Subscribe Us

SECRETOS DE LAS PLANTAS. Plantas que comen animales

Stylidium (genus Stylidium) es un género con 318 especies de plantas carnívoras de flor perteneciente a la familia Stylidiaceae. Se consideran las plantas protocarnivoras o carnívoras por la presencia de tricomas glandulares en los tallos y las flores, que son capaces de atraer, capturar y digerir pequeños insectos. 
Todos conocemos los conceptos básicos de la cadena alimenticia: las plantas toman la luz del sol, los animales comen plantas y los animales más grandes comen animales más pequeños. Sin embargo, en el mundo de la naturaleza, siempre hay excepciones, como plantas testigos que atraen, atrapan y digieren animales (en su mayoría insectos, pero también en ocasiones, caracoles, lagartijas o incluso pequeños mamíferos). En este artículo, mostramos algunas de las famosas plantas carnívoras, que van desde la familiar trampa para moscas de Venus hasta el menos conocido lirio de cobra.


1. Nepenthes. Conocidas popularmente como plantas jarro o copas de mono, es el único género de la familia Nepenthaceae. Son plantas oriundas de las regiones tropicales del Viejo Mundo. Lo principal que distingue a la planta de jarra tropical de otros vegetales carnívoros es su escala: los "jarrones" de esta planta pueden alcanzar más de 30cm de altura, ideales para capturar y digerir insectos, pero también pequeñas lagartijas, anfibios e incluso mamíferos. Los animales condenados se sienten atraídos por el dulce aroma de la planta, y una vez que caen en la jarra, la digestión puede demorar hasta dos meses. Hay alrededor de 150 especies de Nepenthes dispersas alrededor del hemisferio oriental.

Nepenthes
2. Lirio cobra. Llamada así porque parece una cobra a punto de atacar. La lirio de la cobra, Darlingtonia californica, es una planta rara originaria de las ciénagas de agua fría de Oregón y el norte de California. Esta planta es verdaderamente diabólica: no solo atrae a los insectos a su jarra con su dulce aroma, sino que sus jarrones cerrados tienen numerosas "salidas" transparentes y que agotan a sus desesperadas víctimas mientras intentan escapar. Por extraño que parezca, los naturalistas aún tienen que identificar al polinizador natural del lirio cobra; claramente, algún tipo de insecto recolecta el polen de esta flor y vive para ver otro día, pero no se sabe exactamente cuál.

Lirio cobra
3. Triphyophyllum. Es un género de plantas con una sola especie perteneciente a la familia Dioncophyllaceae. Una especie de planta conocida como liana, Tryphiophyllum peltatum experimenta varias etapas en su ciclo de vida. Primero, crecen hojas ovaladas de aspecto anodino; luego, alrededor del momento en que florece, produce hojas largas, pegajosas, "glandulares" que atraen, capturan y digieren insectos. Y, por último, se convierte en una enredadera trepadora equipada con hojas cortas y en forma de gancho, que a veces alcanzan longitudes de más de 30 metros. Si esto suena espeluznante, no hay que preocuparse: fuera de los invernaderos especializados en plantas exóticas, el único lugar donde se puede encontrar a T. peltatum es en el África occidental tropical.

Tryphiophyllum peltatum
4. Dionaea. Es un género monotípico de planta carnívora en la familia Droseraceae. La única especie Dionaea muscipula, de nombre común dionea atrapamoscas o venus atrapamoscas, atrapa presas vivas —principalmente insectos y arácnidos. El atrapamoscas de Venus es para otras plantas carnívoras lo que Tyrannosaurus Rex es para los dinosaurios: tal vez no sea el más grande, pero sí el miembro más conocido de su raza. A pesar de lo que puede haber visto en las películas, la trampa para moscas de Venus es bastante pequeña (toda esta planta no tiene más de medio pie de largo) y sus "trampas" pegajosas, con forma de párpado, solo tienen una pulgada de largo. Un dato interesante acerca de la trampa de Venus: para eliminar las falsas alarmas de las hojas que caen y los restos de escombros, las trampas de esta planta se cerrarán solo si un insecto toca dos pelos interiores diferentes en el transcurso de 20 segundos.

Dionaea muscipula
5. La planta mocasín. Del género Cephalotus, chequea todas las cajas apropiadas para un vegetal carnívoro: atrae a los insectos con su aroma dulce, y luego los lleva hacia sus jarras en forma de mocasín, donde el desafortunado insecto se digiere lentamente. Para confundir aún más a la presa, los párpados de estos cántaros tienen células translúcidas, lo que hace que los insectos se vuelvan “locos” al intentar escapar. Lo que hace inusual a la planta mocasín es que está más relacionada con las flores (como los manzanos y los robles) de lo que es a otras plantas carnívoras, aspecto éste que probablemente puede atribuirse a una proceso de evolución convergente (no de los hechos poco apreciados sobre la evolución es que, por lo general, afecta las mismas soluciones generales a los mismos problemas generales: los animales que viven en ecosistemas similares y ocupan nichos ecológicos similares a menudo desarrollan planes corporales similares).

Planta mocasín
6. Aldrovanda vesiculosa. Es la única especie del género monotípico Aldrovanda de plantas carnívoras perteneciente a la familia de las droseráceas. Hay diferentes especies extintas que únicamente existen en registros fósiles. Es nativa del Viejo Mundo y de Australia. A todos los efectos, la versión acuática del atrapamoscas Venus, la planta de rueda hidráulica (Aldrovanda vesiculosa) no tiene raíces, flota en la superficie de los lagos y atrae a los insectos con sus pequeñas trampas (de cinco a nueve cada uno en "espirales" simétricos que se extienden abajo de la longitud de esta planta). Dadas las similitudes entre sus hábitos alimenticios y su fisiología (las trampas de la planta de la rueda hidráulica pueden cerrarse en tan solo una centésima de segundo) es posible que no se sorprenda al saber que A. vesiculosa y la trampa voladora Venus comparten al menos una ancestro común, una planta carnívora que vivió en algún momento durante la Era Cenozoica.

Aldrovanda vesiculosa
Fuentes: https://www.thoughtco.com ; national geographic

Publicar un comentario

0 Comentarios