Subscribe Us

HISTORIA. El controvertido Tratado de Tordesillas


En el siglo XV España y Portugal se reparten el Nuevo Mundo, no sin presiones y la sospecha de que los portugueses ya sabían de la existencia del actual Brasil antes de la firma del Tratado.


ANTECEDENTES
El precedente del Tratado de Tordesillas, fue el Tratado de Alcaçovas, firmado en 1479 entre las coronas castellana y portuguesa. En dicho tratado no sólo se ponía fin a la guerra de sucesión provocada tras la muerte del rey Enrique IV por el trono castellano entre Isabel La Católica y Juana la Beltraneja, sino que además se repartían los derechos de navegación y conquista del Océano Atlántico. 

Según este tratado, el reino de Castilla, así como las Islas Canarias, serían para Isabel y Fernando, mientras que Madeira, Porto Santo, las Azores y las Islas de Cabo Verde, así como el derecho de conquista del reino de Fez y el derecho de navegación al sur del paralelo de las Canarias, serían para Portugal.

Isabel y Fernando, los Reyes Católicos administrando justicia. 1860, Palacio Real, Madrid. Oleo: Victor Manzano

Múltiples incidentes ponen continuamente en peligro la paz conseguida en Alcaçobas. Los problemas se intensifican cuando Juan II de Portugal, tras recibir a Cristóbal Colón en Valparaíso, en 1493, al regreso victorioso de su primer viaje, le advierte que si las tierras que acababa de descubrir se hallaban al sur del paralelo de las Canarias, pertenecían, según lo estipulado en el Tratado de Alcaçobas, a Portugal.

Colón en la corte de Fernando el Católico. Xilografía según un óleo de Wenzel Von Brozik. Siglo XIX. Gracias a su seguridad en sí mismo y su entusiasmo visionario, Colón persuadió a los Reyes Católicos de aceptar su proyecto, aunque nada habría logrado sin el apoyo decidido de varios personajes clave de la corte castellana. En la negociación final, Colón exigió que se le concediera el título hereditario de Almirante del Mar Océano, el cargo de virrey y gobernador y el diez por ciento de las ganancias del descubrimiento. Cuando los consejeros de Isabel consideraron que eran condiciones desorbitadas, Colón partió airado a Córdoba, pero la reina lo volvió a llamar y el 17 de abril de 1492 se firmaron las capitulaciones.

El conflicto había estallado entre ambas potencias. Los portugueses pretenden que el paralelo de las Canarias sirva de límite a las conquistas de ambos reinos. Los Reyes Católicos rechazan esta pretensión y tratan de conseguir que Juan II se quede con África y deje para los castellanos las nuevas tierras descubiertas. 

Este intento por parte de los Reyes castellanos, se concreta en la promulgación por el Papa Alejandro VI de tres bulas en 1493: la "I Inter Caeteras" se establece que todas las tierras descubiertas por Colón y las que posteriormente se descubran serán para Castilla; en la "II Inter Caeteras" se modifica el sentido de la primera y se fija una línea a 100 leguas al oeste de las Azores y Cabo Verde que define el dominio marítimo y terrestre de Castilla; en la tercera bula, "Eximiae devotiones" no se menciona para nada la segunda y se ratifica lo señalado en la primera, ampliando los dominios asignados a los castellanos. 

La firmeza de Juan II al rechazar estas soluciones, así como el deseo sincero de ambos reinos de no reiniciar una nueva guerra, unida a la incertidumbre de los Reyes Católicos ante los secretos del Océano y la amenaza de Carlos VIII de Francia contra el Papa, motivaron una larga serie de contactos y negociaciones que se materializaron en 1494 en Tordesillas.

Juan II de Portugal (28 de agosto de 1481— 25 de octubre de 1495)

EL TRATADO DE TORDESILLAS
El día 7 de junio de 1494, en la villa de Tordesillas, Castilla y Portugal firman un tratado que dividía el océano Atlántico por medio de una raya trazada de polo a polo, 370 leguas al oeste de las islas de Cabo Verde, quedando el hemisferio oriental para la Corona de Portugal y el hemisferio occidental para la Corona de Castilla.

De esta forma los Reyes Católicos y el rey Juan II de Portugal se ponen de acuerdo sobre qué conquistas podrán realizar ambos estados en relación con el mundo recién descubierto. Este tratado de partición oceánica presenta la gran novedad de que por primera vez se establece una frontera que divide tanto el mar como la tierra, suponiendo además una nueva concepción de división territorial que va a determinar la actual configuración de América del Sur.

