Subscribe Us

TURISMO. Ruta de los Monasterios de Valencia

Real Monasterio de Santa María de la Valldigna. 
La ruta de los Monasterios de Valencia, con código GR-236 es un recorrido de unos 80 kilómetros de longitud que une cinco históricos monasterios de la provincia de Valencia. Además de esta senda que podremos recorrer a pie, podremos realizar la ruta en coche parando en los distintos monumentos destacables. El recorrido a pie se inicia en la estación de tren de Gandía y acaba en la de la localidad de Alzira.


La ruta a pie (GR-236) está prevista para una duración de 3-4 días, si bien dispone de un itinerario alternativo que acortará un día y unos 20 kilómetros nuestro viaje pero no pasa por el Monasterio del Corpus Christi de Luchente. El itinerario principal pasa por varias poblaciones y puntos emblemáticos siguiendo este orden: Gandía, Almoines, Beniarjó-beniflá, Palma de Gandía, Monasterio de San Jerónimo de Cotalba, Rótova, Alfahuir, Almiserat, Castillo de Vilella, Luchente, Monasterio del Corpus Christi, Castillo de Xio, Pinet, Bárig, Simat de Valldigna, Monasterio de Santa María de la Valldigna, Benifairó de la Valldigna, Monasterio de Aguas Vivas, La Barraca de Aguas Vivas, Monasterio de La Murta, Alcira. 



La ruta puede realizarse también en bicicleta de montaña, con un recorrido específico y adaptado de un total de 123 kilómetros con inicio y fin en Alcira; y a caballo, en un camino de 80 kilómetros que ha sido el primero en ser homologado por la Real Federación Hïpica Española con código IE-001.

Se pueden obtener unas credenciales que se recogen en la Oficina de Turismo de Gandía y que se sellan en los distintos monasterios para acreditar la realización de la ruta.


Monasterio de San Jerónimo de Cotalba
El primero de los cinco monasterios que encontraremos en nuestra ruta es el de San Jerónimo de Cotalba en el término municipal de Alfahuir a unos 8 kilómetros del inicio de nuestro viaje en Gandía.

Fundado en el año 1388 y construido entre los siglos XIV y XVIII, está dedicado a la orden de San Jerónimo. Debido a este largo periodo de edificación combina hasta cinco estilos distintos de construcción encontramos detalles mudéjares, góticos valencianos, renacentistas, barrocos e incluso neoclásicos.


Monasterio de San Jerónimo de Cotalba. Alfahuir.

Su construcción fue impulsada por Alfonso de Aragón el Viejo, quien en 1388 compra la zona de Cotalba a los musulmanes y dona el terreno sobre el que se levantará el monasterio a la Orden de los Jerónimos, siendo la primera comunidad de esta orden establecida dentro de los límites de la Corona de Aragón.

Destacan su torre del homenaje, el refectorio y su característico claustro dividido en dos plantas. Forma parte también de la Ruta de los Borja y de la Ruta de los Clásicos Valencianos.

Monasterio del Corpus Christi en Luchente
La segunda parada en nuestra ruta corresponde al Monasterio del Corpus Christi situado en Luchente. Tuvo su origen en una ermita del siglo XIII que sufrió una renovación completa en el siglo XVIII.

Alberga varios estilos arquitectónicas ya que su construcción comenzó en el siglo XIV con estilo gótico valenciano pero se prolongó en el tiempo incluyendo elementos barrocos a medida que se producían cambios en las tendencias arquitectónicas.
Su construcción se vincula al Milagro de los Corporales que según la tradición ocurrió en la zona en el siglo XIII.


Monasterio del Corpus Christi de Luchente.


Su planta está organizada alrededor del claustro. Refectorio, celdas y aula se encuentra en el lado sur, mientras la Iglesia del Corpus Christi se sitúa en el norte. Esta iglesia consta de una nave cubierta de bóveda de crucería y bóveda estrellada en el coro alto. Tiene anexas dos capillas del siglo XVIII, la de la Santa Faz y la de la Comunión.

