Subscribe Us

MUNDO ANIMAL. El Lenguaje Gestual de los Perros


Los animales no pueden usar el lenguaje para hablarnos, pero eso no significa que no puedan transmitir sus pensamientos y emociones. El lenguaje corporal y los gestos físicos son una forma poderosa y, a menudo, discreta, en la que la vida compleja, desde los caballos hasta los bonobos, puede comunicarse. Ahora, un nuevo estudio de Cognición Animal enfatiza que los perros probablemente son mejores para hacerlo de lo que la mayoría de nosotros apreciamos.


Los investigadores, la Dra. Hannah Worsley y el Dr. Sean O'Hara de la Universidad de Salford, son conocidos por su trabajo en la comunicación entre perros y humanos. Su último trabajo es posiblemente el más innovador: revela que nuestros fieles compañeros pueden implementar 19 acciones específicas para hacernos saber lo que quieren.

Decidieron mirar los gestos referenciales, que son, según su trabajo, "utilizados para llamar la atención de un destinatario hacia un objeto, individuo o evento específico en su entorno". Pensemos, por ejemplo, en señalar o en mover la cabeza. Por supuesto, estos no son gestos exclusivos de los humanos. Los investigadores señalan desde el principio que otros grandes simios "han demostrado poseer impresionantes repertorios gestuales".

“En los cuervos también se han observado comportamientos orientados a objetos para atraer la atención. Los peces de arrecifes de coral, los meros y las truchas de coral también usan gestos para indicar dónde puede estar escondida la presa.


¿Y en el caso de los perros? Bueno, su habilidad para usar gestos referenciales ha sido evidenciada en algunos estudios en el pasado. Los perros claramente pueden entenderlos, y ciertas acciones están diseñadas claramente para llamar nuestra atención hacia algo, por ejemplo, ladrar y girar la cabeza repetidamente para enfrentar un objeto deseable. Pero no se ha demostrado nada más concreto o específico.

Para cerrar esta brecha informativa, se observaron 37 perros machos y hembras diferentes en sus propios hogares utilizando equipos de grabación de vídeo. De un total de 47 eventos de gestos referenciales potenciales, el análisis estadístico reveló que 19 de ellos se utilizaron con frecuencia durante los intentos comunicativos con humanos.

Todos ellos se ajustan a “cinco características de la referencialidad”: están dirigidos a una cosa específica, están dirigidos a un receptor, reciben una respuesta voluntaria, no tienen uso mecánico y tienen el sello de la intencionalidad.

Esto es lo que son, categorizados por lo que potencialmente pueden significar cuando se realizan intencionalmente. Algunos son más seguros que otros.

Los perros no sólo pueden usar gestos para decirnos lo que quieren, sino que saben cuándo hemos entendido lo que quieren transmitirnos. (Foto: Shutterstock)

Tipología de gestos: 
(A) Rascarme, 
(B) Darme comida / bebida, 
(C ) Abrir la puerta, 
(D) Obtener mi juguete / hueso

Darse la vuelta (panza arriba) (A); Cabeza abajo (ABD); Cabeza adelante (ABC); Apoyados en patas traseras (BCD); Girar la cabeza (ABCD); Andar arrastrándose (A); Pata trasera levantada (A); Dar la pata (ABCD); Caminar a gatas (D); Golpecitos a un juguete (B); Saltar (BCD); Extender la pata (D); Husmear, oler (ABCD); Lamer (ABCD); Patas delanteras extendidas adelante (ABCD); Patas en modo descanso (AC); Roces con la cabeza (A); Manosear (D); Morder algo (D).

De estos, el "giro de cabeza" se usó para lograr las cuatro solicitudes; "izarse sobre las patas traseras" se usaba con mayor frecuencia para pedir comida o bebida; "girarse patas arriba" siempre fue una solicitud de una caricia; la "cabeza debajo", u ocultando la cabeza, se utilizaba predominantemente para pedir que se recuperara un objeto.

Los investigadores agregan que, en caso de que el humano no actúe sobre el gesto original, el perro puede elegir otro para intentar nuevamente la solicitud. Los perros que viven con más personas, y que han vivido con ellos más tiempo, poseen más gestos que otros cachorros.

Al describir el repertorio de gestos como "impresionante", el equipo también sugiere que la comunicación entre especies es teóricamente más desafiante cognitivamente que la de una misma especie entre sí. Se ha concluido que los grandes simios pueden hacer esto debido a su ascendencia compartida con los humanos, pero los perros no tienen esta ventaja aparente y son muy comunicativos a pesar de todo


Fuente: Hannah K. Worsley, Sean J. O’Hara. “Cross-species referential signalling events in domestic dogs (Canis familiaris).” Animal Cognition. July 2018, Volume 21, Issue 4, pp 457–465. 

Publicar un comentario

0 Comentarios