Portada del Tratado de Tordesillas

Este mismo día, y también en Tordesillas, ambas potencias firman otro tratado que resuelve todos los litigios que, desde tiempo atrás vienen manteniendo ambos reinos acerca de los espacios e intereses africanos y que justifican y complementa al tratado oceánico.

En el tratado africano, portugueses y castellanos dividen el reino de Fez para futuras conquistas y regulan los derechos de pesca y navegación por la costa atlántica africana, asegurándose los castellanos los territorios de Melilla y Cazaza y la pesca hasta el cabo de Bojador, así como las operaciones de asalto a esos territorios, desde Bojador hasta el Río de Oro. 

Mapa que muestra varios viajes de ida y vuelta de la 'Carreira da India' portuguesa en el siglo XVI.

El pacto africano tendrá para Castilla un valor extraordinario ya que hacía apenas dos años que los Reyes Católicos habían concluido la Reconquista, con la anexión de Granda y ese acuerdo con Portugal, delimitaba la zona de futura conquista y expansión del cristianismo hispano frente al Islam en el norte de África, objetivo prioritario de la monarquía española.

El acto final de las negociaciones se llevó a cabo sin la presencia de los reyes, los cuales habían delegado sus poderes en unos procuradores plenipotenciarios. Tres por cada nación. Por parte de Portugal: Ruy de Sousa, su hijo Juan de Sousa y el licenciado Aires Dalmada y Esteban Vaéz asiste como notario. Por Castilla: Don Enrique Enríquez, Don Gutierre de Cárdenas y el Doctor Rodrigo Maldonado. Actúa de notario Fernando Álvarez de Toledo.


Aunque los acuerdos firmados el día 7 de junio eran firmes porque los procuradores tenían plenos poderes, ambas partes decidieron darse un plazo prudencial para que fuesen ratificados por sus respectivos monarcas: 50 días para el Tratado Africano y 100 días para el Tratado Oceánico, ya que se hacía necesaria una espera para saber lo que hubieran descubierto hasta el 20 de junio los navíos castellanos que navegan por el Atlántico. Los Reyes Católicos ratifican el tratado en Arévalo y Juan II en Setúbal.

CONTROVERSIA SOBRE BRASIL
La controversia rodea el conocimiento que los portugueses tenían sobre Brasil antes de entrar en el Tratado de Tordesillas. El Tratado de Tordesillas, firmado en 1494, fue un tratado entre Castilla (España) y Portugal, que dividió las tierras descubiertas en el Nuevo Mundo. La línea de demarcación era de 370 leguas (aproximadamente 1277 millas o 2055 km) al oeste de las islas de Cabo Verde, gobernadas en ese momento por Portugal, y las islas de Cuba y La Española, que Cristóbal Colón encontró en su viaje original al Nuevo Mundo. 

De conformidad con este tratado, las islas al este del meridiano 370 leguas pertenecían a Portugal, y las islas al oeste pertenecían a España.

Esta teoría obtiene cierto apoyo cuando se considera el toro papal Æterni regis y la expedición propuesta por el rey Juan II para explorar las tierras al sur de las Islas Canarias. En primer lugar, el rey Juan argumentó que en 1479 Portugal había firmado el Tratado de Alcaçovas. Este tratado fue confirmado por el toro papal Æterni regis. El Æterni regis le dio a Portugal las tierras al sur de las Islas Canarias.

Retrato de Don Francisco de Almeida, Virrey de la India portuguesa. 
Detalle de una pintura imaginativa que muestra a Pedro Álvares Cabral, el primer explorador portugués conocido para llegar a Brasil.

En segundo lugar, el rey Juan dejó claro que Portugal estaba enviando una armada dirigida por Francisco de Almeida para explorar las tierras al sur de las Islas Canarias. Esto fue interesante porque Brasil está al sur de las Islas Canarias. Francisco de Almeida nunca navegó al Nuevo Mundo. Este explorador es mejor conocido por sus acciones en África y su nombramiento como virrey de la India. El primer explorador portugués conocido en llegar a Brasil fue Pedro Álvares Cabral.

