Subscribe Us

NATURALEZA. La Selva de Irati (Navarra)


Son muchos los atractivos naturales, artísticos y culturales de Irati. Paisajes mágicos, construcciones de piedras milenarias, entornos naturales de gran biodiversidad, rincones en los que el agua llena de vida el paraje, joyas arquitectónicas… El bosque del pirineo navarro ofrece recorridos para disfrutar en familia del paisaje y de los numerosos animales que se esconden en él


La Selva de Irati, en el Pirineo navarro, ofrece imágenes que merecen la pena ser vistas con la caída de las hojas. Se trata del segundo hayedo-abetal más extenso y mejor conservado de Europa, después de la Selva Negra de Alemania. Una mancha verde de unas 17.000 hectáreas que se mantiene en estado casi virgen, situada en el Pirineo oriental navarro, y considerada un tesoro natural con gran valor ecológico gracias a su fauna, bosque y aguas.

Para llegar hasta allí hay que dirigirse a Pamplona y seguir en dirección al Valle de Salazar. Aunque hay dos accesos para adentrarse en el bosque -por su costado occidental desde Orbaizeta y por el oriental desde Otsagabia (Ochagavía)-, nos decantaremos por esta opción porque allí se encuentra el Centro de Interpretación, un buen punto de partida para informarse. Situado en esta última localidad, consta de tres plantas, con centro de información, explicación sobre geología, fauna y vegetación, y exposición etnográfica y audiovisual sobre el bosque.


De Otsagabia se toma la carretera hacia la entrada situada en Casas de Irati junto a la ermita de la Virgen de las Nieves, abierta entre Semana Santa y noviembre. Es la entrada a este inmenso hayedo, con árboles que se acercan a los 40 metros de altura y llegan a vivir 300 años. A partir de allí, sólo nos queda caminar por cualquiera de las rutas -aconsejable el recorrido del 'Bosque de Zabaleta' (senda recorrido SL-NA 63A) porque sus 8 kilómetros de longitud permiten un paseo agradable hasta el pantano de Irabia, sin apenas desnivel y con la posibilidad de ver animales y aves a nuestro paso. Así, tal y como se nos explica en la visita, allí habitan zorros, jabalíes, corzos, conejos, ardillas...Y también numerosos pájaros carpinteros que viven en esos bosques.

De regreso al aparcamiento, en Casas de Irati-allí fue edificado (siglo XVIII) un fuerte de la Marina Real española. Protegía los abetos, indispensables para los mástiles de buques, de la rapiña de los leñadores bajonavarros- tenemos merendero y mesas donde podemos quedarnos a comer mientras disfrutamos de un escenario único. Y de vuelta a Otsagabia, merece la pena parar en el alto de Tapia para contemplar el paisaje.

"El hayedo más extenso y profundo de Europa ocupa las tierras altas de Navarra, Baja Navarra y Soule, entre Roncesvalles y el pico de Ori

ENTRADAS AL BOSQUE
La Selva de Irati tiene dos entradas por Navarra, ambas accesibles en coche. Están situadas junto a la ermita de la Virgen de las Nieves, si se llega por Otxagabia, y Arrazola, si se hace por Orbaitzeta. Abren entre Semana Santa y noviembre. Son las puertas a este inmenso hayedo, con árboles que se acercan a los 40 metros de altura y llegan a vivir 300 años.


Sólo resta caminar silenciosamente para toparse con zorros, jabalís, corzos y ciervos. La máxima concentración está alrededor de sus espacios protegidos: las reservas de Mendilatz y Tristuibartea y la reserva integral de Lizardoia. Mendilatz y Lizardoia se deben bordear por un sendero.



VALLE DE SALAZAR
El valle de Salazar se enclava en pleno corazón del Pirineo navarro y limita con Pays de Soule-Zuberoa. Quince son los municipios que lo conforman: Ezcároz, Esparza, Gallués, Güesa, Izalzu, Jaurrieta, Ochagavía, Oronz, Ripalda, Uscarrés, Igal, Izal, Iciz, Sarriés e Ibilcieta. Pequeños y coquetos pueblos que han mantenido vivos el arte y la historia de sus antepasados a través de dólmenes, puentes de piedra, casas-palacio, iglesias con estelas y robustas ermitas.
El idílico entorno natural del valle presenta grandes contrastes, que van desde las cumbres del Ori o el Abodi y los frondosos bosques de hayas del norte – con la Selva de Irati como máximo exponente- a las espectaculares foces que bordean el sur.


