Subscribe Us

MITOLOGÍA. Dioses del Olimpo - Démeter

Ceres y Pan. Frans Snyders. 1620. Ceres es la versión romana de Démeter. En este óleo se la representa junto al dios Pan, relacionado también con la Naturaleza. 
También llamada Demetra, lo que podría traducirse literalmente del griego antiguo como Diosa Madre, es la diosa griega de la agricultura y protectora del matrimonio. Nació de la unión de los titanes Crono y Rea, siendo por tanto hermana mayor del rey de los dioses olímpicos, Zeus.


Culto a Démeter
Es una de las diosas olímpicas a las que se empezó a adorar primero. Era muy popular en las zonas rurales, tanto por su vinculación con el buen destino de las cosechas de las que vivían sus gentes, como por su carácter más conservador, que les llevaba a mantener sus costumbres religiosas y huir de figuras divinas más modernas.

Los lugares más importantes dedicados a Démeter estaban muy repartidos por todo el mundo griego: Megara, Corinto, Pérgamo, Delos o Samotracia eran algunas de las ciudades más importantes en las que se adoraba de forma preferencial a la diosa de la agricultura. Las sacerdotisas de los templos que rendían culto a Démeter eran llamadas melisas, en honor a Melisa, una de sus primeras sacerdotisas que fue despedazada por sus vecinas que intentaban que les revelase los conocimientos que la diosa le había transmitido.


Busto de Démeter. Copia romana de un original griego del siglo IV a.C. Se puede contemplar en el Museo Nacional Romano del Palacio Altemps (Roma).

Démeter y la agricultura
Mientras buscaba a su hija Perséfone, se hospedó durante un tiempo en Eleusis (en la zona de Ática) bajo la hospitalidad del rey Céleo. El rey pidió a Démeter, que se había ocultado bajo la identidad de una anciana, que cuidase de sus hijos Demofonte y Triptólemo. Agradecida por la acogida de Céleo, decide hacerle un regalo otorgándole la inmortalidad a Demofonte. Sin embargo, fue sorprendida por la madre de los niños durante uno de los rituales que realizaba por las noches para convertir a Demofonte en dios, interrumpiendo el proceso. 

Démeter tomó entonces la decisión de enseñar al otro hijo de Céleo, Triptólemo, los secretos de la agricultura para que los hiciese llegar a toda Grecia. Triptólemo recorrió todo el mundo heleno en un carro alado difundiendo los conocimientos que había obtenido, enseñando así a la humanidad a cultivar trigo y otros cereales. Triptólemo estuvo durante toda su vida protegido por Démeter y Perséfone, siendo salvado por ellas de algunas situaciones peligrosas en su viaje por Grecia.


Démeter llora la pérdida de su hijar Perséfone’ (circa 1906) por Evelyn De Morgan.

El Mito de Perséfone
Perséfone era hija de Démeter y Zeus. Démeter vivía alejada del Olimpo con su hija, que fue cortejada en diversas ocasiones por Hermes, Ares, Apolo o Hefesto, siendo siempre rechazados por su madre que no quería separarse de Perséfone. Hades, el dios del Inframundo, decidió secuestrarla para convertirla en su esposa y reina del mundo de los muertos. Démeter sufrió una gran tristeza por perder a su hija, e inició su búsqueda por todo el mundo paralizando la vida en la Tierra por su inacción. Tras un largo tiempo de búsqueda, Zeus no quiso prolongar la agonía de la vida en la Tierra e intentó que Perséfone fuese devuelta por Hades a su madre. 


Estatua de Proserpina (equivalente romana de Perséfone) realizada por Dominikus Auliczek hacia 1778. Está situada junto al Palacio de Nymphenburgen en Münich, en el parque homónimo de la ciudad alemana.
Hades permite su marcha, pero la engaña para que coma seis semillas de granada que la obligarán a volver cada año al Inframundo, un mes por semilla. Así, durante los seis meses del año en los que Perséfone acompaña a Hades, Démeter sufre su ausencia y la tierra se convierte en estéril, no permitiendo el crecimiento de las cosechas. Sin embargo, cuando Perséfone vuelve con su madre la tierra vuelve a ser fértil. De esta manera explicaba la mitología griega las estaciones del año, asimilando la época en la que Perséfone acompañaba a Démeter con el verano y la primavera, y los meses de dolor de la diosa de la agricultura con el invierno y el otoño.


‘El regreso de Perséfone’ (1891) Frederic Leighton.


Fuentes: www.mitologia.info ; www.portalmitologia.com;  http://classicalwisdom.com

Publicar un comentario

0 Comentarios