Subscribe Us

MITOLOGÍA. Dioses del Olimpo - Artemisa

Cazadora Diana y sus ninfas. Peter Paul Rubens (1636-1639). Diana era el equivalente romano de Artemisa. También fue identificada con la diosa etrusca Artume. 
Artemisa es una de las divinidades griegas que fueron objeto de culto desde tiempos más tempranos. Es la diosa helena de la caza y los animales salvajes. También de los nacimientos, la virginidad y las doncellas. Hay varias versiones de su nacimiento, pero todas coinciden en que es fruto de la infidelidad de Zeus con Leto (diosa de la oscuridad) junto con su hermano mellizo Apolo.


La mayoría de versiones coinciden en que nació antes que su hermano y ayudó a su madre en el parto de Apolo. Durante su infancia pidió a su padre gobernar las montañas en vez de solicitar el gobierno de una ciudad como solían hacer el resto de dioses. También ayudar a las mujeres con los dolores de los nacimientos, puesto que tras ayudar a su madre nada más nacer, se sintió muy vinculada a los partos.

En su niñez Artemisa visitó a Hefesto para pedirle que le forjara un arco y flechas. Después acudió a Pan (dios de los bosques) del que consiguió siete perros y siete perras de caza, y con su ayuda capturó seis ciervos de cuernos de plata que encadenó a su carro para que lo llevasen. Una vez armada y equipada, comenzó a practicar puntería con su arco lanzando flechas a los árboles y a los animales salvajes.


El Templo de Artemisa es una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. Tres o cuatro veces más grande que el Partenón en Atenas, una vez fue descrito como el templo y edificio más antiguo de la antigüedad y sirvió como lugar de culto a la Diosa griega Artemisa. Hogar de griegos y romanos, el gran templo fue destruido y reconstruido muchas veces a lo largo de su larga historia.

Calisto
Calisto, hija del rey arcadio Licaón, formaba parte del séquito de Artemisa como cazadora. El principal requisito para acompañar a la diosa en sus cacerías era mantenerse virgen. Sin embargo Zeus se encaprichó con Calisto y disfrazado de Artemisa la engañó para acabar violándola, dejándola embarazada. Calisto ocultó su estado todo el tiempo que pudo, pero Artemisa descubrió su vientre durante un baño y enfurecida convirtió a la joven en una osa. Zeus la protegió hasta que dio a luz a su hijo Arcas y después elevó a Calisto a los cielos convirtiéndola en la constelación de la Osa Mayor, como recompensa por el castigo sufrido.

Acteón
Artemisa se bañaba en un estanque y el príncipe tebano Acteón la contempló desnuda por accidente. Viendo deshonrada su virginidad, Artemisa convirtió a Acteón en ciervo y lo lanzó a sus propios perros.

La muerte de Acteón por Tiziano (entre 1559 y 1575) en la Galería Nacional de Londres

Níobe
La reina de Tebas, Níobe, se burló de Leto por haber tenido tan sólo un hijo y una hija, una prole muy reducida en comparación con la suya, catorce hijos repartidos en siete varones y siete mujeres. Apolo y Artemisa vengaron el honor de su madre matando con flechas envenenadas a todos sus hijos, lo que provocó el suicidio del rey de Tebas y esposo de Níobe, Anfión. Mientras Níobe lloraba su pérdida, fue convertida en piedra por los dioses.

Artemisa con un ciervo. Mejor conocida como “la diana de Versalles” esta escultura romana incluye el carcaj con flechas y el ciervo, que junto con el arco son los símbolos que más comúnmente se asocian a la diosa griega de la caza.

Artemisa en la guerra de Troya
Artemisa no tuvo un papel principal en el conflicto de Troya, aunque se manifestó en favor de los troyanos por influjo de su hermano Apolo, que era uno de los principales apoyos del rey Príamo entre los dioses.

Sin embargo, si hubo un episodio de importancia en el que la diosa griega de la caza tuvo una participación clave. Agamenón, uno de los principales caudillos griegos, cazó una cierva en un bosque consagrado a Artemisa alardeando de ser mejor cazador que la diosa. Como castigo Artemisa detuvo los vientos e inmovilizó la flota griega en Aulide. Agamenón intentó sacrificar a su hija Ifigenia para apaciguar a Artemisa, pero en el último momento ésta cambió a la pequeña por una cierva y los barcos griegos pudieron reanudar la marcha.

Fuentes: www.portalmitologia.com ; www.mitologia.info

Publicar un comentario

0 Comentarios