Subscribe Us

NATURALEZA. Las Colinas de Chocolate ("Chocolate Hills")


En  la Isla de Bohol,en la región de las Bisayas, zona central del alargado Archipiélago de las islas Filipinas, se levanta una inusual formación geológica conocida como “Chocolate Hills” (”Las Colinas de Chocolate”), compuesta por alrededor de 1268 conos de semejante tamaño y repartidos sobre una superficie de más de 50 kilómetros cuadrados.


Cuenta la leyenda que un gigante, llamado Arogo, apenado por la muerte de su amada Aloya, lloró tanto que sus lágrimas se convirtieron en piedra, creándose lo que hoy son las Chocolate Hills, pero en realidad estas formaciones surgieron del fondo marino y de la acumulación, durante miles de años, de corales y algas coralinas. 

Reciben este nombre al adquirir un color amarronado en la época seca, simulando grandes bombones de chocolate. Desde su mirador se puede admirar la belleza de sus múltiples ristras de colinas que pueden alcanzar entre 30 y 50 metros de altura. La imagen sorprende, pero quizá menos que desde la base. Para llegar al mirador, preparado sobre una de las colinas, hay que subir por unas 214 pendientes escaleras, que con el calor que habitualmente hace cuesta un poquito subir, pero el esfuerzo merece la pena.

Las Colinas de Chocolate ("Chocolate Hills") son un verdadero atractivo turístico de Filipinas, una zona extremadamente pintoresca y de gran atractivo visual: además de los “conos de chocolate”, la zona está salpicada de campos de arroz y grupos de viviendas típicas de bambú.


Durante la estación seca, la precipitación es insuficiente, de manera que la hierba se seca y las colinas suelen parecerse a verdaderos bombones de chocolate que hacen honor al nombre “Chocolate Hills”. La mejor forma de visitarlas es en moto y perderte por las plantaciones de arroz que te encuentras por el camino.

En cuanto al origen de los conos de Filipinas, no existe una teoría consolidada, aunque entre las más aceptadas, se considera probable que alguna vez fueran depósitos de piedra caliza bajo el mar, levantado por el movimiento de las placas tectónicas y, a continuación, suavizado por el viento y la erosión del agua de lluvia. Las colinas de Bohol están consideradas un ejemplo de topografía karst.

No son simplemente baches en el suelo tampoco. La más grande se eleva casi 400 metros de altura por encima del nivel de Bohol aunque por lo general tienden a tener entre 100 y 160 pies de altura. Su altura y su gran número ha significado que han sido la principal fuente de ingresos a través del turismo de la cercana ciudad de Carmen.

La forma de las colinas es conocida como mogote. A pesar de que se han formado a través de la solvatación de su piedra caliza por miles de años de lluvia hay otro factor en Bohol. Hay una gran cantidad de erosión por los ríos después de haber sido levantados sobre el nivel del mar. Las tierras de cultivo que separa las colinas están llenas de ríos y cuevas con manantiales subterráneos y éstos han contribuido a la forma única de las Colinas de Chocolate.


Dos de las colinas de chocolate son Resorts, y en una hay una estación con unas vistas de postal que forma parte del Complejo Chocolate Hills, que acoge también un hostal, una piscina y un restaurante.


Las colinas fueron declaradas monumento geográfico nacional en 1988 pero la minería todavía estaba nivelando unas cuantas de las colinas en fechas recientes. A pesar de que la condición de Patrimonio Mundial de la UNESCO se ha aplicado a las Colinas de Chocolate todavía se perciben como lugares viables para canteras a pequeña escala por muchos lugareños. El mayor reto para el futuro será la de equilibrar las necesidades de la población local con el requisito obvio que las colinas se puedan preservar para que las generaciones futuras puedan disfrutarlas.

Fuenteshttps://www.bohol-philippines.com/chocolate-hills.html ; https://www.nationalgeographic.com ; http://www.chocolatehills.net/ ; https://whc.unesco.org/en/tentativelists/5024/

Publicar un comentario

0 Comentarios