Una naturaleza exuberante que invita al sosiego y a la calma y que sus habitantes han sabido cuidar y respetar para desarrollar su principal actividad económica: la ganadería.
Su variedad de paisajes y senderos invitan a practicar todo tipo de actividades al aire libre, desde travesías a pie, rutas en bicicleta de montaña, ascenso a los montes y cumbres más emblemáticas o esquí de fondo.
NO TE PIERDAS: Ochagavía y la ermita de Muskilda, Erremendía, Ezcároz,y Igal e Izal.
Más información: www.valledesalazar.com

Ochagavía

VALLE DE AEZKOA
Situado al noreste de Navarra, Aezkoa es un frondoso valle de bosques y prados que comparte frontera con Pays de Cize y el Valle de Salazar. Está formado por nueve municipios estrechamente ligados a la ganadería y a la explotación forestal: Abaurregaina/Abaurrea Alta, Abaurrepea/Abaurrea Baja, Aria, Aribe, Garaioa, Garralda, Hiriberri/Villanueva, Orbaizeta y Orbara.
La presencia de una naturaleza imponente, presidida por el monte Aezkoa y la Selva de Irati, ha marcado la vida y la economía de sus pueblos, que han sabido adaptarse a los nuevos tiempos sin dejar de lado sus señas de identidad y su pasado. Prueba de ello es la riqueza industrial y cultural que atesora. Uno de sus principales referentes es la Real Fábrica de Municiones de Orbaizeta, cuyas ruinas dejan entrever la canalización del río Legartza, los antiguos hornos o el palacio.


 Restos de la torre romana de Urkulu. Puente colgante sobre el río Irati. La vieja fábrica de Armas de Orbaizeta.

La fábrica, declarada Bien de Interés Cultural, se erigió en el siglo XVIII sobre la antigua ferrería del monte Aezkoa para abastecer de armas y munición al ejército, y fue considerada una de las industrias militares más importantes de Europa. Dejó de funcionar definitivamente en 1884.
A este simbólico patrimonio industrial hay que se sumar otros recursos artísticos igualmente atractivos como los vestigios prehistóricos en forma de megalitos que esconde el valle (estación megalítica de Azpegi), el legado romano en forma de torre-trofeo (Urkulu) o las huellas de su pasado rural y cultural, entre las que no faltan los hórreos y las estelas.
NO TE PIERDAS: Fábrica de municiones de Orbaizeta, Hórreos de Aezkoa
Valle de Aezkoa www.aezkoa.com

Cromlech de Azpegui, a dos pasos de una trinchera del siglo XIX y una torre romana
HÓRREOS
En el camino se nos han quedado en el tintero cuatro pueblos que sin duda merecen una visita. Hiriberri/Villanueva, con las casas más antiguas del valle, y Aria, quizás el más recóndito y mejor conservado, cuentan cada uno con cuatro hórreos. Y es que en Aezkoa se da la mayor concentración de hórreos de Navarra -15 de los 22 censados se encuentran en estas aldeas pirenaicas, a excepción de las dos Abaurreas-. Si sumamos los de Garaioa, Aribe, y Orbaizeta la lista la completan Orbara, el pueblo de la ermita románica de San Román y hórreo con restos de balconcillo, y Garralda, donde se mantiene a salvo el hórreo de Masamiguel, que sobrevivió a los devastadores incendios que arrasaron casi todo el pueblo el siglo XIX.

Valle de Aezkoa

LEYENDAS (Morada de "basajaun")
En Irati, los niños y también los más mayores deben aguzar los sentidos. En lo más fragoso del hayedo nos acecha 'Basajaun', el señor de los bosques. Un gigante peludo y caníbal. En las pozas del río y en las orillas de Irabia nos esperan las 'lamias', traicioneras mujeres con pies de pato que se peinan a la luz de la luna.

PROPUESTAS 
Dos accesos principales sirven para internarse en esta selva pirenaica, por el lado occidental desde Orbaizeta y por el oriental desde Ochagavía, donde se encuentra su centro de interpretación de la naturaleza, un punto indispensable para informarse de todos los recorridos. En Casas de Irati, muy cerca de la ermita de la Virgen de las Nieves, existe otro centro de información y se ofrecen diferentes servicios de restauración. Y en Arrazola, cerca de la fábrica de armas de Orbaizeta, también se encuentra otro. Durante el invierno el centro de esquí de Abodi, en la carretera de Larraun, ofrece rutas por el bosque de Irati con esquís de travesía o raquetas de nieve.


