Subscribe Us

TURISMO. Ruta Gastronómica: saborea Euskadi en cuatro días

Salinas en el Valle Salado de Añana (Álava).
En esta ruta de cuatro etapas haremos un recorrido por distintos puntos clave de la gastronomía y el enoturismo vasco, pasando por las tres provincias  y por algunas de sus ciudades más importantes, como Bilbao, San Sebastián o Vitoria. El queso Idiazábal, el txakolí o los pintxos donostiarras son el hilo conductor que hará viajar a nuestro paladar por todo el País Vasco, sin dejar de lado el turismo más tradicional que nos permitirá contemplar el peculiar paisaje del Valle Salado o la conocida Playa de La Concha.


ETAPA 1
Rioja Alavesa, Salinas de Añana y Vitoria-Gasteiz

Nuestra ruta arranca en la Rioja Alavesa, en la que descubriremos el entorno que rodea la creación de estos caldos. En el Centro de Interpretación del Vino Villa Lucía en Laguardia podremos aprender sobre el proceso de elaboración del vino y sus matices en un recorrido interactivo muy interesante que incluye catas virtuales. En la propia localidad de Laguardia también se encuentra la bodega de diseño Ysios que también ofrece a los visitantes la posibilidad de recorrer sus instalaciones (muy interesantes también desde el punto de vista arquitectónico) y catar sus vinos.

El recorrido continúa en el Valle Salado de Añana, a unos 50 minutos en coche de Laguardia. Declarado Bien de Interés Cultural, estas salinas de gran concentración (casi 7 veces más gramos de sal por litro que en las aguas del Atlántico) han sido explotadas casi ininterrumpidamente al menos desde el año 822. Tras probar las herramientas de trabajo artesanales de los salineros y la salmuera que fluye por las instalaciones, podrás relajarte en su Spa Salino al aire libre y llevarte alguna de sus variedades de sal gourmet como recuerdo de la visita.

Acabaremos nuestra primera etapa en Vitoria, que está a tan solo media hora en coche del Valle Salado. Como elementos imprescindibles tenemos el Casco Histórico Medieval y varios  palacios, como el de Ajuria-Enea, sede del Gobierno Vasco y residencia oficial del Lehendakari o el de Zulueta. Aprovecharemos para cenar en alguno de sus muchos y buenos restaurantes, asadores o sidrerías.


Bodega Ysios. Laguardia (Álava).


ETAPA 2
Valle de Ayala y Alto Nervión, Balmaseda y Bilbao

Tras probar los riojas en la jornada anterior, hoy dedicaremos gran parte de la etapa a degustar uno de los vinos más característicos del País Vasco: el txakoli. Acudiremos al Valle de Ayala y Alto Nervión dada la particularidad de que en él confluyen dos de las denominaciones de origen de este caldo, Txakoli de Bizkaia y Txakoli de Álava. Además esta localización nos ofrecerá un entorno de bellos parajes que acompañarán perfectamente las catas de vino.

De camino a Bilbao pasaremos por Balmaseda para visitar su Casco Histórico Medieval en la que destacan la Parroquia de Santo Cristo de San Severino el Puente de la Muza o la Iglesia de San Juan. Además Balmaseda es conocida por sus ollas ferroviarias o putxeras, una herramienta culinaria que permitía aprovechar a los maquinistas de tren (esta es una zona muy vinculada al ferrocarril de La Robla) el vapor de la locomotora para cocinar durante la marcha. Tradicionalmente se utiliza para elaborar platos a base de alubias con acompañamiento de carnes de cerdo: morcilla, tocino, chorizo, etc. Hoy día se realizan concursos y degustaciones tanto en Balmaseda como en otras poblaciones ligadas al Ferrocarril de La Robla.


La putxeras de Balmaseda se celebran en octubre por San Severino.


En 30 minutos llegaremos a la parte final de nuestra etapa, Bilbao. Daremos un relajante paseo por la ría que atraviesa la ciudad, pasando por el museo Guggenheim hasta acabar en las Siete Calles, el Casco Viejo de Bilbao. Esta zona es ideal para acabar el día degustando los pintxos bilbaínos en cualquiera de sus tabernas o bares de pintxos.


