Subscribe Us

ENIGMAS. Los NEFILIM, ¿ángeles caídos o gigantes?

‘Norandino y Lucina descubiertos por el Ogro’ (1624) de Giovanni Lanfranco. 
¿Quiénes eran los Nefilim? La palabra Nefilim aparece dos veces en el Antiguo Testamento (AT) de la Biblia. Primero se menciona en el capítulo 6 del libro del Génesis y luego nuevamente en Números 13:33. Pero su breve mención en la Biblia ha llevado a un debate continuo sobre quiénes o qué eran los Nefilim.


Este artículo argumenta que los Nephilim del Antiguo Testamento (AT) estarían asociados, principalmente, con individuos gigantes que ya existían en la era antediluviana; aunque están, en esencia, vinculados con los "héroes" posdiluvianos para resaltar la perversidad de la generación anterior al diluvio, quienes, en la búsqueda de enlaces con seres celestiales, buscaban superar su mortalidad. La forma en que sobrevivieron al diluvio no parece ser del interés de los escritores del AT.

Buena parte del debate procede del pasaje bíblico que dice:

“Cuando la gente comenzó a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, los hijos de Dios vieron que eran justos; y tomaron esposas para sí mismas de todo lo que eligieron. Los Nefilim estaban en la tierra en esos días, y también después, cuando los hijos de Dios tomaron a las hijas del hombre, que les dio hijos. Estos fueron los héroes de antaño, guerreros de renombre”. Génesis 6: 1-4

Los Nephilim estaban en la tierra en esos días (y también después de esto) cuando los hijos de Dios tenían relaciones sexuales con las hijas de la humanidad, que dieron a luz a sus hijos. Eran los poderosos héroes de la antigüedad, los hombres famosos.


La definición tradicional de Nefilim es “gigante”. Algunos diccionarios describen a los Nefilim como gigantes que también poseen una fuerza súper humana. La Septuaginta griega, una traducción antigua de la Biblia hebrea, se refiere a ellos como “gigantes”, que en realidad significa "nacido en la tierra". Se cree que la palabra Nefilim proviene de la palabra raíz "Naphal" que significa “caer”. En los círculos bíblicos, esta definición ha puesto rápidamente a los Nefilim en el papel de los hijos de los ángeles caídos. La palabra Naphal, sin embargo, nunca se asocia directamente con el concepto de ángeles caídos. Su significado en contexto está más estrechamente asociado con la idea de estar postrado o postrarse uno mismo. También hay vínculos que relacionan esta palabra con el concepto de fracaso, quedarse corto o ser rechazado.

A lo largo del tiempo, se ha desarrollado un mito alrededor del concepto Nefilim que alega que estos gigantes fueron descendientes de los "Hijos de Dios" y las "Hijas del Hombre". Pero, ¿son los Nefilim los hijos de una relación perversa entre hembras humanas y demonios (ángeles caídos)? ¿Por qué los ángeles caídos deseaban reproducirse con los humanos? La tradición bíblica considera que los ángeles caídos, o demonios, estaban tratando de distorsionar el linaje humano para detener la llegada del Mesías.


La conexión entre el texto bíblico y esta afirmación, aunque comúnmente se señala como la base de esta creencia, es infundada. El documento en el que encontramos declaraciones que respaldan esta afirmación en realidad proviene del libro apócrifo de los Jubileos que dice:

“Y sucedió cuando los hijos de los hombres comenzaron a multiplicarse sobre la faz de la tierra y les nacieron hijas, que los ángeles de Dios los vieron en cierto año de este jubileo, que eran hermosos para mirar; y se tomaron esposas de todos los que escogieron, y les dieron hijos y fueron gigantes”. El Libro de los Jubileos - Capítulo V: 1