Monasterio de Santa María de la Valldigna
La tercera parada de nuestro viaje corresponde al Monasterio de Santa María de la Valldigna, probablemente el más espectacular de los cinco que visitaremos, que se encuentra en Simat de Valldigna.

Fue fundado por el rey Jaime II de Aragón el 15 de marzo del año 1298. Existe una leyenda en torno a su emplazamiento y denominación. El rey Jaime II pasaba por el valle en que hoy se encuentra el monasterio volviendo de guerrear con los musulmanes en los territorios de Alicante y Murcia. Asombrado por la exuberancia del valle le comentó a su capellán: “Vall digna per a un monestir de la vostra religió”, a lo que el abad de Santes Creus respondió: “¡Vall digna!”.


Monasterio de Santa María de la Valldigna
Interior de Santa María de la Valldigna

Este abad fue quien recibió las tierras necesarias y el encargo de la construcción del futuro monasterio. Su edificación pasó por tres etapas distintas. En un primer momento siguió los cánones del gótico valenciano del siglo XIV, formando parte de este estilo el claustro al completo.


Después de las consecuencias del terremoto de 1396 sufrió una obligada renovación casi completa, y tras un nuevo seísmo en el año 1644 se reformó de manera definitiva. En esta última reforma hubo incorporaciones barrocas durante ese mismo siglo y el siguiente. De esta modificación son ejemplos importantes tanto el actual templo como la capilla de la Virgen de Gracia.

Monasterio de Aguas Vivas en Carcagente
También llamado Convento de Aguas Vivas, el Real Monasterio de Santa María de Aguas Vivas tiene su origen en una construcción anterior del siglo XIII.

Perteneció a la orden religiosa de San Agustín, hasta la desamortización de Mendizábal en el siglo XIX, pasando a ser propiedad de los barones de Casanova y sucesivamente por varias manos privadas.



De estilos gótico valenciano y barroco, su estructura principal fue levantada en los siglos XVI y XVII, a excepción del ala norte que no fue acabada hasta bien entrado el siglo XVIII.
La iglesia es de una única nave y encontramos seis capillas laterales en añadidura al altar central. Destaca en la iglesia con bóveda de cañón el coro alto con sillería de dos estilos, gótico y plateresco.


La fachada este es la más importante. Coronando una amplia escalinata, encontramos una preciosa vista formada por amplios ventanales y un último cuerpo con varias pinturas entre la que sobresale la de la Virgen de Aguas Vivas. En el lado sur encontraremos la torre campanario y la sacristía original, mientras en el lado norte se hallan las construcciones dedicadas a los trabajos manuales de los monjes.

Monasterio de La Murta en Alcira
El último de nuestros cinco monumentos religiosos es el Monasterio de Santa María de la Murta está situado en el Valle de La Murta, en Alcira. Es una localización que ha estado vinculada a la espiritualidad religiosa desde que en el año 568 el eremita San Donato fundó un monasterio servetano, que sería arrasado por la invasión árabe.

En el siglo XIV fue donado por el señor de las tierras a un grupo de ermitaños para que fundasen una comunidad de la orden de San Jerónimo, recibiendo autorización del Papa para la construcción del monasterio en el año 1376. En un primer momento dependió del Monasterio de San Jerónimo.


Monasterio de La Murta, en Alcira.

La primera etapa de su construcción estuvo influida por el gótico valenciano, y corresponde a este momento, concretamente al año 1410, la visita de San Vicente Ferrer al monasterio.


Su patrimonio fue enriquecido por las numerosas aportaciones y donaciones de familias adineradas de la zona, principalmente la familia Vich que incluso llegó a tener una capilla en el claustro. Numerosas obras de arte y una rica biblioteca convirtieron este monasterio en un lugar de peregrinación y obligada visita para las principales personalidades religiosas del país, como San Juan de Ribera o fray Vicente de Montalbán, arzobispo de Brindisi.

Fuentes: www.comunitatvalenciana.com ; www.valenciabonita.es

Publicar un comentario

0 Comentarios