Subscribe Us

VIDA SALUDABLE. Aceite de Palma; un nuevo "frente" en la producción de aceite


El aceite de palma está literalmente en todas partes: en nuestros alimentos, cosméticos, productos de limpieza y combustibles. Es una fuente de enormes ganancias para las corporaciones multinacionales, mientras que al mismo tiempo destruye los medios de vida de los pequeños agricultores. Las consecuencias: el desplazamiento de los pueblos indígenas, la deforestación y la pérdida de biodiversidad son consecuencias del consumo de aceite de palma.


Se talan bosques de especies arbóreas autóctonas para plantar árboles de palma alineados en largas hileras. Desde 1973, cerca de 16.000 millas cuadradas de selva tropical en Borneo (isla compartida por Malasia e Indonesia) han sido “removidas” y sustituidas por plantaciones de palma. Equivale a un 47% de deforestación desde el año 2000, con el consiguiente daño causado sobre las especies animales autóctonas, como los orangutanes que son “reubicados” en santuarios tras perder su hábitat natural. Otras especies, como rinocerontes o elefantes, se pueden ver “sueltos” en el campo porque no tienen otro sitio donde ir tras ver la selva original destruida y sustituida por plantaciones de palma aceitera.

El coste ecológico es enorme. Muchos fragmentos de la selva autóctona han quedado “desconectados” entre ellos, como si de islas salvajes se tratase pero “vacías” de vida animal. Lo que fue el hogar de los orangutanes, ahora son solo palmas aceiteras. 

La frontera del aceite de palma en Indonesia está en la isla de Nueva Guinea. Los bosques y las turberas de Borneo y Sumatra ya se talaron extensamente y se quemaron para dar paso a las plantaciones de la palma aceitera. Según Greenpeace, parte de estas nuevas plantaciones en la provincia de Papua viola una moratoria de Indonesia en la tala de las turberas.
La organización Palm Oil & NGO (PONGO) Alliance  está llevando a cabo plantaciones de árboles de 38 especies diferentes para convertir un 5% de las plantaciones de Palma en un corredor donde “reinstalar” a los orangutanes de Borneo.

Otros usos agrícolas, tales como el cultivo del coco, han sido sustituidos en Malasia por el de la palma aceitera.Cerca del 50% de las emisiones de gases invernadero de Indonesia proceden de la deforestación, cambios en los usos de la tierra y contaminación ambiental. Los incendios forestales son provocados para favorecer las plantaciones del árbol de palma y el desplazamiento de los residentes locales.

Los países latinoamericanos se están convirtiendo rápidamente en  productores y exportadores de aceite de palma, pero ¿a qué coste? (AP Photo/Rodrigo Abd)
Plantaciones certificadas por la RSPO (Roundtable on Sustainable Palm Oil) no permiten la deforestación de bosques primarios o áreas con concentraciones significativas de biodiversidad, para evitar la erosión y proteger las fuentes de agua. Pero en la actualidad, la RSPO apenas certifica un 20% de la producción global. Grandes multinacionales de alimentación (Unilever, Nestlé, Procter&Gamble) han “prometido” adquirir solo aceite de palma certificado en los “próximos” años.


OLAM, un gigante del negocio del aceite de palma en Singapur, ha abierto plantaciones de Gabon (zona centro-oeste del Africa tropical). Tres cuartas partes de Gabon están cubiertas por selva tropical y la agricultura comercial prácticamente no existe. El gobierno quiere desarrollar este sector con cultivos nuevos tales como el del aceite de palma.

Apenas existe intervención o presencia gubernamental en los países productores. Se confía que los mercados proporciones soluciones para una producción sostenible en términos medioambientales y de producto.


La palma aceitera (Elaeis guineensis) tiene su origen en el centro y oeste tropical de Africa (Gabón, Nigeria, Congo, Guinea, etc.), aunque el pasado siglo se exportó a otras zonas del planeta: Indonesia, China y Latinoamérica. Este árbol es una máquina de producción de aceite con unos 20 racimos de frutas, que se encuentran en la parte superior de su tronco, cada uno de los cuales contiene hasta 3000 frutos de palma. 


El uso del aceite de palma está en auge por su versatilidad, textura del aceite y su elevada productividad comparada con la del aceite de oliva, por ejemplo. Pero su uso puede ser perverso ya que a menudo se procesa para producir Lauril sulfato de sodio (SLS) y ácidos esteáricos, empleados en productos de belleza e higiene para hacer espuma en contacto con el agua (champús, geles, cremas, etc.). Este producto destruye los lípidos naturales que nuestra piel genera para defenderse de forma natural, por lo que es irritante para la piel humana. Con frecuencia se “enmascara” su presencia al consumidor.


Producción mundial de aceites y grasas en 2015 (Fuente: FAO, Oil World Annual 2016)
Es el aceite vegetal más popular representando un tercio del consumo global como aceite para cocinar. Es una alternativa natural de los ácidos grasos trans, porque cuesta poco producirlo, es estable en su proceso de fabricación y una larga vida útil.

“Del aceite de palma se puede extraer glicerina empleada en productos farmacéuticos, películas fotográficas, perfumes e, incluso, dinamita.

En 2015, más del 85% de la producción mundial total de aceite de palma fue aportada por Indonesia (33.40 millones de toneladas) y Malasia (19.96 millones de toneladas), los principales productores de este aceites. Otros productores de aceite de palma incluyen Tailandia, Colombia, Nigeria, Ecuador y otros países. En el mismo período, el aceite de palma se ha consumido en gran parte en todo el mundo por países como India, Indonesia, Unión Europea (UE), China, Malasia, Pakistán, Nigeria, Tailandia, Estados Unidos de América (EE. UU.), Colombia y otros países.

