Subscribe Us

TURISMO. Escapada a Bonilla de la Sierra (Ávila)


El municipio abulense de Bonilla de la Sierra se encuentra en el valle del Corneja, en la comarca de El Barco de Ávila - Piedrahíta. En su zona sur encontramos el río Corneja (afluente del río Tormes) junto con algunos arroyos que acaban en él.


Un poco de Historia
La fundación de la villa de Bonilla de la Sierra se produce durante el siglo XII, perteneciendo al obispado de Ávila, al menos, desde el año 1224. Entre los años 1312 y 1348 fue fortificada por Sancho Blázquez Dávila, obispo de Ávila.

Durante el siglo XV Bonilla de la Sierra vivió su momento de mayor esplendor y relevancia en la política castellana.  en el contexto de la batalla de Olmedo (1445) que finalizó con la derrota de aragoneses y navarros. En medio de los enfrentamientos entre Castilla y Aragón y Navarra, el rey castellano Juan II (padre de Isabel la Católica) se refugió en el castillo de Bonilla de la Sierra preocupado por las disensiones internas en su corte por el papel excesivamente autoritario de su valido Álvaro de Luna.



En Bonilla de la Sierra residió uno de los obispos abulenses más conocidos, Alonso de Madrigal, conocido como El Tostado. Fue consejero de Juan II y canciller real, recibiendo en el año 1454 el obispado de Ávila. También vivió entre sus murallas Fray Hernando de Talavera, confesor y consejero de Isabel la Católica.


Vista interior de la puerta de Piedrahíta

¿Qué ver?
Declarada Conjunto Histórico-Artístico en el año 1983, Bonilla de la Sierra tiene un impresionante patrimonio monumental de época medieval muy bien conservado.

Muralla. Originalmente contaba con hasta cuatro puertas de acceso a la villa, la de Piedrahíta, la del Mirón, la de Ávila y la de Villafranca.



Castillo. Aunque se cree que su construcción comienza en el siglo XII, en el siglo XIV sufre grandes reformas y mejoras que lo convierten en el castillo que aún hoy podemos contemplar. En origen fue un refuerzo defensivo para una de las puertas de la muralla. La zona mejor conservada es la de la torre del homenaje, que tiene planta baja de cubierta plana y una segunda planta con bóveda de cañón de ladrillo y arcos. Del piso superior se mantienen pocos restos. 

En la planta baja se conservan algunas pinturas y dibujos que representan principalmente figuras geométricas y vegetales, a excepción de un caballero de inspiración mudéjar. Por encima de esto hallaremos algunas escenas costumbristas: mujeres conversando, caballeros en un torneo, hombres vestidos con ropajes del siglo XIV, etc.



Iglesia de San Martín de Tours. Declarada Bien de Interés Cultural en el año 1931, su construcción comenzó en el año 1429 cuando el obispo de Ávila visita la antigua iglesia casi derruida y ordena la edificación del nuevo templo.



En el año 1520 se dota de reloj y de campana horaria a la torre, añadiéndose varias campanas más en los siguiente años e inaugurándose el conjunto en 1524.


Vista posterior de la iglesia de San Martín.

Pozo de Santa Bárbara. En las calles empedradas de Bonilla de la Sierra podemos encontrar el pozo-aljibe que abastecía de agua a los habitantes de la villa desde finales del siglo XII. Dispone de unas escaleras que nos permitirán acercarnos al nivel del agua.



Puente medieval de Chuy. Separado del casco antiguo, cruzando el río Corneja, encontraremos este puente de construcción medieval. Se cree que pudo realizarse la construcción sobre un antiguo puente romano.




Plaza. La plaza de Bonilla de la Sierra se ve obnubilada por la imponente presencia de la iglesia de San Martín, pero alberga algunos otros secretos que la hacen única. En ella podemos encontrar varias casas, casonas y caseríos medievales con adornos y escudos heráldicos. 






Fuentes: www.escadaparural.com ; www.terranostrum.es

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. La foto que se coloca cuando se habla del puente de Chuy, no corresponde a él.

    ResponderEliminar