Subscribe Us

LIBROS DEL MES: Febrero, 2020


EL BOXEADOR POLACO. EDUARDO HALFON, ASTEROIDE ED., 2020.  En un ejercicio narrativo interesante, Halfon mantiene en órbita al boxeador mientras va relatando las historias del resto de personajes. Este boxeador es la clave de bóveda del número que su abuelo lleva tatuado en el brazo. Todos los personajes de los relatos, presos de sus miserias y alentados por sus sueños, sortean con sentido del humor y del amor las vicisitudes que se les presentan. Todos ellos, seducidos por algo que está más allá de la razón, buscan lo hermoso y lo efímero a través de la música, las historias, la poesía, lo erótico, el humor o el silencio. El boxeador polaco os atrapará y no os soltará. La prosa fluida de Halfon, la profundidad de sus historias, la magia de los ambientes (esas calles de Belgrado…), el erotismo apenas insinuado y el trabajo alrededor de la idea de pertenencia, son aspectos que te cautivarán hasta el final. Profundamente cercano, profundamente conmovedor.


NINGUNO DE NOSOTROS VOLVERÁ.  CHARLOTTE DELBO, ASTEROIDE ED., 2020. En 1942, Charlotte Delbo fue detenida en París y encarcelada por pertenecer a la Resistencia francesa y, en 1943, deportada al campo de concentración de Auschwitz-Birkenau junto con doscientas treinta presas francesas, de las que solo sobrevivirían cuarenta y nueve. El presente volumen recoge los dos primeros libros de su elogiada trilogía Auschwitz y después, en los que relata esa experiencia. Delbo reconstruye su recuerdo a partir de breves y poéticas estampas de vida y de muerte, y lo hace en gran medida desde una voz colectiva femenina, la de todas las cautivas que, pese a haber sido desposeídas de su identidad, supieron sostenerse las unas a las otras. A partir de esa particular mirada, la autora logra encontrar palabras para lo inefable e ir todavía más allá, creando belleza donde no podía haberla. Uno de los testimonios más emotivos y necesarios de la literatura concentracionaria, a la altura de los de Primo Levi o Elie Wiesel. Sin duda, una obra maestra literaria.


EL SÍNDROME DE HERODES.   PEDRO URIS Y DANIEL RAMÓN, ALGALDA ED., 2020. "El Síndrome de Herodes" es una obra de temática actual bien construida, con datos que revelan el profundo conocimiento de su autor sobre la ciencia y que vincula directamente la labor policial con la científica. Una extraña epidemia se está cobrando la vida de niños menores de dos años de edad en diversas zonas del Tercer Mundo. Ya han muerto 25.000 niños y los científicos de la OMS no logran encontrar el origen de una epidemia que aparece y desaparece en zonas muy distantes, como si estuviera dirigida por la mano del hombre. Eso ha provocado una cadena de atentados de inspiración yihadista en suelo europeo y la población adopta posturas cada vez más xenófobas. Europa está al borde del caos y además se han producido una serie de asesinatos en su suelo que parecen estar relacionados con esta misteriosa epidemia que ya es conocida como El Síndrome de Herodes. Un científico de la OMS que contempla la última oportunidad de alcanzar la gloria, una madura inspectora de policía con tintes xenófobos y homófobos, y una bióloga en paro vinculada a movimientos alternativos que piensa que ya es hora de ocupar su lugar en la ciencia oficial serán los encargados de enfrentarse a esta epidemia. "El Síndrome de Herodes" es un thriller de divulgación científica que tiene como fondo un tema de actualidad como es la inmigración.


EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS.  JOSEPH CONRAD, MEETTOCK ED. La novela aborda temas como el colonialismo, el choque de culturas, el racismo y la violencia humana. Conrad se inspiró en su viaje al Congo, colonizado y devastado por el rey Leopoldo II de Bélgica. La obra es una de las mejores críticas al colonialismo europeo en África, así como un verdadero descenso a lo más profundo del alma humana y a aceptar que nadie sale indemne de esos encuentros con el mal. Una mirada hacia el salvajismo ancestral en el que parece caer el hombre al alejarse de las reglas y el orden de la civilización cuando esta no es más que un punto lejano en el horizonte. Aparte de los personajes, definidos en torno a vicios y virtudes (la inocencia,  la honestidad, la ambición, la locura, etc.), destaca el papel del paisaje y la ambientación, que cobran fuerza hasta convertirse en un actor más por sí mismo, marcando, además, el desarrollo estructural de los sucesos que ocurren en la trama. Conrad anticipó el desengaño que prosperó en la sociedad europea después de las dos guerras mundiales, particularmente cuando las sombras escuálidas de Auschwitz y la carne quemada de Hiroshima vaciaron al ser humano de esperanzas y creencias. El progreso, lejos de impulsar un avance moral, nos ha convertido en hombres huecos que no se cansan de maltratar a la Naturaleza. Quizás el horror no es el grito que surge de lo más profundo de la selva, sino del corazón de la civilización.


