Subscribe Us

MITOLOGÍA. Dioses del Olimpo - Hefesto

Apolo en la forja de Vulcano. Diego Velázquez. 1630. La escena representa el momento en que Apolo acude a la fragua de Vulcano (la versión romana de Hefesto) para comunicarle que su esposa Venus (la versión romana de Afrodita) tiene una aventura con Marte (la versión romana de Ares). 
Hefesto, el dios del fuego y la forja, era considerado patrono de los artesanos, herreros y escultores. Por esta razón se le rendía culto especialmente en los lugares de producción manufacturera de toda Grecia, de forma más intensa en Atenas. Descrito habitualmente con cojera y mal aspecto, contrasta la pareja que forma con  su esposa Afrodita, diosa de la belleza y el amor. 


Existen dos versiones diferentes del nacimiento de Hefesto. En la primera de ellas, la más extendida y defendida por los versos homéricos de la Ilíada, Hefesto es hijo de Zeus y Hera. En otra versión, Hera tiene celos de Zeus por haber sido capaz de dar a luz solo a Atenea, y tiene a Hefesto también sola. Al ver la fealdad de Hefesto, Hera lo expulsa del Olimpo lanzándolo a una caída de nueve días y nueve noches hasta el mar. Allí es recogido por las ninfas marinas Tetis (que posteriormente sería madre de Aquiles) y Eurínome que le crían en la isla de Lemnos.


El dios Hefesto entrega a Tetis una armadura nueva para su hijo Aquiles. En un vaso ático de figuras rojas del siglo V a.C.

Hefesto y el adulterio de Afrodita
El matrimonio entre Afrodita y Hefesto surge de un conflicto del dios Herrero con el resto de dioses. Durante varios años fabricó tronos de oro para los dioses Olímpicos hasta que decidió construir un trono mágico que atrapó a Hera, enfadado por haber sido expulsado del Olimpo. Se negó a liberarla hasta que Dioniso le emborrachó y le llevó ante el resto de dioses. Allí negoció con ellos la liberación de Hera, siendo una de las exigencias que realizó contraer matrimonio con la diosa de la belleza Afrodita.


Matrimonio de Afrodita y Hefesto. Johann Georg Platzer. 

Hefesto era muy feliz por tener a Afrodita, pero no sabía que en secreto tenía una relación con Ares. Fue avisado por Apolo y dolido por la traición de su esposa decidió atrapar a los amantes. Para ello tejió una red de oro que tenía la característica de ser imposible de romper o deshacer. Sorprendió a los dos en la cama y les lanzó la red mágica, impidiendo que escaparan.


Hefesto en la pintura ‘Vulcan forging the Thunderbolts of Jupiter’ (1636-1638) de Peter Paul Rubens

Avisó al resto de dioses y todos se burlaron de la pareja, si bien Hermes, el dios mensajero, comentó que no le hubiese importando sentir la misma vergüenza que Ares. Hefesto les hizo prometer que no continuarían con su relación para liberarlos, pero en seguida incumplieron su promesa. Algunos autores clásicos sitúan en esta triste situación de desamor que vivió la razón del intento de violación a Atenea que perpetró Hefesto posteriormente.


Templo de Hefesto, Atenas.

El mito de Prometeo
Hefesto tuvo una participación importante en el conocido mito de Prometeo. Este titán, considerado el gran benefactor y protector de la humanidad, robó de la fragua de Hefesto el fuego y los conocimientos de tratamiento del metal. Los entregó a la humanidad para darles protección. Zeus enfureció puesto que había prohibido que los seres humanos utilizaran el fuego y mandó a Hefesto crear una mujer de arcilla. La llamó Pandora y la entregó a Prometeo junto con el ánfora que albergaba plagas, enfermedades y otras desgracias.

Prometeo sospechó y no aceptó a Pandora, enviándola a Epimeteo. Ya que no consiguió castigar a Prometeo y la humanidad con su astuta estratagema, Zeus ordenó que Prometeo fuese capturado y encadenado al monte Cáucaso con las cadenas forjadas por Hefesto. Fue condenado a una tortura eterna sin igual, un águila volaba cada noche hasta él para comerse su hígado, que se regeneraba durante el día.


Hefesto en la forja. Guillaume Coustou (hijo). Louvre.

Hefesto y su forja
La fragua de Hefesto moldeó muchos de las herramientas y armas mágicas de dioses y héroes griegos. Las sandalias aladas de Hermes, el cinturón de Afrodita, el arco y las flechas de Eros, el casco de invisibilidad de Hades, la égida de Zeus y sus rayos, la armadura de Aquiles o las castañuelas de bronce de Heracles son solo algunos de los asombrosos artefactos que Hefesto construyó con sus ayudantes.

Hefesto no trabajaba solo. Los tres cíclopes originales, Brontes, Estéropes y Arges, colaboraban con él en su fragua. También sus hijos los cábiros Alcón y Euridemonte, y Cedalión, que en algunas versiones fue siervo de Hefesto y en otras el maestro que le enseño a tratar los metales al llegar a la forja de Lemnos.


Detalle de Hefesto en su forja en la pintura ‘ Parnassus’ (1496-1497), de Andrea Mantegna. 

Fuentes: 
- www.mitologia.info ; www.portalmitologia.com ; 
- Atsma, A. J., 2017. Hephaistos. http://www.theoi.com/Olympios/Hephaistos.html
Greek Gods & Goddesses, 2018. Hephaestus. https://greekgodsandgoddesses.net/gods/hephaestus/
Prof. Geller, 2018. Hephaestus. https://mythology.net/greek/greek-gods/hephaestus/
The Editors of Encyclopaedia Britannica, 2018. Hephaestus.  https://www.britannica.com/topic/Hephaestus
www.greekmythology.com, 2018. Hephaestus.  https://www.greekmythology.com/Olympians/Hephaestus/hephaestus.html

Publicar un comentario

0 Comentarios