Subscribe Us

TURISMO. Ruta del Vino de Jumilla (Murcia)


Jumilla es un municipio situado en la zona norte de la Región de Murcia, perteneciendo a la comarca del Altiplano. Es conocida por sus vinos Denominación de Origen Protegida del Vino de Jumilla y sus peras de la D.O.P de la Pera de Jumilla. Se encuentra en una zona plagada de accidentes geográficos como la Sierra del Carche (pico de la Madama ,1372 m.), la Sierra del Buey o la de la Cingla. En las cercanías del núcleo urbano se encuentra también el volcán de La Celia.


Historia
Se conservan restos en Jumilla de época prerromana, como el Complejo Ibérico de Coímbra. De la etapa de dominación romana se encontró a finales del siglo XIX la escultura denominada Hypnos, que está expuesta en el Museo de Pérgamo en Berlín.

Durante la época musulmana, se tienen registros de una ciudad en la zona denominada Gumalla. Fue conquistada por los cristianos en el siglo XIII e incluida inicialmente en el reino de Murcia. En el año 1304 se firma el Tratado de Tarazona, también llamado Concordia de Agreda o Sentencia Arbitral de Torrellas, que resuelve una serie de conflictos territoriales y lleva Jumilla a la Corona de Aragón. Poco tiempo después, en el año 1358, pasa a formar parte de manera definitiva de la Corona de Castilla, desde 1445 enmarcada en el señorío de Villena. 


Área territorial de la Denominación de Origen, Vinos de Jumilla

La familia de los Pacheco, marqueses de Villena, lleva el castillo de Jumilla a su mayor esplendor en las últimas décadas del siglo XV. Los marqueses de Villena dominarían Jumilla hasta que se produjo la abolición de los señoríos en España aprobada en las Cortes de Cádiz en 1812.

Jumilla tuvo un gran auge tanto económico como demográfico (ya comenzada y desarrollada la producción vitivinícola) en el final del siglo XIX y principios del XX. Obtuvo el título de ciudad en el año 1911 de manos del rey Alfonso XIII y su ayuntamiento recibió desde entonces el trato de excelentísimo.


Vino de Jumilla en bodega y uva Monastrell (la más utilizada en la D.O. Jumilla)

Bodegas Ruta del Vino de Jumilla (http://www.turismoyvino.es/como-llegar/)

Ruta del Vino
La Ruta del Vino de Jumilla está conformada por una serie de establecimientos asociados que ofrecen experiencias y eventos relacionados con el mundo del vino. Entre las actividades que propone esta ruta destaca el Bus del Vino, que realiza distintas rutas a lo largo del año que incluyen almuerzos con maridaje, visitas guiadas al Museo del Vino o catas de vinos en alguno de los establecimientos adheridos a la ruta.


Teatro Vico en Jumilla.
Música entre vinos
Este evento veraniego ofrece al asistente la combinación de actuaciones musicales y degustación de vinos. Las distintas bodegas y restaurantes asociados a la Ruta del Vino de Jumilla organizan conciertos de distinta tipología, incluyendo con la entrada catering y degustación de vinos y productos regionales.

En la edición del pasado verano, la duodécima de este evento, fueron 6 bodegas y un restaurante los locales que participaron. Comenzó el 8 de junio y acabó el 20 de julio y la música elegida fue variada, pasando por el pop clásico de los 80 y 90, el flamenco o el “rock con unas gotitas de funk” de la histórica banda murciana Los Crudos.


Banda de música Los Crudos
Patrimonio histórico
Jumilla tiene un amplio patrimonio monumental que ofrecer a sus visitantes, incluyendo un casco antiguo que ha sido declarado Conjunto Histórico-Artístico. Destacaremos algunos de sus enclaves que consideramos de imprescindible visita.

Castillo de Jumilla
Se trata de una fortaleza erigida sobre un cerro que fue usada para construir fortificaciones al menos desde la Edad de Bronce. Ya en la Edad de Hierro, los íberos decidieron convertirlo en un gran poblado fortificado aprovechando su posición estratégica. Los romanos conquistaron el cerro y refuerzan la fortaleza construyendo parte de la muralla, aún conservada.

