Subscribe Us

ENIGMAS. Malaquías: la Profecía de los Papas

Tríptico “El Juicio Final” (1467-1471) de Hans Memling. 
Durante miles de años, personas de todo el mundo antiguo afirmaron poseer poderes para profetizar el futuro. En 1143, surge La profecía de los Papas, que enumera los atributos futuros de los 112 pontífices que sucedieron a San Pedro. Esta profecía de 900 años predice que Benedicto XVI sería el Papa número 111, por lo tanto, si es correcto, el actual Cónclave papal traerá el fin del mundo.


En 1595, un monje benedictino llamado Arnold de Wyon publicó Lignum Vitae, en el que afirmaba haber descubierto “La profecía de los Papas", escrita originalmente por San Malaquías, el arzobispo de Armagh en 1143. En 1871, Abbé Cucherat en su libro “Las profecías de la sucesión de los Papas”, nos dice que en 1139 Malaquías fue "convocado a Roma por el Papa Inocencio II, para recibir dos palios de lana para las sedes metropolitanas de Armagh y Cashel"

Mientras se encontraba en Roma, se dice que Malaquías experimentó una "visión de futuros papas", que dejó registrada en forma de una secuencia de frases crípticas que describen sus rasgos de personalidad. San Malaquías supuestamente entregó su manuscrito a Inocencio II y el documento permaneció desconocido en los Archivos romanos hasta su descubrimiento en 1590.

San Malaquías en una vidriera de la Catedral de la Inmaculada Concepción en la ciudad de Sligo, Condado de Sligo, Irlanda. (Andreas F. Borchert/ CC BY SA 3.0 )

Cuando se descubrió el texto en 1595, causó gran intriga y tuvo un aire de legitimidad porque muchas descripciones de Malaquías coincidían con la cronología histórica de los Papas anteriores. Para muchos, la renuncia de Benedicto XVI en 2013 indicó el comienzo del fin de los días, tal como se profetizó.

Sin embargo, no existe evidencia tangible para asociar a Malaquías con la profecía, y el "documento original" que De Wyon afirmó haber "encontrado" en los Archivos Secretos del Vaticano nunca ha sido visto por nadie más. Poco tiempo después de su descubrimiento, muchos eruditos católicos lo consideraron como una falsificación contemporánea, sin embargo muchos otros han continuado creyendo en la autenticidad del documento.


Los escépticos argumentan que históricamente, cuando las personas decían tener visiones proféticas las contaban a mucha gente de su entorno, pero que Malaquías aparentemente no mencionó su visión a nadie, ni tan siquiera a su biógrafo, San Bernardo de Clairvaux, quien documentó varios de los otros supuestos milagros de Malaquías. Y, dependiendo de cómo se interprete la profecía, ¡Benedicto XVI no sería el Papa número 111! Diez antipapas están citados entre los "112 Papas", por lo que se argumenta que Benedicto XVI, descontando los antipapas, sería en realidad el Papa número 101.

Portada y página final de las profecías publicadas en “Lignum Vitae” (1595).

La Profecía Papal a examen
El primer papa que aparece en la lista, después de San Pedro, fue Ex caſtro Tiberis, quien se dice que vivió en un “castillo en el Tiber”. Respecto del último Papa, de Wyon afirmó que Malaquías escribió una declaración apocalíptica que se traduce del latín como sigue:

En la persecución extrema de la Santa Iglesia Romana, se sentará [sic] Pedro el romano, que alimentará a las ovejas en muchas tribulaciones; cuando terminen, la ciudad de las siete colinas será destruida, y el terrible juez juzgará a su pueblo. Será el fin."

Papa Francisco. (Jeffrey Bruno/ CC BY SA 2.0 )

¿La profecía es una falsificación?
Entre los historiadores que sostuvieron que las profecías eran una falsificación de finales del siglo XVI, está el monje y erudito español Benito Jerónimo Feijóo y Montenegro, que escribió el Teatro Crítico Universal entre 1724–1739. En una entrada titulada 'Profecías profestas (pretendidas)' observó un "alto nivel de precisión en las descripciones cronológicas de los papas hasta la fecha en que fueron publicadas", pero que luego existe un "alto nivel de inexactitud después de la fecha de publicación". Fray Benito Jerónimo Feijóo y Montenegro fue un monje y erudito español que lideró la Era de la Ilustración en España y desacreditó mitos y supersticiones. Esta observación lo convenció de que la profecía fue "creada justo antes de su publicación".

Habiendo establecido que la profecía era probablemente un engaño, ¿por qué se crearon entonces? El sacerdote francés del siglo XVII Louis Moréri presentó una teoría en su enciclopedia Le Grand Dictionnaire Historique que sugería que "los partidarios del cardenal Girolamo Simoncelli las creó con la intención de apoyar su intento de convertirse en papa en la década de 1590". Las profecías predecían que el papa que seguiría a Urbano VII sería "Ex antiquitate Urbis" ("de la ciudad vieja"), y Simoncelli era de Orvieto, que en latín es Urbevetanum "ciudad vieja" (Miller, 1981).

Escribiendo extensamente acerca de que la profecía es una falsificación, M. J. O'Brien, un sacerdote católico que escribió una monografía de 1880 sobre las profecías, dijo: “Estas profecías no han servido de nada. Son absolutamente un sin sentido. Es imposible atribuir tales tonterías absurdas ... a cualquier fuente sagrada. Los que han escrito en defensa de la profecía apenas han presentado un argumento en su favor. Sus intentos por explicar las profecías después de 1590 son, digo con todo respeto, las más triviales y tristes ”(O’Brien, 1880).

Retrato de Benito Jerónimo Feijóo y Montenegro.

¿Qué dice la profecía acerca del hoy y del mañana?
Si la lista de descripciones coincidiese directamente con una lista de papas históricos desde su publicación, el papado de Benedicto XVI (2005–13) se correspondería con la segunda anotación, descrita como “Gloria olivae” (la gloria de la oliva). Y la profecía final predice el Apocalipsis:En la persecución final de la Santa Iglesia Romana, se sentará Pedro el Romano [como obispo], quien pastoreará a sus ovejas en muchas tribulaciones, y cuando estas cosas se terminen, la ciudad de las siete colinas [ie Roma] será destruida, y el terrible juez juzgará a su pueblo. Y será el fin."

El papa Francisco no nació con el nombre de Pedro sino que se llama Jorge Mario Bergoglio, y no muestra signos de prepararse para el fin del mundo. Esperemos que tarde en llegar!

El Archivo Secreto del Vaticano es el depósito central en la Ciudad del Vaticano para todos los actos promulgados por la Santa Sede (Vatican Television Center/ CC BY 3.0 )

Fuentes:
- Catholic Encyclopedia 1913,
- Feijóo y Montenegro 1724-1739, p. 129.
- Arnold Miller, “Louis Moréri’s Grand Dictionnaire historique,” In Notable Encyclopedias of the Seventeenth and Eighteenth Centuries: Nine Predecessors of the Encyclopédie, ed. Frank A. Kafker (Oxford: Voltaire Foundation, 1981), 13-52.

- O'Brien 1880, p. 110.

Publicar un comentario

0 Comentarios