Subscribe Us

TURISMO. Ruta por el valle de IREGUA. Tierra de Cameros (La Rioja)

Una vista tomada desde el mirador del Peñueco, en Viguera, hacia las formidables masas rocosas de Islallana, Peñas del Berrendo a la izquierda, Peña de La Cruz a la izquierda (Flickr). 
En la zona conocida como Camero Nuevo se asientan los pueblos de las Trece Villas. Estas tierras fueron morada de nobles, y las disputas surgidas entre ellos en los siglos XIV y XV promovieron el hermanamiento de las distintas villas para defender, todos a una, los terrenos que los reyes habían ido donando a los señores. 


Viguera es una de ellas. En esta villa conviene visitar su iglesia parroquial del siglo XVI y sus ermitas, la de San Esteban (prerrománica del siglo X) y la de San Marcos, y aprovechar su vía romana y sus tres puentes romanos para descubrir la historia del lugar y su maravilloso entorno, como el barranco de los Infiernos.



Por la N-111 ponemos rumbo a Torrecilla de Cameros, considerado el municipio más bello y extenso de la comarca. Divido en tres barrios (San Martín, El Campillo y Barruelo) alberga un buen número de monumentos a conocer: la iglesia de San Martín (siglo XV) y las ermitas de San Pedro, de San Andrés y de la Virgen de Tómalos. Antes de abandonar esta localidad, conviene cruzar el puente medieval sobre el río Iregua, que comunica los barrios de San Martín y el Barruelo.



Torrecilla de Cameros (foto: Nati Peña García)


Siguiendo la N-111 llegamos a Villanueva de Cameros. Domina el pueblo la iglesia parroquial de San Martín, conocida como la catedral de Cameros. Su retablo mayor es de ébano y marfil, de gran interés artístico. En el exterior de la iglesia encontramos la fuente de agua y el antiguo lavadero, hoy utilizado para regar los huertos cercanos. Atravesando su plaza del Ayuntamiento llegamos a la ermita de Nuestra Señora de los Nogales (siglo XVIII), monumento nacional desde 1982.


Rueda de molino en mosaico de Villanueva de Cameros


Retomamos la N-111 para acercarnos hasta Lumbreras, en el límite con la provincia de Soria y en pleno Parque Natural Sierra de Cebollera. Sobre la soleada ladera del río Piqueras, esta población conserva buena parte de su caserío tradicional y numerosos escudos señoriales. Cuenta con una iglesia del siglo XVI dedicada a San Bartolomé y una bonita ermita, en la parte alta del pueblo, de la Virgen de la Torre. Cerca de Lumbreras se encuentra el Centro de Interpretación de la Transhumancia.


Típica fachada del caserío tradicional

Dejamos atrás Lumbreras para dirigir nuestros pasos hacia Villoslada de Cameros, en pleno corazón de la Sierra de Cebollera. Luce en su casco histórico grandes casonas del siglo XVIII y buenos ejemplos de la arquitectura popular. Su puente medieval formaba parte de la calzada romana que venía desde Numancia. Hay que visitar su iglesia parroquial y las ermitas de San Roque y la de Ntra. Sra. de Santa María. Muy recomendable es el sendero de las Cascadas, un paseo desde la ermita de Lomos de Orios hasta los saltos y cascadas de Puente Rá.


Villoslada de Cameros

El camino continúa hacia Ortigosa de Cameros situado en la ladera de un cañon natural, el macizo de Encinedo. Su puente de hierro de 1910 es el icono de este pueblo serrano compuesto por los barrios de San Martín y de San Miguel, a ambos márgenes del arroyo Alberco. Hay que visitar sus iglesias y ermitas, sus cuevas (la gruta de la Paz y la de la Viña). Un capricho de la naturaleza en forma de estalactitas y estalagmitas de hace millones de años.


Cascada de Puente Rá

Por la LR-232 llegamos a El Rasillo de Cameros donde destaca su iglesia parroquial a la sombra de un olmo centenario. En las afueras está la ermita de San Mamés, edificio románico del siglo XII reconstruido en 1815. Los amantes de los deportes náuticos encontrarán el Club Náutico de El Rasillo en el embalse de González Lasaca, donde se puede practicar piragüismo, windsurf, vela...

Así llegamos al punto final de nuestra ruta en Brieva de Cameros. Además de un interesante patrimonio artístico (iglesias de San Miguel y Santa María de Barrueso), este pueblo es conocido por su vinculación con la transhumacia. Esta práctica pastoril recibe un merecido homenaje en junio con la celebración de la Fiesta de la Transhumancia de Brieva de Cameros.



Fiesta de la Transhumancia
A principios de Junio se celebra en Brieva de Cameros la Fiesta de la Transhumancia, un fin de semana de conferencias, exposiciones, artesanía, degustación de platos típicos y actos relacionados con el pastoreo transhumante. Esta fiesta homenajea el regreso de los rebaños, que pasaban los meses de verano en los frescos pastos de la sierra y “emigraban” a lugares más cálidos en el sur cuando llegaba el frío. Este modo de vida ha dado lugar a una gastronomía propia donde destaca la caldereta serrana.

En un caldero pequeño, sobre fuego de leña, se pone la manteca. Con ella se dora el cordero y la cebolla cortados en trozos grandes. Se sala ligeramente y se da vueltas con una espumadera para que tome color. Después se añade la harina, se deja hacer y se cubre con una generosa cantidad de majado de ajo y perejil desleído en agua. Se incorporan las hojas de laurel, los pimientos y la guindilla en trozos. Se deja hacer a fuego lento hasta que esté tierno (unas 2 horas) y se ajusta de sal antes de servir. Un plato contundente, de elevado contenido calórico, que puede ser degustado en la comarca de Tierra de Cameros.

Fuentes: https://lariojaturismo.com/; https://www.arteguias.com/cameros.htm ; https://www.senditur.com/es/poblacion/torrecilla-en-cameros/

Publicar un comentario

0 Comentarios