Subscribe Us

HISTORIA. La Cultura MAYA y su Imperio

Templo de Kukulkán en Chichén Itzá (México). El conjunto arqueológico de Chichén Itzá fue reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988. Tiene una fuerte influencia de la civilización tolteca que limitaba con la zona de asentamiento maya en el norte de la península de Yucatán.
Se conoce con el nombre de Cultura Maya a la civilización mesoamericana que ocupó durante aproximadamente 18 siglos la península del Yucatán. No tuvo una cohesión política similar a la de otras civilizaciones precolombinas, sino que fue más bien un conjunto de ciudades independientes que pugnaban entre sí por la influencia en la región y el control de las vías comerciales. 


El comercio era el elemento fundamental que ordenaba la actividad económica de los mayas, destacando el intercambio de cultivos como el cacao o el achiote y de otros productos como oro, turquesa, sal, jade u obsidiana. La relevancia de la actividad comercial influyó también en la construcción de calzadas (o sacbej) para facilitar el transporte de mercancías, tanto internas como entre poblaciones.


Zona de influencia maya en la Península del Yucatán. En mayúsculas, actuales estados mexicanos y otros países de la zona. En minúsculas, principales ciudades mayas.
Escena que recrea la recolección del maíz, alimento básico en la dieta de los pueblos mesoamericanos.


ORGANIZACIÓN POLÍTICA

Las ciudades-estado mayas dominaban un determinado área de influencia o provincia (Kuchkabal) que era gobernadas por los Halach Uinik. Los Halach Uinik pertenecían normalmente a la clase social gobernante (llamada Ahau). La sucesión ocurría habitualmente dentro de la misma familia, pasando el cargo de padre a hijo primogénito.

Si bien tenían el poder absoluto civil, militar y religioso, cada gobernante se servía de funcionarios intermedios designados directamente por él que le ayudaban a gestionar los diversos asuntos.

- Nacom: era el principal jefe militar.
- Ah Holpo: representantes religiosos del Halach Uinik
- Ahuacán: sumo sacerdote. 
- Tupiles: guardias que ejercían también de policía.

- Batab: jefes locales. En ocasiones no existía un jefe supremo y los asuntos de la provincia se decidían mediante la reunión de un consejo de bataob (plural de batab).


División en comarcas (llamadas Kuchkabal) de la zona maya en el siglo XVI.


CRONOLOGÍA

Período Preclásico (2000 a.C.-250 d.C.): Primeros asentamientos en torno al 1.800 a.C. con cultivos como maíz, frijol, chile o calabaza y producción de cerámica. Estos poblados comienzan a crecer y se convierten en ciudades a partir del 1.000 a.C.  Sobre el 300 a.C. ya se utiliza una escritura desarrollada y ciudades como El Mirador, Tikal o Nakbé alcanzan su esplendor. A finales de este período hay una pequeña etapa de retroceso en la que se abandonan ciudades, sin conocerse el motivo.

Período Clásico (250-950 d.C.): En este período se producen la mayoría de grandes construcciones. Ciudades de hasta 120.000 habitantes. La ciudad de Teotihuacán alcanza su mayor influencia en la región, imponiendo un nuevo rey en la ciudad de Tikal en el año 378 d.C. que desde este momento dominaría la zona. Se produce el llamado “Colapso maya” que genera el abandono de ciudades y el desplazamiento de los centros de poder hacia el norte, aumentando la importancia de ciudades como Chichén Itzá.

Período Posclásico (950-1511 d.C.): Se consolida la caída de las ciudades del centro de la región y cae también Chichén Itzá a finales del siglo XI, dándose un período sin ciudades dominantes hasta la aparición de Mayapán en el siglo XII. La zona de Guatemala también sufre abandono de ciudades, con movimientos migratorios hacia el norte.

Conquista española (1511-1697 d.C.): Los contactos en el inicio del siglo XVI. La última ciudad maya libre (Nojpetén) cae en el año 1697 a manos de Martín de Urzúa.


