Subscribe Us

SALUD. OMEPRAZOL, un fármaco sobreutilizado


Uno de los fármacos más consumidos en nuestro país en los últimos años, sumado al hecho de que España es el país europeo donde más se consume, alertan de un probable uso indebido del Omeprazol, tanto por consumo propio sin control médico como por prescripción innecesaria.


Muy frecuentemente, cuando escuchamos el término omeprazol, la asociación que realizamos en sencilla: esa pastilla inocua que nos tomamos para proteger el estómago cuando el médico nos manda algún otro tratamiento o simplemente cuando tenemos cualquier tipo de molestia estomacal. Pero, ¿es realmente el omeprazol simplemente esa barrera infranqueable que protege a nuestro tubo digestivo? ¿Lo usamos correctamente? Y ¿es tan inocuo como creemos?

Qué es el omeprazol
Este fármaco se incluye dentro de un grupo de medicamentos llamados inhibidores de la bomba de protones, cuya función principal es reducir la cantidad de ácidos que nuestro cuerpo produce. El omeprazol actúa de forma directa sobre un tipo de células del estómago, impidiendo que estas produzcan ácido y lo viertan al estómago. El efecto se logra con la toma diaria de una sola dosis del medicamento. Se utiliza en enfermedades como la úlcera gástrica y duodenal, como parte del tratamiento contra el Helicobacter pylori así como para el tratamiento del reflujo gastroesofágico sintomático, junto con otros síndromes menos frecuentes.

A pesar de ser productos bastante seguros, en los últimos años se le están asociando diferentes efectos adversos y reacciones perjudiciales para la salud, debidas en su mayoría a una mala utilización. 

La reducción a largo plazo del ácido estomacal puede aumentar el número y el tipo de bacterias que colonizan nuestro tubo digestivo, pudiendo éstas incluso atacar a la flora bacteriana normal del cuerpo y generar el empeoramiento de nuestros síntomas. Además, en los últimos años varios estudios han evidenciado que la toma permanente de este fármaco puede desarrollar problemas con la absorción de vitaminas y minerales fundamentales, como son la vitamina B12 o el magnesio.

Según los datos de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD), entre el 54% y el 69% de las prescripciones de inhibidores de la bomba de protones (como el omeprazol) son inadecuadas.


Los usos inadecuados y sus  efectos adversos
Hasta el año 2016, el omeprazol era un fármaco sujeto a prescripción médica. Sin embargo, a día de hoy se considera un producto de venta libre en farmacias, lo que ha disparado su venta y, a la vez, su uso descontrolado. Si en 2016 ya existía una exceso de prescripción de este medicamento, como señalan los datos mencionados, en la actualidad su uso libre ha hecho saltar las alarmas. Hoy en día multitud de personas reconocen consumirlo de forma aislada antes de una comida abundante, ante cualquier inicio de molestia intestinal o incluso para prevenir la resaca.

Todas estas situaciones son ejemplos de un uso inadecuado de este medicamento, puesto que el omeprazol requiere de varios días seguidos de consumo para conseguir realizar su efecto. Por tanto, lejos de prevenir, el consumo esporádico puede agravar los síntomas preexistentes. 

Así, algunos de los efectos adversos más frecuentes son erupciones en la piel, debilidad muscular, dolores de cabeza o mareos y paradójicamente, problemas gastrointestinales como diarreas, vómitos, dolor abdominal o gases, además de los ya mencionados déficits de vitaminas y minerales como la vitamina B12 o el magnesio.

Efectos secundarios de los antiácidos y bloqueadores del reflujo ácido

Algunos consejos en la toma de omeprazol
Por todo ello, será fundamental tener claro cómo, cuándo y en qué dosis utilizar el omeprazol. Algunos detalles a tener en cuenta a modo de síntesis son:
1. A pesar de ser un fármaco de venta libre, no se recomienda en ningún caso tomar omeprazol sin la supervisión del médico de familia. 
2. Si ya está diagnosticado de alguna de las patologías arriba descritas, consulte a su médico sobre la dosis y la temporalidad en el uso de este producto, así como los posibles tiempos de descanso.
3. Si tiene molestias estomacales inespecíficas de forma frecuente, consulte a su médico antes de comenzar a tomar productos de venta libre en farmacias. Puede que padezca alguna de estas patologías y requiera de tratamiento específico.
4. Si toma otros medicamentos de forma crónica, consulte a su médico sobre la necesidad de incluir o no el omeprazol como protector estomacal.
5. No consuma omeprazol de forma aislada o como prevención.


Fuentes:
- Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD)
- Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU. (NIH)

- Saludemia.com

Publicar un comentario

0 Comentarios