TODO ESTO EXISTE. IÑIGO REDONDO, RANDOM HOUSE ED., 2020.  La historia de una chica y un hombre que se cruzan cuando la vida les da la espalda. Todo esto existe es una novela sobre los lugares impensables en los que hallamos refugio, un libro de una hondura humana singular. Se pregunta hasta dónde llega el sonido que hacemos, el calor que perdemos, y a qué distancia nuestra silueta deja de serlo para convertirse en un trazo diminuto. Hasta dónde llega el humano que somos. Dónde deja de estar. Dónde termina. Esta es la historia de una fascinación mutua, la de un hombre y una chica que se cruzan cuando la vida les da la espalda. Si nadie la explicara, si nadie la leyera, esta sería tan solo una más de las infinitas historias escondidas tras las ventanas de medio mundo. Corren los años ochenta y Alexéi, director de un colegio en una ciudad de Ucrania, se derrumba. Su mujer le ha dejado y sus días siguen un patrón inalterable: por las noches bebe hasta perder el sentido y por las mañanas, en la escuela, lucha por esconder sus miserias. Desde su despacho observa a los alumnos durante el recreo y se empieza a fijar en una chica que siempre anda sola. Pronto ella le revelará la realidad que esconde y él decidirá ayudarla ocultándola en su piso. Esta es una novela sobre los lugares impensables en los que encontramos cobijo, ...


LA CASA DEL PADRE. KARMELE JAIO, DESTINO ED., 2020. Cuando un hombre toma conciencia del lastre que ha supuesto el género en su vida y una mujer decide liberarse del suyo. Ismael tiene un secreto. Lleva dos años intentando escribir su próxima novela, pero no consigue producir más que borradores sin vida. A su desconcierto creativo se le suma el impacto sufrido tras escuchar la noticia de que han encontrado el cuerpo de una mujer en el monte cerca de su ciudad, Vitoria. Desde que sus hijas se han hecho mayores, cada vez que escucha alguna noticia similar siente una inquietante mezcla de culpa y miedo: culpa por ser hombre y miedo por lo que algún hombre pueda hacerles a «sus niñas».
Su crisis se acentuará cuando se vea obligado a pasar todas las tardes con su padre, después de que su madre haya sufrido un accidente y no pueda cuidar de él. Las horas con su padre le llevarán a preguntarse sobre su relación con él y sobre la manera en la que ha aprendido a ser un hombre. Entretanto, Ismael descubrirá que su esposa, Jasone, también oculta algo, y cada uno jugará con su secreto en medio de una marejada emocional en la que los silencios, como casi siempre, hablarán más que las propias palabras.


 JARDIN GULBENKIAN.  GONZÁLEZ IGLESIAS, VISOR DE POESÍA., 2019. Jardín Gulbenkian, con el que Juan Antonio González Iglesias ha obtenido el Premio Gil de Biedma, debe empezar a leerse por el paratexto. El prólogo explica que la génesis del libro reside en la correspondencia que mantuvieron el empresario y filántropo Calouste Gulbenkian y el poeta y diplomático Saint-John Perse. En dicho epistolario se alude al parque de Normandía que serviría de inspiración para los jardines de la Fundación Gulbenkian en Lisboa. Este sustrato anecdótico no es baladí, pues los sucesivos jardines que encontramos en estas páginas —desde la viña horaciana hasta el huerto “por mi mano plantado” de Fray Luis, desde el bosque pagano hasta el edén bíblico— sugieren la nostalgia de un orden en el que convergen “la cultura que ennoblece la naturaleza, el arte como regalo del espíritu, la amistad y la apología de lo sencillo”. La búsqueda de una elaborada sencillez sobrevuela unas estampas donde González Iglesias reformula los motivos centrales de su poética (la oda a la belleza, el paralelismo entre los ritos grecolatinos y la liturgia cristiana, los vínculos que unen las palabras y el mundo), al tiempo que se detiene en la defensa de una naturaleza amenazada. Homérico como siempre y machadiano como nunca, González Iglesias alcanza aquí un hedonismo ascético que lo consagra por enésima vez como un maestro contemporáneo.

Publicar un comentario

0 Comentarios