K’ inich Janaab’ Pakal (llamado “el Grande”) fue un importante gobernador territorial del señorío maya de B’aakal, en el norte del actual estado de Chiapas. Es conocido por el hallazgo de su tumba en muy buen estado. En la imagen superior, una representación pictórica de Pakal. En la inferior, escultura encontrada bajo su sarcófago que lo representa con 30 años.


URBANISMO Y ARQUITECTURA

Los núcleos urbanos de los mayas no estaban planificados, lo que provoca una expansión irregular y poco organizada. En líneas generales en el centro de las villas se mantenían la mayoría de estructuras administrativas y religiosas-ceremoniales, incluyendo en ocasiones recintos sagrados. También se construían edificios religiosos en la periferia, que usaban la nobleza no perteneciente a la familia real.

Los materiales utilizados incluían piedras calizas, tobas volcánicas o areniscas, según la disponibilidad de la zona. Madera para las vigas y cementos a base de cal, junto con el adobe utilizado en recubrimientos constituyen el resto de elementos básicos usados en las construcciones mayas.

Palacios
Se situaban en el centro de las ciudades maya, cercanas a la plaza principal.  Servían fundamentalmente como residencia para las élites, aunque también cumplían funciones de tipo administrativo. Solían tener una estructura más horizontal que otros monumentos de los mayas. Tenían habitaciones que funcionaban como salas del trono y se utilizaban para ceremonias importantes como las coronaciones.


Palacio real (llamado Iglesia por los españoles) en Chichén Itzá

Observatorios
Para los mayas era muy importante la observación de los fenómenos solares y del cielo en general. Los más frecuentes son los llamados Grupos E, que constan de cuatro estructuras, una principal y tres pequeñas que se sitúan delante, que servían para marcar los solsticios y los equinoccios.

Pirámides y templos
Los templos mayas se construían principalmente sobre grandes plataformas de tipo piramidal. Tenían varias habitaciones en su interior, cada una dedicada a algún dios concreto de importancia para la villa,, si bien en general siempre había uno dedicado al dios patrono de la ciudad.


Templo de los guerreros (Chichen Itza)

Pirámides triádicas
Este tipo de pirámides son muy típicas en la cultura maya. Consisten en una estructura piramidal más grande, acompañada en los laterales por otras dos construcciones de menor tamaño orientadas hacia la fachada de la principal, formando una especie de plaza. Toda esta construcción coronaba una gran plataforma que hacía de base para esta composición. Existían escaleras que alcanzaban la plaza central. Parece que está construcción triple esta relacionada con la constelación de Orión y las creencias religiosas mayas.


Se han encontrado numerosas edificaciones de este tipo, hasta en 88 sitios arqueológicos. La mayor pirámide triádica, y también la mayor pirámide hallada en Mesoamérica, se encuentra en el yacimiento de El Mirador (Petén, Guatemala). Se la conoce como la Gran Pirámide de La Danta, Gran Pirámide de Guatemala o Gran Pirámide de Petén. Tiene un diámetro de 330 metros y una altura de 76 metros. Se ha calculado un volumen total de la estructura de unos 2.800.000 metros cúbicos, una cifra que superaría por 200.000 metros cúbicos a la Gran Pirámide de Keops de Guiza, Egipto. Sólo en El Mirador se han encontrado otras 14 construcciones de este tipo. 


Pirámide de kukalkan (Chichen Itza)


LOS MAYAS Y LA GUERRA

La guerra estaba muy presente en el mundo maya. Entre las motivaciones de las campañas militares se encontraba el control de las rutas comerciales, la imposición y el cobro de tributos a pueblos vecinos o la búsqueda de prisioneros de guerra. En general no trataban de provocar la destrucción total del enemigo ni una conquista al uso, se trataba más bien de proyectos rápidos de saqueo.