En época medieval el castillo sufre la mayoría de modificaciones que le dan su aspecto actual. En el año 713 los árabes conquistan Jumilla en su avance por el reino visigodo y comienzan la construcción de su fortaleza. Estuvo bajo dominio árabe hasta el año 1243, en el que por virtud del tratado de Alcaraz firmado por el futuro Alfonso X se incorpora a la corona de Castilla con el resto de la taifa de Murcia. Tras pasar por la corona de Aragón  y el Reino de Valencia, volvió a manos de Castilla en el año 1358 y se le concede la Carta Puebla y su actual escudo. En el año 1461 el Marqués de Villena edifica la fortaleza tal y como la conocemos. Tenía, como ahora, tres pisos, sótano y terraza.


Castillo de Jumilla
Durante la Guerra de la Independencia fue restaurado y modernizado por las tropas francesas que lo utilizaron. Al finalizar la misma se utilizará durante unos años como calabozo para presos peligrosos.

La visita recorre 7 espacios: dos exposiciones (una en la Sala de la Tropa y en el Aljibe), la sala del Alcaide, el Centro de Interpretación situado en la Sala de Bastimento (lugar dedicado al almacenamiento del armamento), el Estudio de Restauración en las antiguas ruinas de un molino harinero, la Torre del Maestre (protección más importante de la puerta principal) y las ruinas de las mazmorras, además del espectacular Mirador de la Terraza de Armas sobre la Torre del Homenaje

Desde octubre hasta final de febrero, el Castillo abre a los visitantes sábados, domingos y festivos de 10:00 a 14:00 horas.

Teatro Vico
El Teatro Vico de Jumilla fue inaugurado en el año 1883, pero ya en 1867 comienza a discutirse en la villa la construcción de un gran edificio de ocio, el Coliseo. Tras pararse las obras por motivos económicos, en el año 1881 se retoma la construcción y se aprueba la construcción de un teatro sobre los cimientos trabajados en principio para el Coliseo. Su nombre es un homenaje a Antonio Vico, actor nacido en Jerez de la Frontera que llegó a tener compañía propia y recorrió los escenarios murcianos acaparando elogios, fortuna y una fama que le llevó a actuar en tierras americanas y en París.


Teatro Vico de Jumilla

Iglesia de Santiago
La Iglesia de Santiago fue declarada Monumento Nacional en el año 1931. Este monumento religioso se caracteriza por la confluencia de distintos estilos arquitectónico debido al largo período de tiempo que se utilizó para su construcción. Comenzada en el siglo XV y rematada con las últimas reformas en el siglo XIX, encontramos en ella una mezcla curiosa entre gótico y renacentista con detalles neoclásicos.


Iglesia de Santiago de Jumilla

Monasterio de Santa Ana del Monte
Su construcción se inició en el siglo XVI en la sierra de Santa Ana, a las afueras de Jumilla. En el año 1573 comenzó a ser usada por los franciscanos de la Orden de Frailes Menores. Encontramos en su construcción iglesia, la Capilla del Cristo de la Columna, retablo del Altar Mayor y museo. También convento, hospicio y huerto, teniendo durante muchos años un noviciado. Destacan en su fachada las dos torres de ladrillo que escoltan la entrada principal. En su interior, tiene gran calidad la talla del Cristo de la Columna realizada por Salzillo, que se traslada fuera del convento en romería.


Monasterio Santa Ana del Monte, en Jumilla


Vino de Jumilla

Denominación de Origen Jumilla
La Denominación de Origen Jumilla se creó en el año 1966, siendo una de las más antiguas de España. Se encuadra en dos comunidades autónomas, Murcia y Castilla-La Mancha. Se incluyen seis municipios de Albacete (Albatana, Fuente-Álamo, Hellín, Montealegre del Castillo, Tobarra y Ontur) además del municipio murciano de Jumilla.

