Subscribe Us

NATURALEZA. Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

El circo de Soaso, a los pies del Monte Perdido. 
El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido está ubicado íntegramente en la comarca del Sobrarbe, Huesca, y se reparte entre seis términos municipales que albergan pueblitos de postal. Destaca Torla, puerta de acceso al Valle de Ordesa y a la famosa ruta de la cascada Cola de Caballo. 


Perderse por las callejuelas repletas de casonas de piedra -cuidadas hasta el más mínimo detalle y decoradas con flores- de esta villa, regada por río Ara y rodeada de picos de más de 2.000 m de altura, es obligado, como también lo es fotografiar su iglesia parroquial del siglo XVI, con las cumbres detrás. Siguiendo el curso del Ara se llega a Broto, otro pueblo con encanto que esconde en sus alrededores la cascada de Sorrosal (80 m de caída en dos tramos que acaban en varias pozas). Otra bonita localidad en la zona es Aínsa, con su impresionante casco histórico amurallado y sus estupendos miradores al embalse de Mediano.


Iglesia parroquial de Torla

Alcanzar la Cascada Cola de Caballo es una de las rutas a pie más populares del Parque. Con inicio en el Valle de Ordesa, hay varios senderos (aptos para todos los públicos) que llevan hasta allí y discurren por el curso del río Arazas. La ruta atraviesa otras imponentes cascadas (Arripas, Estrecho...), desfiladeros y miradores que regalan unas panorámicas de ensueño. El circo montañoso de origen glaciar del Soaso da paso a la impresionante Cola de Caballo, rodeada de verdes praderas.


CAÑÓN DE ESCUAÍN. La caminata más interesante asciende desde el pueblo de Escuaín hasta Valles Altos, una antigua zona de pastoreo.

VALLE DE PINETA
Es uno de los más majestuosos del Pirineo. Situado en la depresión que va de Monte Perdido hasta la localidad de Bielsa, supone un magnífico ejemplo de artesa glaciar. Abruptas crestas y picos de más de 2.000 m flanquean espesos bosques de pinos, abetos y hayas en los llanos y las laderas de las montañas. El cierre del valle es también una pared muy escarpada, con una sucesión de espectaculares cascadas por las que se precipita el río Cinca. En la parte superior se encuentran el circo y el balcón de Pineta, el lago helado del Marboré y la pared Norte del Monte Perdido. Es el valle más accesible de todo el Parque Nacional, ya que por él discurre una carretera hasta su mismo fondo, donde se encuentra el Parador Nacional de Bielsa, a los mismos pies del Circo de Pineta y del macizo del Monte Perdido.


PUENTE DE SAN ÚRBEZ. Construido en el siglo XVIII, sobrevuela el río Bellós desde 30 metros de altura. Aparece al principio de una de las rutas más populares por el cañón de Añisclo.

CAÑÓN DE AÑISCLO
Se trata de un impresionante valle, que en su cabecera tiene un circo glaciar, pero que posteriormente se encajona en un profundo cañón (de los más salvajes y bellos de Europa), fruto de la acción del agua del río Bellós. Cuenta con una sucesión de toboganes y cascadas (como la FuenBlanca, que nace en la pared vertical del Pico de Añisclo). El espléndido paisaje se completa con tupidos bosques (la Selva Plana), un puente romano que atraviesa el río, la ermita de San Urbez, ubicada bajo una gran roca, las ruinas del molino de Aso y su cascada y la cueva del Moro. 


Valle de Añisclo

Para llegar a este enclave, hay que partir del pueblo de Escalona. Tras recorrer 13 km en coche (por una serpenteante carretera de un sentido con numerosos ensanches para poder detener el vehículo y admirar el paisaje), se alcanza el aparcamiento del Cañón de Añisclo. Desde allí, parte un sendero para descubrir el maravilloso entorno a pie.


En el cañón de Añisclo, un bosque cerrado y fresco acompaña el río Bellós a lo largo de 12 kilómetros

El quebrantahuesos, el alimoche y el águila real son las grandes aves del parque. El sarrio y el zorro son los mamíferos de mayor tamaño.

Destaca también la Brecha de Rolando, puerta natural que une Ordesa y Monte Perdido con el Parque Nacional de los Pirineos de Francia a 2.800 metros de altura y que cuenta con su propia leyenda, como muchos otros lugares de los Pirineos. El Parque Nacional constituye una unidad geográfica de primer orden, siendo el macizo calcáreo más alto de Europa. Levantado en la Era Terciaria sobre materiales calcáreos de origen marino, está presidido por las cimas de las Treserols Monte Perdido (3.355 m.), Cilindro de Marboré y Pico de Añisclo o Soum de Ramond, desde donde nacen los valles de Ordesa, Pineta, Añisclo y Escuaín.


CAÑÓN DE AÑISCLO. Este desfiladero mide 12 kilómetros de largo y casi 1.000 metros de profundidad. Desde la carretera de Vió se consiguen panorámicas aéreas espectaculares.

VER PDF INFORMATIVO

Fuentes: https://www.ordesa.net/; National Geographic; https://www.turismodearagon.com;  http://www.rednaturaldearagon.com

Publicar un comentario

0 Comentarios