Subscribe Us

NATURALEZA. Salinas y arenales de San Pedro del Pinatar


Situado en la Región de Murcia, a unos 40 minutos de la ciudad de Murcia, las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar son un Espacio Natural Protegido de la Región desde 1985. Se trata de un humedal con arenales en el norte del mar Menor, que alberga un puerto y salinas.


Tras su consideración como reserva natural en 1985 se convierten en Parque Regional en el año 1992. Desde 1994 se incluye en la lista de Humedales de Importancia Internacional y a partir de 1998 se considera Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) lo que hace que forme parte de la Red Natura 2000 de la Unión Europea. Como parte del mar Menor se considera Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM).


Historia
Al menos desde época romana las Salinas de San Pedro del Pinatar han sido explotadas, aunque se cree que podrían haber sido utilizadas desde mucho antes. En el año 1266 el rey de Castilla Alfonso X las incluye en su reino, pasando a ser explotadas después por la Orden Franciscana. San Pedro del Pinatar las compra en el año 1470 y cede su explotación bajo arrendamiento, durante mucho tiempo a la familia Hurtado. El rey Felipe II las reincorpora a la Corona en el año 1564 dentro de un programa de centralización de recursos.

Hasta 1879 la sal no dejaría de ser monopolio del Estado y es en este momento cuando el empresario Manuel García Coterillo las compra, pasando a ser conocidas como las salinas de Coterillo. 25 años más tarde se conforma la Mancomunidad de las Salinas Marítimas de San Pedro del Pinatar que se las compra a la familia Coterillo y amplía las instalaciones.

En 1920 la empresa de origen balear Salinera Española S.A. adquiere las salinas y gestiona su explotación salvo un breve periodo de la Guerra Civil en que pasa a ser autogestionada por los trabajadores. Se han seguido ampliando las instalaciones y mejorando el rendimiento de la producción, situándose actualmente en unas 75.000 toneladas anuales de sal.

Las Salinas

Rutas
Existen hasta tres rutas para recorrer el parque, que se pueden realizar tanto a pie como en bicicleta. 

- Sendero de “El Coterillo”: rodea la Charca de El Coterillo que se creó para conservar el fartet, un pez endémico del litoral español en peligro de extinción. Con una distancia de 3,8 kilómetros, esta ruta permite contemplar la gran variedad de aves del parque desde un observatorio situado al inicio de la ruta, además de pasar por Playa de la Torre Derribada en la que observar las dunas típicas de la zona.

- Sendero de “Las Encañizadas”: es el recorrido más largo que se puede realizar en el Parque Regional (11,9 kilómetros). Pasa por los distintos paisajes del parque: charcas, carrizales, saladar, pinar, dunas, playas o encañizadas.

- Senda de “Los Tarays”: es la más corta de las tres, tan sólo 20 minutos. Conecta el punto más septentrional (conocido como “El Mojón”) con el Centro de Visitantes “Las Salinas”. Se pueden observar flamencos siguiendo el curso del agua menos salada del parque.

Una colonia de flamencos

Flora y fauna
Las especiales condiciones ambientales de la zona facilitan que haya una gran biodiversidad en el Parque Regional de Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar. En cuanto a la flora destacan los tarays o tamarix gallica, salicornias o juncos en las zonas de saladares, pinos carrasco y sabina en las dunas, espino negro en las dunas algo más distanciadas del mar, y lirio, orugas de mar o cuernecillos en las zonas más próximas a las playas.

La principal riqueza animal del parque es de tipo ornitológico. Las especies que se mantienen de manera perenne en este hábitat son flamencos, avocetas y cigüeñelas; mientras que hay otras que llegan en invierno como el cormorán grande o los correlimos. En primavera buscan un sitio para construir sus nidos golondrinas de mar como el charrán.

Más allá de las aves también podemos encontrar reptiles como lagartija colirroja, insectos como el escarabajo Pimelia sp, peces como el fartet (muy valorado y utilizado gastronómicamente en la zona), crustáceos como el Artemia sp o algunas variedades de murciélagos.

Vista panorámica del parque.

Baños de lodo
En la zona norte de la laguna se han ido depositando durante años lodos que tienen aplicaciones terapéuticas. Conocidos como barros del mar Menor, es habitual ver a foráneos y autóctonos dándose baños de lodo para aliviar dolores crónicos o enfermedades cutáneas como la psoriasis. El proceso recomendado consiste en aplicarse el lodo, dejarlo secar al sol y bañarse después en la misma charca salada en que se recogió.  La zona tradicional y más conocida son las salinas de La Puntica, en Lo Pagán, en el extremo norte de la laguna, cuyo fondo de lodos es un tesoro de sedimentos medicinales.

Fuentes: www.murciaturistica.es ;  www.murcianatural.carm.es

Publicar un comentario

0 Comentarios