Subscribe Us

NATURALEZA. Parque Nacional de Sierra Nevada


El Parque Natural de Sierra Nevada se derrama, desde cumbres nevadas casi perpetuas, buscando las hoyas del Altiplano y Granada, las “tahas” de las Alpujarras y las turberas de Lecrín. Todo un derroche de agua, bosques y abruptos relieves que dan cobijo al elenco de vida más espectacular.


El Parque Nacional y Natural de Sierra Nevada cuenta con el pico  más alto  de la Península Ibérica: el Mulhacén (3.482 m.). Fue declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1986, Parque Natural en 1989 y, finalmente, Parque Nacional en 1999. Se formó durante el período terciario y más tarde se cubrió de glaciares que dejaron su huella en las cumbres. En época medieval fue conocido como la Sierra del Sol.


Mientras que en las alturas el relieve es una sucesión de lomas que superan los 3.000 metros sobre el nivel del mar, en la cotas inferiores el llamado calar presenta formas mucho más escarpadas, con tajos y farallones de vértigo, como la aguja del Trevenque, las cresterías del Dornajo, los Alayos de Dílar y espectaculares angosturas como los cahorros de Monachil. 

Cahorros de Monachil. Una ruta que nos adentra en el corazón de Sierra Nevada a través de una impresionante garganta.

Cresterías del Dornajo

Alayos de Dílar

En la zona suroriental, donde las lluvias son torrenciales y los cauces de los ríos temporales, el relieve que predomina está caracterizado por cárcavas y ramblas que dan paso a paisajes áridos como el Desierto de Tabernas.

Desierto de Tabernas

FLORA Y FAUNA
Reserva de la Biosfera, cobija hasta 2.100 especies vegetales, de entre ellas rarezas como la manzanilla real, Arenaria nevadensis, Laserpitium longiradium o el tejo, siendo en la media montaña donde se localiza la mayor diversidad. Es ahí donde los viejos bosques de robles, encinas y quejigos alternan con masas de pinos resinero y salgareño, nogales y castaños centenarios, algunos tan espectaculares como el Castaño Rosa de Laujar o el castañar de Huéneja. Aparece aquí un variado sotobosque que exhibe especies tan sobresalientes como el rompesayos, endemismo presente en suelos ácidos, o el aceral, que coloniza las zonas más húmedas. Los abundantes ríos y arroyos acogen bosques de ribera, tan impresionantes como los que cobija el curso alto del río Andarax o la espectacular alameda del río Alhama, donde hay presencia de sauces, chopos, alisos, mimbres y juncos que esconden oropéndolas, mirlos y lavanderas, culebras viperinas, ratas de agua y, en las cabeceras de ríos, trucha autóctona. 

Su amplia diversidad faunística se pone de manifiesto con la presencia de hasta 2.000 artrópodos, 300 de ellos exclusivos de este macizo, como la chicharra de Sierra Nevada; y en el alto número de mariposas, hecho que refrenda la extrema calidad ambiental de este espacio (apolo nevadensis, mariposa el puerto del lobo, la niña de Sierra Nevada y cuatro ocelos de Sierra Nevada),  jabalí o zorro y aves como el gavilán, el azor, el búho real o el águila calzada. La cabra montés, habitual de las altas cumbres, es la especie más característica del parque.

Vereda de la Estrella (Sierra Nevada)

QUÉ VER Y HACER
Este espacio es idóneo para la práctica de deportes como el senderismo o para realizar una de las diversas rutas que recorren el parque: la Vereda del la Estrella, el itinerario del Río Trevélez o el Capileira-Mulhacén. No hemos de obviar que aquí se encuentra uno de los balnearios más afamados de país, Lanjarón (y su balneario), y hay presencia de otras aguas con propiedades mineralógicas menos conocidas, pero llenas de bondades, como la de Fuente Agria, en Pórtugos.

Balneario de Lanjarón

Los accesos más habituales al Parque Nacional de Sierra Nevada se hacen desde Granada por la autovía N-323. También se puede llegar desde Motril (entrando por Lanjarón) o desde la Alpujarra almeriense, cogiendo la carretera A-348. El acceso en transporte público también es posible desde las poblaciones de los alrededores hasta los principales punto de acceso al parque.

Rápidos en el río Trevélez, en La Alpujarra (Granada).ETHAN WETLY

Independientemente de la época del año en que visitemos el parque, siempre es bueno empezar el recorrido por el Centro de Visitantes El Dornajo. Este espacio tiene una exposición en la que podemos conocer la amplia biodiversidad del parque y nos pueden ofrecer información sobre actividades que sean acorde a nuestros intereses. Cerca de El Dornajo encontramos un mirador y el Jardín Botánico Hoya de Pedraza.

Pico del Mulhacén desde Capileira


El espacio abarca en su conjunto una extensión de 172.318 hectáreas (85.883 el parque nacional y 86.435 el natural) distribuidas entre 37 municipios de la provincia de Granada y 23 de Almería. El Parque Nacional ocupa las altas cumbres, y el Parque Natural, periférico al anterior, incluye ya algunas zonas habitadas y núcleos de población. Se dispone así de una graduación en los niveles de protección del macizo que permite una diferente regulación de los usos y aprovechamientos.

Fuentes: http://www.andalucia.org ; http://www.turgranada.es ; https://espanafascinante.com

Publicar un comentario

0 Comentarios