Según la doctrina hebrea, en el Libro de Enoc, los Nefilim eran una raza de gigantes y superhumanos que realizaban actos de maldad excepcional, y que por ello fueron la causa del Diluvio. Aunque la gran inundación en Génesis se supone que mató a los Nefilim de esa época, la Biblia teoriza que los demonios continuaron su reproducción con humanos en algún momento después de la inundación también. Cuando los hebreos exploraron la tierra de Canaán, le dijeron a Moisés: “Vimos a los Nefilim allí (los descendientes de Anak provienen de los Nefilim). Parecíamos saltamontes en nuestros propios ojos, y les parecíamos lo mismo”. Esta cita del AT no dice expresamente que los Nefilim estuvieran realmente allí, solo afirma que los exploradores creían que habían visto a los Nefilim. Es posible que simplemente hubieran observado personas anormalmente grandes en Canaán y con miedo pensaban que eran los Nefilim. De cualquier manera, estos "gigantes" fueron derrotados por los israelitas mediante la conquista de Canaán (Josué 11: 21-22).

David se enfrenta al gigante Goliat – “Y había gigantes en aquellos días, y después también..”

MITOLOGÍA O HECHO HISTÓRICO
La afirmación de que los Nefilim eran descendientes de los hijos de Dios y las hijas de los hombres estaría respaldada por fuentes ajenas a la tradición judeocristiana. En otras palabras, ¿la mitología en todo el mundo apoya esta creencia? La noción de gigantes que deambulan por la tierra se puede encontrar en culturas de todo el mundo

Así, la mitología griega nos dice que el Titán Cronos castró a su padre Urano para obtener el control del panteón griego. Es a partir de la sangre del Urano castrado que cayó sobre la tierra que los gigantes, los "nacidos en la tierra", fueron creados. Es decir, los “nacidos en la tierra”, en comparación con nosotros, eran gigantes. Los gigantes, bajo el gobierno de Cronos, vivieron durante la edad de oro, en un tiempo libre de tristeza y preocupaciones, y todos vivían vidas felices y alegres.

Fue solo después de que el hijo de Cronos, Zeus, luchó por el control de los cielos y la tierra que todo cambió. Zeus en su nuevo papel, según el mito griego, puso a los gigantes a trabajar. Era solo cuestión de tiempo que los gigantes comenzaran a ignorar los mandatos del dios. Ya no se postraban ante la voluntad de los dioses. Su falta de servidumbre completa y su incumplimiento de las demandas de los dioses incitaron a los "hijos de Dios" a una rebelión total contra los dioses celestiales. Hubo grandes pérdidas en ambos bandos, pero su revolución fue finalmente sofocada por los dioses. Se declaró una tregua. Como parte de las reparaciones hacia los gigantes, se decidió crear una nueva raza que asumiera las cargas que recaían sobre los gigantes: el hombre, o la especie humana.

Titanes, los ángeles que pecaron, y el origen de los demonios

Padraic Column en su libro titulado Orfeo, Mitos del mundo, relata esta otra historia sobre la creación del hombre. La leyenda azteca cuenta cómo la madre de la Tierra, Citlalicue, dio a luz un cuchillo de sílex. Cuando el cuchillo fue arrojado a la Tierra, se transformó en mil seiscientos "dioses de la tierra". (¿Hay alguna conexión entre el cuchillo de sílex arrojado por Citlalicue, y la hoz utilizada por Crono para castrar a su padre?). Estos dioses terrestres recién formados vivían como hombres y mujeres, y trabajaban en busca de alimento. Después de un tiempo, los dioses de la Tierra comenzaron a pensar que este trabajo era inferior a su status. Eran, después de todo, los hijos del padre del cielo y la madre de la tierra. Le pidieron a su madre Citlalicue que creara una raza que los sirviera y soportara las cargas que enfrentaban. Con la ayuda de Citlalicue, se creó la humanidad.

Basándonos en estas tradiciones mitológicas parece claro que los gigantes nacidos en la tierra, los Nefilim, existieron mucho antes de que el hombre (la especie humana) habitara la tierra. Por lo tanto, cuando leemos "Los Nephilim estaban en la tierra en esos días, y también después", parece claro, desde esta perspectiva, que los autores no fueron vagos. En cambio, solo estaban haciendo una declaración de hecho: que los Nephilim, los nacidos en la tierra, estaban en la Tierra en ese momento, ya existían antes de la “creación del hombre”. Otros gigantes incluyen a Emim, Rephaim, Gibborim, Zamzummim, Anakim e Ivvim. Estas eran todas tribus diferentes de gigantes, no ángeles caídos o dioses.