Copa de txakolí.Bodega Berroja. Múgica (Vizcaya).

ETAPA 3
San Sebastián, Astigarraga y Hernani

Continuamos nuestra tercera jornada en San Sebastián, a una distancia de algo más de 120 kilómetros de Bilbao, donde acabamos la segunda etapa. Una buena idea para pasar la mañana es dar un paseo por la conocida playa de La Concha, llegando hasta la playa de Ondarreta y continuando hasta llegar al Peine del Viento, el conjunto escultórico que creó el artista Eduardo Chillida. También por el paseo marítimo, pero en sentido contrario, llegaremos hasta el Palacio de Miramar, en el que podremos disfrutar de la belleza de sus jardines. Desde el Parque de Atracciones Monte Igueldo, de principios del siglo XX se pueden contemplar algunas de las mejores vistas de la bahía de La Concha.


Playa de la Concha y Ayuntamiento de San Sebastián (Guipúzcoa).

Nos adentraremos después en el centro de San Sebastián, en el que encontraremos la denominada Área Romántica, una zona con edificios de la Belle Époque. En sus calles peatonalizadas nos sorprenderán los edificios de la Diputación Foral de Guipúzcoa (inspirado en la Ópera de París), la Catedral del Buen Pastor o el edificio de Correos y el Ayuntamiento. En la Parte Vieja destacan el Museo de San Telmo, la iglesia de Santa María y la parroquia de San Vicente. En esta Parte Vieja disfrutaremos de la siguiente propuesta gastronómica: los pintxos donostiarras, de gran variedad y calidad.

No podemos irnos de San Sebastián sin pasar por alguna de las sidrerías que se encuentran en Astigarraga o Hernani (temporada enero-abril) en las que podremos degustar la sidra vasca servida directamente del barril y apreciar las diferencias existentes en sabor y producción respecto a la sidra asturiana. También podemos aprovechar para disfrutar de restaurantes con estrellas Michelin de la zona, hasta 11 restaurantes con un total de 18 estrellas en un radio de 25 kilómetros.


Barra de pintxos en San Sebastián (Guipúzcoa).


ETAPA 4
Tolosa, Zaldibia, Ordizia, Idiazabal y Ezkio-Itsaso

En esta última etapa de la ruta realizaremos una inmersión en alguno de los elementos más tradicionales y básicos de la cocina vasca. Empezaremos la jornada en Tolosa, en cuyo Mercado del Tinglado se realiza los sábados una feria de producto local y fresco, entre los que destacan las Alubias de Tolosa o las guindillas de Ibarra. También podremos pasarnos al lado dulce, visitando el Museo de la Confitería Gorrotxategi.


Mercado del Tinglado. Tolosa (Guipúzcoa).

Desplazándonos hacia el sur encontraremos varios puntos de interés gastronómico. En Zaldibia, se ofrecen productos de caserío de la agroaldea Goizane. En Ordizia, el Centro de Interpretación de la alimentación y la gastronomía D’elikatuz, en el que además aprenderemos sobre las tradiciones y la historia de la comarca. En esta misma localidad destaca el Mercado de Ordizia, que realiza una feria cada miércoles (ininterrumpida-mente desde 1512) de productos agrícolas y ganaderos locales y de temporada, además de diversas exposiciones y ferias de productos específicos a lo largo del año.

En el Centro de Interpretación del queso Idiazábal, situado en el mismo Idiazábal, nos mostrarán la historia y el proceso de elaboración del Queso Idiazábal. Nos permitirán poner a prueba nuestros sentidos con una cata de iniciación en la que también estimularán el olfato mediante la presentación de cuatro quesos distintos. Se puede conocer también la Quesería Aramburu, una auténtica fábrica de queso muy cercana al Centro.



Centro de Interpretación y Degustación del Queso Idiazábal.
Idiazábal (Guipúzcoa).

Para finalizar la etapa y con ella nuestro sabroso viaje, visitaremos el Caserío Igartubeiti, en Ezkio-Itsaso, en el que nos enseñarán el funcionamiento un lagar (prensa de manzana) del siglo XVI para acercarnos a la producción artesanal de sidra.


Fuente: www.turismo.euskadi.eus

Publicar un comentario

0 Comentarios