Subscribe Us

ENIGMAS: QANATS, los antiguos canales persas

Fuente: Unesco/S.H. Rashedi
Los famosos túneles de irrigación persas están considerados como una de las maravillas de ingeniería más antiguas del mundo y forman parte de la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco. Los qanat persas son una de las maravillas de ingeniería más antiguas del mundo. Consisten en un antiguo sistema de abastecimiento de agua a través de túneles subterráneos. Estos ingeniosos canales de 3.000 años de antigüedad todavía proporcionan un suministro confiable de agua para algunas de las regiones más áridas de Irán.


Los qanats se remontan a la Edad del Hierro cuando los “topógrafos” de entonces descubrieron que una fuente de agua en la cabecera de un valle podía ser redirigida, a través de túneles, para llevar la corriente de agua al lugar donde ésta se necesitaba, emergiendo finalmente al nivel del suelo en un oasis. Hoy en día, los qanats son conocidos por los agujeros, creados como conductos de aire para liberar polvo y llevar oxígeno a los trabajadores que cavan los túneles a mano, y que aún pueden ser observados en la superficie.

Los qanats son una "parte integral" del paisaje iraní. La diversidad de paisajes y culturas [en Irán] es algo que el mundo no entiende bien. Una de las civilizaciones más antiguas del mundo provino de esta sorprendente creación, anterior a los también formidables acueductos romanos.


Sistema de regadío de un Qanat. Estos sistemas de 3000 años de antigüedad, llamados qanats, se parecían a los antiguos acueductos romanos solo que bajo tierra. Los qanats aprovechan las fuentes subterráneas de agua de una montaña, canalizando el agua cuesta abajo a través de una serie de túneles con suaves pendientes, hacia los lugares donde se necesita para el riego y el uso doméstico.

Los once qanats persas que constituyen este impresionante sistema elaborado y ordenado también  incluyen áreas de descanso, depósitos de agua y molinos de agua. Construir esta red, sin embargo, no fue una tarea fácil. La construcción de un qanat requiere una gran precisión, ya que los ángulos de las pendientes de los túneles deben estar en el grado correcto para garantizar que el agua fluya con libertad, pero no con la fuerza suficiente como para agravar la erosión y colapsar el túnel. Hasta el día de hoy, el sistema, un tanto frágil todavía, requiere un mantenimiento anual y puede caer fácilmente en mal estado.


Qanat Niavaran en Iran. (Zereshk/ CC BY SA 3.0 )

En los años sesenta y setenta, una maraña administrativa provocó daños en muchos qanats como resultado de la ruptura de su sistema de gestión comunal tradicionalmente impuesto, y que se debía en parte a la desaparición de la dependencia de las comunidades. La gente ya no depende del mantenimiento de los qanats para sobrevivir. Hoy en día, los canales subterráneos son más un "pasatiempo", ya que trabajar en el sistema ya no brinda sustento financiero.


Fuente: Unesco/ S.H. Rashedi

Vibrantes civilizaciones espléndidas
Su impacto histórico y cultural, sin embargo, no puede ser negado. Los túneles de irrigación fueron los responsables de permitir que las antiguas civilizaciones de Oriente y la agricultura florecieran en un desierto árido y hostil.

Quizás su efecto más importante se pueda observar en la historia de la ciudad de Persépolis, ubicada en la provincia de Fars, en el sudoeste de Irán. La metrópolis construida por los persas aqueménidas en una zona desolada e implacable se convirtió en una de las ciudades cultas más vibrantes del mundo que aún hoy es venerada por sus palacios únicos equipados con lujosos jardines que florecieron con una belleza inigualable.

La tecnología qanat también se extendió hasta Marruecos y España demostrando su utilidad y atractivo. Esto se debe en parte al hecho de que el sistema también ayuda a reducir las temperaturas interiores, lo que significa que a menudo se usaba como un método antiguo de aire acondicionado y refrigeración.


Qanat Firaum, el canal de los faraones

El Qanat Firaun, también conocido como el Acueducto de Gadara, es un antiguo acueducto que se construyó para suministrar agua a la Decápolis romano-helenística, que ahora se encuentra en la actual Siria y Jordania. Aunque el nombre árabe "Qanat Firaun" significa "Canal de los faraones", que demuestra increíbles habilidades de ingeniería, no era egipcio sino imperial romano, probablemente influenciado por los persas. El conducto de 170 kilómetros no solo es el acueducto subterráneo más largo del mundo de la antigüedad, sino que también es el más complejo y representa una obra colosal de hidro-ingeniería. La construcción del acueducto demuestra una notable precisión. 

Se descubrió que el gradiente del túnel era de 0,3 por mil, lo que significa que cayó solo 30 centímetros por cada kilómetro, un ángulo de pendiente sorprendentemente bajo. A lo largo de la carretera principal de Gadara, los arqueólogos encontraron pilas de presión basales que sugerían una estructura de sifón para abastecer de agua dulce a las afueras del oeste de la ciudad, supuestamente de fuentes a 100 kilómetros de distancia

Cuando cesó el trabajo en el acueducto, los trabajadores habían excavado más de 600.000 metros cúbicos de piedra caliza, comparable a más de un cuarto del volumen total de la Gran Pirámide egipcia.

Fuente: Editors of Encyclopædia Britannica. "Qanat: water-supply system." Encyclopædia Britannica.  https://www.britannica.com/technology/qanat

Publicar un comentario

0 Comentarios