Los ejércitos mayas estaban muy poco profesionalizados en comparación con otras culturas precolombinas. En general los mayas se dedicaban a la agricultura y el comercio, trabajos que compaginaban con las labores militares cuando se encontraban en guerra. Sin embargo, si eran bastante disciplinados y hacían regularmente ejercicios de adiestramiento, ya que todos los hombres adultos y sanos podían ser requeridos para el servicio militar. Aunque no tenían ejércitos de carácter permanente, en ocasiones contrataban a mercenarios que acompañaban a un líder militar.

Los guerreros se pertrechaban con escudos de madera y corazas de algodón acolchado, y usaban como arma los atlatl (lanzadardos), arcos, cerbatanas y mandobles de madera reforzados con cuchillas de obsidiana. Habitualmente los enfrentamientos militares se realizaban fuera del tiempo de la cosecha y cuando las condiciones meteorológicas lo permitían

Guerreros mayas. La complejidad de los tocados de plumas y resto de adornos solía estar relacionada con el rango y la clase social del guerrero.

La gestión de los prisioneros
Los prisioneros de guerra tuvieron una gran importancia en la cultura militar maya. Aunque la captura de presos estuvo relacionada con los sacrificios a los dioses, esta relación no fue tan exclusiva como en el caso azteca.

Además de guerreros y líderes rivales, también requisaban las figuras religiosas que representaban a los patronos del contrincante y que se llevaban a la batalla para buscar el favor de sus dioses. Estas imágenes se llevaban a la ciudad propia y se exhibían por sus calles y plazas, con la intención de ganarse el afecto de estos dioses patronos del rival y tener así mayor protección divina.


Otro de los objetivos habituales de los guerreros mayas eran los escribas, que cuando eran capturados sufrían fracturas de dedos, brazos y manos (con el propósito de inutilizarlos) y en ocasiones incluso la muerte. Hay algunas excepciones en que los escribas enemigos pasaban a filas del vencedor tras su derrota.


Traje imitación maya usado actualmente en ceremonias matrimoniales


CULTURA MAYA

Escritura
Uno de los elementos culturales más desarrollados de los mayas era su sistema de escritura. Aunque la iglesia católica promovió la destrucción de la mayoría de sus textos, se conservan tres libros en buen estado: el Códice de Madrid, el Códice de París y el Códice de Dresde. Su sistema se componía de glifos, representaciones pictóricas que en algunas ocasiones aluden a sílabas o fonemas y en otras a palabras completas.

La mayor parte de la población era analfabeta, la formación como escriba sólo se le otorgaba a ciudadanos provenientes de las élites. Los escribas eran llamados ajtz’iib y estaban muy valorados. Probablemente existieron escuelas en las que se enseñaba a leer y escribir. En ocasiones se han encontrado restos arqueológicos de textos mayas que están firmados por los autores que los elaboraron, aunque no parece que fuera lo habitual.


Un escriba registrando información en base a su propio sistema numérico

Numeración
Los mayas usaban un sistema de numeración vigesimal. Estaba compuesto por puntos y rayas, simbolizando los puntos una unidad y las rayas cinco unidades. También asignaron un símbolo para el cero, actualmente se investiga si puede ser la primera aparición del cero. En la imagen de la izquierda podemos observar ejemplos de numeración maya.


Código de Dresde.  (láminas 8 y 9 de este códice).

Calendario
Los mayas desarrollaron un sistema de calendario con un alto nivel de sofisticación, hasta tal punto que lograron registrar los ciclos lunares y solares, eclipses y movimientos de planetas. Su unidad básica era el día o k’in, que se agrupaban en grupos de 20 en una unidad similar a los meses julianos denominada winal. A su vez, dieciocho de estos winal formaban un año o k’atun, de 360 días. En línea ascendente las siguientes unidades de medida mantienen la base vigesimal.