“En 2017, el 51% del consumo de aceite de palma en la UE se empleó en la producción de biodiésel para turismos y camiones.


En 2018 el consumo de aceite de palma superó las 70 millones de toneladas (unos 10 kilos por persona), siendo la India, Indonesia, la UE y China los principales consumidores (EE.UU. en el octavo puesto).


Hace 1500 años, granjeros de la Edad del Hierro cubrieron gran parte de Gabon y el norte del Congo con arboledas de palma aceitera. La zona central de África sería parecida a lo que ahora es Indonesia. Pero una crisis poblacional, causada tal vez por una epidemia, “borró” del mapa a aquella civilización y trajo de vuelta la selva tropical. Ahora estamos volviendo a comenzar el mismo ciclo. Está por ver si una vez más destruiremos las selvas tropicales o si somos capaces de mantener un equilibrio entre el coste ecológico y el desarrollo económico de las zonas productoras de aceite de palma.

What are the limits to oil palm expansion?. Johannes Pirker, Aline Mosnier, Florian Kraxner, Petr Havlík, Michael Obersteiner. https://doi.org/10.1016/j.gloenvcha.2016.06.007
Consumo mundial de aceites vegetales


LOS ÁCIDOS GRASOS EN LA ALIMENTACIÓN
Los ácidos grasos representan un papel muy importante en la alimentación de las personas, pues están contenidos en la mayoría de las grasas; que son utilizadas por el organismo como fuente de energía y como herramienta para la absorción de las vitaminas liposolubles (A, D, E y K) y  los carotenoides.

Sin embargo, no todos los tipos de grasas son importantes. Existen  muchas grasas saludables, pero otras perjudiciales. Lo más recomendable es documentarse para identificar cuáles son las que aportan mayor beneficio para la salud.

Un trabajador recolecta el fruto de la palma aceitera en centro-américa. Los árboles adultos tienen unos 25 años, edad en la que se talan y son reemplazados por plantones nuevos. Los árboles de la palma aceitera producen menos fruto a medida que envejecen y los ejemplares más altos son difíciles de recolectar.

Por ejemplo las grasas saturadas incrementan el nivel de colesterol LDL (malo). Esto favorece la aparición de enfermedades cardiovasculares, de circulación sanguínea, entre otros. Por lo tanto, se debe mantener bajo el contenido de grasas saturadas en la dieta diaria. Esto se logra disminuyendo el consumo de mantequilla, queso, leche entera, helado, crema de leche, carnes grasosas y aceites vegetales de palma, coco y palmiche.

Por otra parte, si se consumen grasas insaturadas puede facilitar la disminución en los niveles del colesterol LDL (malo). Los aceites vegetales representan una buena fuente de grasas insaturadas, los aceites de oliva y de canola contienen grasas monoinsaturadas. Mientras que los aceites de cártamo, girasol, maíz y soja (soya) contienen grasas poliinsaturadas. Resultan particularmente importantes, el omega-3 y omega-6, que contienen ácidos grasos poliinsaturados considerados ácidos grasos esenciales. Esto se debe a que no se pueden producir naturalmente en el organismo; por lo que incorporar alimentos con alto contenido en estos ácidos es fundamental.


Finalmente, se encuentran los alimentos que contienen las grasas trans, las cuales resultan ser muy perjudiciales para la salud, puesto que reducen la fluidez de la membrana celular. Como consecuencia se elevan los niveles de colesterol LDL en la sangre y bajan los niveles de colesterol HDL (bueno). Por lo general los ácidos grasos trans son utilizados en muchos casos para cocinar y lo contienen muchos derivados de lácteos como la mantequilla dura y la margarina. También se usan para la conservación de alimentos, lo cual ya no es un buen indicativo.


Con 66 millones de toneladas anuales, el aceite de palma es el aceite vegetal más comúnmente producido. Su bajo precio en el mercado mundial y las propiedades que se prestan a los alimentos procesados han llevado a la industria alimentaria a utilizarlo en la mitad de los productos de los supermercados. 

“El aceite de palma se puede encontrar en pizzas, galletas y margarinas congeladas, así como en cremas para el cuerpo, jabones, maquillaje, velas y detergentes.


Pocas personas se dan cuenta de que casi la mitad del aceite de palma importado en la UE se utiliza como biocombustible. Desde 2009, la mezcla obligatoria de biocombustibles en los combustibles de los vehículos de motor ha sido una de las principales causas de la deforestación.


Las plantaciones de palma aceitera cubren actualmente más de 27 millones de hectáreas de la superficie de la Tierra. Los bosques y los asentamientos humanos han sido destruidos y reemplazados por "desiertos verdes" que prácticamente no contienen biodiversidad en un área del tamaño de Nueva Zelanda.

Vivero de palma aceitera en Nigeria (Fuente: https://www.farmlandgrab.org/post/view/23293-fg-plans-75bn-oil-mill-plantation-investment-expansion-in-edo-state-nigeria)
Fuentes: 
- http://www.fao.org/docrep/005/y4355e/y4355e04.htm ; http://theoilpalm.org/about/ ; 
- http://www.pongoalliance.org/news/ ; - https://www.rainforest-rescue.org ; http://biomodel.uah.es ;  
- https://www.greenpalm.org/ ;  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21804620 ;  
- https://ods.od.nih.gov/factsheets/Omega3FattyAcids-HealthProfessional/

Publicar un comentario

0 Comentarios