 Esqueletos de humanos gigantes encontrados en las montañas del Nepal datados en más de 6.000 año de antigüedad

Entonces, ¿quiénes eran los descendientes de los hijos de Dios y las hijas del hombre? La Biblia hebrea se refiere a ellos como gibborim. El significado inferido de esta palabra es “hombres de gran estatura”, héroes, hombres valientes o valientes. La Septuaginta griega los identifica como renominati u “hombres de renombre”. En la mitología griega, los dioses tienen una larga historia de mantener relaciones con los humanos. Los nombres de algunos de estos "semi-dioses", o individuos semihumanos, cuyos nombres han resistido las pruebas del tiempo incluyen a Hércules, Perseo y Aquiles. En India se llaman Hanuman y Garuda, y en la cultura sumeria, Gilgamesh y Adapa. 

Curiosamente, existe un mito paralelo a esta narración bíblica. Nos llega de las páginas de la epopeya hindú Ramayana. Los Ramayan es la historia épica de Rama, el séptimo avatar del dios supremo Vishnu. Rama vivió durante la Treta Yuga. Era una época en la que el mundo estaba lleno de gigantes. Casi al mismo tiempo que el nacimiento de Rama, el dios supremo Vishnu, sabiendo lo que le esperaba, pidió que todos los dioses descendieran a la tierra y se apareasen con los simios y los osos. Esta solicitud se realizó para, cuando fuera el momento adecuado, proporcionarle a Rama un ejército que pudiera usar para ayudarlo a conquistar a Ravana, el rey demonio gigante de Lanka.

Los descendientes de estas uniones obtuvieron una variedad de habilidades impresionantes de sus padres divinos. El poderoso Sugríva era el gobernante de los vanara (los hombres mono). Su padre era Surya, su principal deidad solar. El semidiós Hanúmán era el hijo del dios del viento y se lo describe como capaz de viajar muy rápido, mientras que Nala era el hijo del dios de la construcción y la vanara que ayuda a Rama a construir un puente desde la India continental hasta Lanka.

¿Son, pues, los Nefelim los descendientes de los hijos de Dios (ángeles caídos) y las hijas del hombre? Rotundamente, NO. Eran una raza de gigantes nacidos en la tierra que vivieron antes de la creación del hombre. Son el grupo que se rebeló contra los dioses en la antigüedad. También son los responsables de la creación de la humanidad. Además, según las referencias que nos llegan del Ramayana, parece claro que cuando “los dioses” se aparearon con "hombres simios", sus descendientes eran hombres de renombre, héroes o individuos valientes.

Arqueólogos del Este de China han encontrado esqueletos de 5.000 años de antigüedad que, según los expertos serían de personas inusualmente altas y fuertes. 

EL REGRESO DE LOS NEFILIM
Según las Escrituras, Dios ha impedido que los ángeles caídos se unan con los humanos al desterrar a todos los que supuestamente realizaron tal acto a la oscuridad. Judas 1:6 nos informa: "Los ángeles que no mantuvieron sus posiciones de autoridad sino que abandonaron su propio hogar, los mantuvo en la oscuridad, atados con cadenas eternas para el juicio en el gran Día". Se presume que los ángeles caídos que se aparearon con hembras humanas son los que están "atados con cadenas eternas", lo que haría poco probable el regreso de los Nefilim, salvo que fueran una raza alienígena.


Fuentes:
- Joseph Lumpkin. “The Book of Giants: The Watchers, Nephilim, and The Book of Enoch”, Nov. 2014
- Rita Louise. https://etxhaunted.com/2013/01/15/dr-rita-louise-and-the-truth-about-the-nephilim/

- https://en.wikipedia.org/wiki/Nephilim

Publicar un comentario

0 Comentarios