario

0 Comentarios