Sendas y caminos surgen por todos los rincones de la fronda en una maraña de propuestas para internarse por la inhóspita naturaleza de sus espesuras. Un mapa detallado de la red de senderos señalizados es esencial para no perderse y conocer los niveles de dificultad y distancias. A pie, en bicicleta o, cuando lleguen las nieves, con esquís o raquetas, estas sendas conducen a los excursionistas por los recovecos del bosque, inmersos en el espec­táculo natural de cada estación del año. Uno de los senderos más singulares es el sendero interpretativo de Errekaidorra, un recorrido de 10 kilómetros entre los valles de Salazar y Aezkoa, con una pasarela que los une por encima del arroyo Errekaidorra. En este paseo se descubre cómo usaban los paisanos los recursos naturales del bosque y se da a conocer, con escenarios de museo al aire libre, la riqueza natural de la selva.

Árboles teñidos de otoño junto al cauce del Río Irati.

El Centro BTT Irati, con dos sedes de acogida en Casas de Irati en Salazar y en Chalets d’Iraty en Zuberoa, es un proyecto centrado en la bicicleta de montaña entre los dos valles de Irati, con una red de senderos de más de 400 kilómetros señalizados en 16 rutas de diferentes dificultades y dureza.

SENDERISMO EN IRATI
Lo mejor de las frondas de Irati es que el coche no pasa. Y eso se agradece. En el bosque hay dieciséis rutas perfectamente balizadas y señalizadas que suman más de 400 kilómetros de pistas y senderos. Los hay para todos los niveles, incluidos varios tramos que forman parte de diferentes caminos de Gran Recorrido (como el GR11 transpirenaico ). Al iniciar el post te hablamos del Sendero Circular que parte desde las Casas de Irati y llega hasta el Embalse de Irabia pasando por el Monte Lizardoia, la Cascada del Cubo y los bosques que circundan el cauce del Río Irati. Para nosotros es la mejor ruta del lugar (21 kilómetros). Una opción más asequible de conocer todo lo que ofrece el parque es el Sendero interpretativo de Errekaidorra (10 kilómetros) que recorre el cauce del Irati hasta más allá de la frontera con Francia (incluyendo las Cascadas del Cubo). Más allá de la imponente naturaleza, lo interesante de este sendero es que contiene paneles de información sobre la importancia forestal del lugar y su vinculación con la industria naval española a lo largo de la historia. Otro de los senderos emblema es el del Monte Petxuberro (tres kilómetros) que parte de Orbara y sube por la mancha de Bosque de Tristuibartea pasando por uno de los tramos más espectaculares del Río Irati (dicen que por esta zona le gustaba pescar truchas al mismísimo Hemingway). Las rutas están muy bien organizadas.



A DOS PASOS DE IRATI
Monasterio de San Salvador de Leyre (Tel: (+34) 948 884 150 y (+34) 948 884 011; E-mail: visitas@monasteriodeleyre.com).- Una de las grandes joyas del románico español. Panteón de los Reyes de Navarra durante siglos y uno de los lugares con más encanto y misterio del norte de la Península Ibérica. El edificio es toda una clase de arquitectura desde el siglo XI al XIII. Un catalogo que permite ver la evolución del románico desde su Cripta (uno de los lugares más increíbles que hemos visto) hasta su famosa Puerta Speciosa, una de las portadas románicas más espectaculares de España con referencias al Camino de Santiago que pasa por aquí en su ramal aragonés ( se une al navarro en Puente la Reina). La iglesia es una auténtica pasada (nos encanta el arte medieval) y demanda un par de horas de visita. Todas las tardes hay Canto Gregoriano (a las 19.00 y a las 21.00) y en el mismo monasterio hay un hotel con precios bastante asequibles.

Cripta de Leyre, una de las joyas del románico europeo

La Villa de Roncal y su impresionante Valle .- Merecería un post por sí misma. El Valle del Roncal es una auténtica maravilla enclaustrada entre montañas y jalonada de pequeños pueblos con casitas de piedra. El pueblo más importante de la comarca es Roncal, pero Burgui, Urzainqui y la impresionante Izaba merecen una parada. El queso del Roncal es famoso en toda España.

Cortados en la parte alta del Valle del Roncal. 

Roncesvalles .- Parada obligada para los peregrinos a Santiago de Compostela que se internan en Navarra desde San Juan a Pie de Puerto, la última de las localidades de Francia antes de saltar Los Pirineos. La Colegiata de Roncesvalles es la obra canónica del gótico francés en Navarra. Una auténtica maravilla que merece la pena ver. Además, el camino hasta Roncesvalles, por la NA 140 (apenas 13 kilómetros desde Aribe) o por el camino de montaña (18 kilómetros), es divino. El único problema de llegarse hasta la mítica Roncesvalles es que te van a dar muchas ganas de hacer el Camino.

Colegiata de Roncesvalles

Más información: 
www.otsagabia.net; www.selvadeirati.com ; www.turismo.navarra.es; www.irati.org ; www.itarinatura.com ; www.mirua.com; www.aumak.es

Publicar un comentario

0 Comentarios