EL JUEGO DE LA PELOTA

El juego de pelota mesoamericano fue un deporte con implicaciones rituales, que se jugó al menos desde el 1.400 a.C. Las reglas no se conocen fielmente, pero se cree que consistía en mantener la pelota de caucho en juego mientras se intentaba introducir en unos aros situados a gran altura. Se podía golpear la pelota con la cadera, los codos y las rodillas.

Se cree que pudo ser usado como método de resolución de conflictos evitando el enfrentamiento armado. En las representaciones artísticas de los campos de juego y otros monumentos se relaciona íntimamente el juego con los sacrificios rituales. No queda muy claro si los sacrificados eran los perdedores de la disputa o el capitán del equipo ganador.

Anillo para el juego de la pelota.  Uxmal.

Pudo tener un gran simbolismo religioso y mitológico. Algunas investigaciones aseguran que la pelota simbolizaba el Sol y su caída al suelo significaba un mal presagio para las cosechas. 


En la cultura maya, el juego de la pelota está ligado al mito de los Gemelos del Popol Vuh. El padre de estos gemelos jugaba a la pelota junto con su tío cuando los dioses del inframundo se sintieron molestos por el ruido. Hun Hunahpú, padre de los gemelos, es decapitado en represalia y su cabeza ya cortada escupe en las manos de una diosa que da a luz a los Héroes Gemelos: Hunahpú e Ixbalanqué. Estos intentarán recuperar a su padre del Inframundo jugando y venciendo a sus dioses en el juego de la pelota. A pesar de su victoria no lograron resucitar a su padre.



Representación de Hunab o Hunab Ku recreada por José Argüelles en su libro de 1987 El factor maya. Era el dios principal, centro de la galaxia y creador del hombre. 


LA RELIGIÓN MAYA

Los mayas tenían una visión cosmológica fuertemente jerarquizada. Creían en la existencia de 13 niveles en el cielo y hasta nueve en el Inframundo, situándose el mundo terrenal habitado por los mortales en una posición intermedia. Creían en la existencia de un reino sobrenatural habitado por numerosos poderes divinos. En el centro de su culto estaban las ofrendas ceremoniales y los diversos rituales que servían para calmar y agasajar a esta pléyade de dioses.


Algunos dioses mayas. De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Yum Cimil, dios de la Muerte. Yum Kaax, dios del Maíz y la Agricultura. Kauil, dios del Fuego. Ah Puch, dios del Inframundo.

Dentro de esta serie de rituales dirigidos a los dioses se encontraban los sacrificios de seres vivos. Se consideraba la sangre como el mejor alimento para las deidades mayas y entre los seres vivos el sacrificio de una vida humana era la mayor ofrenda realizable a los dioses. Principalmente se sacrificaban prisioneros de guerra de alto rango, y sólo se realizaba este acto en eventos de suma importancia, como coronaciones o grandes proyectos de construcción. En cuanto a los desagradables métodos utilizados predominaba la decapitación y la extracción del corazón, que en ocasiones iba acompañado por el desollamiento de la víctima para que el sacerdote oficiante se vistiera después con su piel.


Quetzalcoatl

El sacerdocio maya constituía un grupo social muy cerrado y con gran capacidad de influencia en los asuntos de gobierno. Dada la gran cantidad de dioses a los que los mayas adoraban, los sacerdotes tenían que interpretar los calendarios y las señales astronómicas para determinar que ceremonias eran prioritarias, a qué dioses había que prestar más atención en cada momento y cuál era la ofrenda adecuada en cada caso.

Representación artística de los sacrificios humanos de prisioneros y esclavos.
Fuentes: www.nationalgeographic.com ; www.negratinta.com ; www.culturamaya.unblog.fr ; 
www.lahistoriamexicana.mx ; http://www.losmundosdehachero.com/las-dos-vidas-de-gonzalo-guerrero-un-maya-de-huelva/ ; http://mayananswer.over-blog.com/article-la-guerra-entre-los-mayas-41663948.html

Publicar un comentario

0 Comentarios