Subscribe Us

MUNDO ANIMAL. Pez-Mano, el pez que camina


El pez-mano (”handfish”, en inglés) recibe este nombre por desplazarse apoyándose de sus aletas pectorales y ventrales. Es uno de los peces más raros del planeta y su población está “críticamente amenazada”. Se han identificado tres especies que habitan en las aguas de la isla australiana de Tasmania,


Llamados así por sus aletas en forma de mano, los peces-mano son habitantes del océano bentónico donde se arrastran por el fondo marino con sus extremidades. Tienen un tamaño entre cinco y doce centímetros de largo, y comen pequeños crustáceos y gusanos. Los esquivos peces-mano fueron vistos por primera vez cerca de Port Arthur, en la península de Tasmania, en el siglo XIX. Hasta ahora, se sabía que un grupo de solo 20 a 40 individuos vivía en un tramo de arrecife cerca de Frederick Henry Bay, cerca de la localidad australiana de Hobart. Afortunadamente, el número actual de individuos se situaría en torno al centenar.

El Pez-mano moteado (Brachionichthys hirsutus) es el más común y mejor conocido de todas las especies de pez-mano. Se encuentra solo en el estuario Derwent, en Tasmania, y se cree que quedan menos de 3000 individuos.
Catorce especies conocidas son endémicas de las aguas del sureste de Tasmania. Los peces pequeños, coloridos y sedentarios no están diseñados para nadar largas distancias, por lo que es probable que las poblaciones recién descubiertas sean genéticamente diferentes de las censadas en Hobart.

El Pez-mano rojo (Thymichthys politus) se le ha visto solo en dos pequeños parches de arrecife de 50 m de largo en el sureste de Tasmania, y se cree que tiene una población total de aproximadamente 100 adultos. Varían en color de rojo brillante a rosa claro / marrón, y suelen tener menos de 10 cm de longitud. La pérdida y destrucción del hábitat, la contaminación y los desarrollos urbanos son las principales amenazas para la recuperación de la población de peces rojos. Dado su tamaño y su pequeño rango, es extremadamente difícil de encontrar.
El pez-mano está en peligro crítico. Ponen sus huevos en la base de las algas, por lo que es fácil que sean empujados o golpeados por nadadores y botes. También están amenazados por la caza furtiva para ser utilizados como mascotas, y sus bajas tasas de reproducción y dispersión tampoco ayudan a sus menguantes números.

El Pez-mano de Ziebell (Brachiopsilus ziebelli) es la más esquiva de las tres especies cubiertas por el Proyecto de Conservación australiano, sin avistamientos confirmados de un Ziebell's desde 2007. Pueden ser de color púrpura / marrón, a menudo con parches más claros en las aletas o, en una segunda forma, con aletas amarillas brillantes y cuerpo de crema pálido a gris. Crecen hasta una longitud máxima de 15 cm. Se han visto principalmente en arrecifes rocosos, a menudo cerca de esponjas y algas, en la península de Tasmania a unos 20 metros de profundidad.
Debido a que viven en poblaciones pequeñas y aisladas, estos peces son sociables dentro de sus grupos. Esto significa que los programas de conservación basados ​​en la ubicación podrían ser una buena manera de revitalizar la especie.



Todavía se ven peces-mano alrededor de Hobart, y Australia ha instituido un plan nacional de recuperación para algunas especies amenazadas. Otra especie, el pez-mano de Ziebell, no se ha visto en más de una década, lo que lleva a los científicos a pensar que se ha extinguido, o que al menos están muy cerca.


En 2018, se creó el Proyecto de Conservación de Pez-mano con el objetivo de recuperar tres especies en peligro de extinción: el mano-rojo, el mano-moteado y el pez-mano de Ziebell.


Fuentes:
- https://www.efeverde.com/ ;  https://www.nationalgeographic.com/ ; https://handfish.org.au/

Video: https://youtu.be/6YySVjdMsOQ

Publicar un comentario

0 Comentarios