Subscribe Us

ANTIGÜEDAD: Concilio de Nicea, la unificación de Iglesia y Estado

El emperador pagano Constantino, usó el cristianismo para unificar Iglesia y Estado. Fresco del siglo XVI que representa el Concilio de Nicea 
El Concilio de Nicea (también conocido como el Primer Concilio de Nicea) fue el primer concilio ecuménico de la Iglesia cristiana. Este concilio, que fue convocado en 325 d.C., fue reunido por el emperador romano Constantino. Alrededor de 300 obispos de todo el Imperio Romano se reunieron en Nicea para discutir temas teológicos, particularmente las enseñanzas de Arrio (arrianismo). Uno de los resultados más importantes del Concilio de Nicea fue la formulación del Credo de Nicea, que todavía es usado como una profesión de fe por muchas de las denominaciones cristianas.


¿Cuál era el propósito del Concilio de Nicea?
En 324 d.C., Constantino se convirtió en el único gobernante del Imperio Romano. Aunque no era un cristiano en ese momento (solo fue bautizado en su lecho de muerte en el 337 d.C.), permitió que los cristianos (a través del Edicto de Milán en el 313 d.C.) practicaran su fe sin ser perseguidos. Como gobernante del Imperio Romano, Constantino esperaba que el cristianismo pudiera ser una herramienta para unificar a sus súbditos. Las divisiones dentro de la fe, sin embargo, significaron que esto sería difícil de lograr. Para unificar la fe cristiana, el emperador convocó el Concilio de Nicea.

Icono que representa al emperador Constantino, acompañado por los obispos del Primer Concilio de Nicea (325), que sostiene el Credo Niceno-Constantinopolitano de 381.

Durante el siglo IV d.C., se abrió una controversia dentro del cristianismo acerca de la naturaleza de la Divinidad, específicamente la naturaleza del Dios Hijo en relación con el Dios Padre. Una posición sostenía que aunque Jesucristo era divino, no era igual a Dios, ya que era un ser creado. Esta creencia se conoce como arrianismo, y fue formulada por Arrio de Alejandría. La otra posición sostenía que Jesús y Dios eran iguales, siendo consustanciales, es decir, de una misma sustancia, y coeternales. Esta posición se conocía como cristología homoousiana (que significa "igual en ser").

La controversia sobre los arrianos ya había sido debatida en el 320/321 d.C., cuando Alejandro, el obispo de Alejandría, convocó un consejo. Más de un centenar de obispos de Egipto y Libia participaron en este consejo, lo que dio lugar a que Arrio fuera anatematizado. Sin embargo, Arrio continuó predicando y reclutando seguidores. Cuando fue expulsado de Egipto, Arrio fue a Palestina y de allí a Nicomedia. La gravedad de la controversia arriana puede verse en el hecho de que el propio emperador intentó reconciliar a las dos partes entre sí. Constantino envió cartas a ambos, Arrio y Alejandro, aconsejándoles que pusieran fin al conflicto. Como ninguna de las partes estaba dispuesta a dar marcha atrás, Constantino decidió que la mejor manera de resolver el conflicto era convocar un concilio eclesiástico.

Icono de la Iglesia Ortodoxa del Este representando el primer Concilio de Nicea (325 d.C.)

¿Qué sucedió en el Concilio de Nicea?
En el 325 d.C. se convocó el Concilio de Nicea. Asistieron al consejo unos 300 obispos de todo el Imperio Romano, especialmente de las provincias orientales. Curiosamente, el papa de ese momento, Silvestre I, no estuvo presente en el concilio, aunque envió a dos representantes. Aunque Constantino también estuvo presente en el consejo, y lo presidió como presidente honorario, dejó la dirección de los debates teológicos a los líderes eclesiásticos.

Uno de los resultados más importantes del Concilio de Nicea fue el Credo de Nicea, que definió la creencia cristiana ortodoxa o "correcta". Al final del Concilio, el arrianismo se quedó con solo tres partidarios, el propio Arrio, Theonas de Marmarica y Secundus de Ptolemais. Las enseñanzas de Arrio fueron declaradas heréticas, y sus libros fueron quemados. Arrio mismo fue exiliado por el emperador a Iliria.

Icono del Monasterio Mégalo Metéoron en Grecia, que representa el Primer Consejo Ecuménico de Nicea 325 d.D., con el condenado Arrio en la parte inferior del icono. (Jjensen / CC BY SA 3.0)

Los participantes del Consejo de Nicea también discutieron otros temas y se emitieron 20 cánones, la mayoría de los cuales eran de naturaleza administrativa. Por ejemplo, el consejo confirmó la primacía de Alejandría y Antioquía sobre otras sedes en su área. Otro canon proporcionó instrucciones para la ordenación adecuada de los obispos, es decir, que deberían ser nombrados por todos los demás obispos de la provincia, a ser posible, o de lo contrario tres serían suficientes, siempre que los obispos ausentes hubieran participado en la votación, y siempre que su consentimiento fuese por escrito.

¿Porqué fue importante el Concilio de Nicea?
El Concilio de Nicea tuvo un impacto duradero en el cristianismo. El Credo de Nicea todavía es utilizado por la mayoría de las principales denominaciones cristianas, incluidas las iglesias católica romana, ortodoxa oriental y protestante. Además, la participación de Constantino en el Concilio de Nicea indicaba la solidaridad entre la Iglesia y el Estado y el patrocinio de los asuntos eclesiásticos por parte de los gobernantes seculares, un patrón que duraría siglos por venir.

Icono ruso del siglo XVII que ilustra los artículo del Credo de Nicea.

Fuentes:
- A&E Television Networks, 2018. Council of Nicaea concludes.  https://www.history.com/this-day-in-history/council-of-nicaea-concludes
- Leclercq, H., 1911. The First Council of Nicaea.  http://www.newadvent.org/cathen/11044a.htm
- ReligionFacts, 2017. Council of Nicea. www.religionfacts.com/council-of-nicea
- The Editors of Encyclopaedia Britannica, 2018. Council of Nicaea.   https://www.britannica.com/event/Council-of-Nicaea-Christianity-325
- www.papalencyclicals.net, 2018. First Council of Nicaea – 325 AD.  http://www.papalencyclicals.net/councils/ecum01.htm

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Pero con las Escrituras bíblicas no contaron para nada... Juan 14:28 donde el propio Jesús dijo que el Padre era mayor que él. Ahí queda...

    ResponderEliminar