Representación idealizada del desembarco de Cabral en la Isla de la Cruz Verdadera (actual Brasil)

Los portugueses pueden haber sabido de la existencia de Brasil por Vasco da Gama. Da Gama descubrió el comercio de las Indias Occidentales y el Océano Índico a través de contactos con los africanos occidentales y Ahmad ibn Majid. Majid escribió numerosos libros en árabe sobre navegación, y también hizo mejoras en la brújula. Da Gama afirmó que Majid escribió un manual de navegación en el Océano Índico, el Mar Rojo, el Golfo Pérsico, el Mar de China Meridional y las aguas que rodean las islas de las Indias Occidentales.

Ahmad ibn Majid. ( Guia em Dubai )

Vasco da Gama estaba estacionado en Tánger en 1478. Tánger se encuentra en la costa oeste de África. La Sofala arjûza fue escrita en 1470, 8 años antes de que Da Gama llegara a Tánger. Sabemos que Majid navegó a muchos lugares en su vida, y Da Gama podría haber conocido al gran navegante en Tánger. Resulta obvio pensar que los portugueses probablemente sabían más sobre el Nuevo Mundo de lo que decían. 

Vasco Da Gama (óleo de Antonio Manuel da Fonseca)

Su deseo de dibujar la Línea Tordesillas que dio a Portugal Brasil es bastante interesante porque Brasil fue un fuerte centro de colonización africana desde la expedición de Abubakari. Además, varias fuentes dejan claro que había un comercio frecuente entre África occidental y las Américas cuando Colón llegó a América. Debido a su relación con Majid, Da Gama ya habría sabido cuán valioso era Brasil para cualquier poder futuro en las Américas. Da Gama probablemente pasó esta información al rey portugués, quien presionó para la Línea de Tordesillas.

Representación gráfica de la expedición de Mansa Abubakari II internándose en el océano Atlántico. (muslimnewsmagazine.tv)

EL PLANISFERIO CANTINO
El historiador JH. Parry cree que los portugueses ya sabían de Brasil cuando firmaron el Tratado de Tordesillas en 1494 (”La Era del Reconocimiento: Descubrimiento, Exploración y Asentamiento, 1450–1650"). El autor señala en su obra que cuando Cabral desembarcó en la costa brasileña 12 grados más al sur que donde los portugueses pensaban que el cabo São Roque podría estar ubicado:

la probabilidad de hacer un aterrizaje de este tipo como resultado de un clima extraño o un error de navegación era remota; y es muy probable que Cabral haya recibido instrucciones para investigar una costa cuya existencia no solo se sospechaba, sino que ya se conocía”.

El Planisferio Cantino, que data de 1502, sugiere que los portugueses conocían Brasil antes de que España descubriera América. Alberto Cantino fue enviado a Lisboa por el duque de Ferrara, Ercole d'Este, para encontrar información sobre las exploraciones portuguesas. Cantino le pagó a un fabricante de mapas portugués para dibujar el planisferio en vitela y lo pegó en un paño de 4 por 8 pies (1.22 x 2.44 metros).

El Planisferio Cantino es muy interesante porque, además de Brasil, la tierra al noroeste de Cuba es probablemente Florida. La ilustración de Florida es sorprendente porque la Florida no fue descubierta oficialmente hasta 1513 por Ponce de León. El conocimiento de Florida por parte de los portugueses indica que probablemente también conocieron Brasil antes del Tratado de Tordesillas.

Planisferio Cantino. En él se pueden apreciar los perfiles de las costas del actual Brasil y de La Florida al norte.



Fuentes: 
- http://www.tordesillas.net
- Arnaiz-Villena, A, Moscoso, J., Serrano-Vela, I. (2006). The uniqueness of Amerindians according to HLA genes and the peopling of the Americas. http://www.inmunologia.org/Upload/Articles/6/7/678.pdf
- Alcina-Franch J. Los orígenes de America. Madrid: Editorial Alhambra, 1985.
- R.A.G. Bazan, Latin America the Arabs and Islam, Muslim World, (1967) pp.284-292;
- Orozco y Berra, M (1880). Historia Antigua y de la conquista de Mexico. https://archive.org/details/historiaantigua06berrgoog
- Moore, S. (1929). The Bone Change in Sickle Cell Anemia with A Note on Similar Changes Observed in Skulls of Ancient Mayan Indians, Jour of Missouri Medical Association, 26:561
- Parry, J. H. (1973). The Age of Reconnaissance: Discovery, Exploration, and Settlement, 1450–1650. London: Cardina
- A de Quatrefages, (1889). Introduction a L’Etudes des Races Humaines.
- Clyde Winters, (2013). African Empires in Ancient America. Createspace, Amazon.com.

Publicar un comentario

0 Comentarios