Sus viñas se sitúan entre los 400 y 900 metros de altitud y se cultivan de manera tradicional (en vaso). La exportación de la D.O. representa un 65% de su comercialización, siendo unos vinos muy apreciados en los mercados estadounidense, alemán, chino y británico. Su producción anual de uva se mueve entre los cincuenta y los setenta millones de litros.

De entre las variedades que están autorizadas por la D.O. (Garnacha, Cabernet-Sauvingnon, Merlot para las tintas y Macabeo, Chardonnay o Pedro Ximénez para las blancas...) destaca la Monastrell que supone un 70% de la superficie inscrita en la Denominación de Origen.


Cepas de la D.O. Jumilla

Uva Monastrell y Vino de Jumilla
La uva Monastrell es la variedad que mejor se ha adaptado a las características climáticas y del suelo de la región. Se trata de una uva muy resistente, que se agrupa en racimos pequeños y compactos, con frutos de tamaño medio. Tiene pocos taninos en su pulpa carnosa y blanda, y es rica en antocianos gracias a su piel gruesa.

Aunque todas las variedades tienen gran calidad, destacaremos los rosados y los tintos. Los Vinos de Jumilla Rosados tienen tonos frambuesa y cereza, con aromas de frutas y elegantes, frescos y sabrosos en boca. Los Vinos de Jumilla Tintos tienen un color muy intenso, rojo púrpura. En nariz son expresivos y afrutados con aromas de frutos negros o ciruela. Los de crianza añaden los aromas de madera y su complejidad en boca. Los dulces, variedad muy apreciada por los consumidores, son brillantes y densos, con aromas de frutos maduros como higos y pasas y muy persistentes en la boca. Entre las últimas añadas destacan por su valor las de 2017, 2004 o 1998.


Vino de la D.O. Jumilla
Gastronomía de Jumilla

La gastronomía de Jumilla está influenciada por la cocina manchega y mediterránea, principalmente la propia de Alicante y Murcia. Destacamos algunos de sus principales platos:

Gazpachos jumillanos: tienen origen judío y se elaboran con trozos de torta de harina de trigo sin fermentar, caracoles y carnes de caza como liebre, perdiz, conejo, etc.

Gachamiga: para cocinar este plato tradicional invernal se utilizan ajo, agua, harina, aceite y sal. Es una receta muy apreciada y consumida tradicionalmente en la región. Se les suele añadir longaniza, salchicha o panceta y se toman en ocasiones acompañadas de frutas como uvas, naranjas o granadas.


Gachamiga

Relleno o pelotas: antiguamente era un plato típico del 25 de diciembre, pero ya se concina durante todo el año. Se utiliza pan rallado remojado en agua o leche, hígado o magro, huevos, ajos y perejil, añadiéndose al caldo del cocido.

Empanadas de patata: habituales en Semana Santa. Se rellena de sabrosas patatas fritas, atún, huevos cocidos, pimientos, piñones y perejil una masa de harina, aceite, agua y sal.
Postres y dulces: la gastronomía jumillana destaca también por su gran variedad y calidad en el apartado de postres y dulces. Son conocidos los sequillos, un dulce seco que se decora con merengue de azúcar; las pirusas, elaboradas con harina, huevo, aceite, anís y azúcar; o las cristóbalas, masas compactas de almendra, azúcar, huevo y canela.


Sequillos

Jornadas Gastronómicas
Organizado por la Ruta del Vino de Jumilla, el evento de las Jornadas Gastronómicas de Jumilla se celebra en el último trimestre del año. En 2019 se puede disfrutar de la 14ª edición de las Jornadas, desde el 1 de noviembre al 1 de diciembre.

Concentra sus actividades en los fines de semana y participan en ellas 7 restaurantes y 3 bares de vino junto a las 19 bodegas y 23 establecimientos asociados a la Ruta. Se pueden consumir dos tipos de oferta según el tipo establecimiento. Encontraremos el formato tapa, que incluye 5 tapas y 3 copas de vino por 15 €, y el formato menú, con entrantes, primer plato, segundo plato y postre por 30 €. 

Fuentes www.rutadelvinojumilla.com ; www.jumillaturismo.es ; www.vinosdejumilla.org

Publicar un comentario

0 Comentarios