Subscribe Us

PERSONAJES: Zenobia, la visionaria reina de Palmira

La reina Zenobia dirigiéndose a sus soldados (1725-1730), Giovanni Battista Tiepolo. Óleo sobre lienzo, 102 15/16 x 144 in. Galería Nacional de Arte, Washington DC, 1961.9.42, Colección Samuel H. Kress. Imagen cortesía de National Gallery of Art, Washington
LA RIQUEZA, LA CULTURA Y EL poder moraron en la ciudad de Palmira en el siglo III d.C. Esta capital cosmopolita de la provincia romana del mismo nombre yacía cerca de las fronteras orientales del imperio, proporcionando el escenario para el ambicioso juego de poder de la reina Zenobia.


La grandeza de Palmira
En el año 30 a.C. la reina Ptolemaica de Egipto, Cleopatra VII, había muerto. Según las fuentes escritas, se había suicidado con la mordedura de una serpiente venenosa para evitar ser mostrada durante la parada pública que el victorioso Octavio (Augusto después del 27 a.C.) celebraría en Roma.

La humillación de ser “paseada” en público por los conquistadores romanos fue el destino que tuvo que afrontar otra reina oriental tres siglos tras la muerte de Cleopatra. Según se narra en la Historia Augusta, la reina de Palmira, Zenobia, fue hecha prisionera por el emperador Aureliano y expuesta públicamente a través de las calles de Roma cargada de cadenas de oro y joyas, para festejar el triunfo romano. ¿Quién fue Zenobia y porqué fue tratada por los romanos de tal manera?

“Ahora toda la vergüenza está agotada ... porque en el estado debilitado de la comunidad [romana] las cosas llegaron a tal punto que ... un extranjero, Zenobia por su nombre, procedió a arrojar sobre sus hombros el manto imperial, [y estaba] gobernando más tiempo de lo que podía ser soportado por uno de los sexos femeninos”.

Así comienza la biografía de Zenobia, reina de Palmira, en la Historia Augusta ( Historia de los emperadores ), escrita hacia fines del siglo IV d.C. Y lo que leemos allí es casi todo lo que sabemos sobre la reina.

Una parada obligatoria para las caravanas que atravesaban los desiertos, la riqueza que inundaba Palmira dio a sus gobernantes los medios para embellecer su ciudad, así como la confianza para afirmarse regionalmente. Conocida como la "perla del desierto", la ciudad de los oasis era famosa por sus magníficos edificios, como su Arco del Triunfo y su impresionante teatro. A mediados del siglo III, el imperio Palmyrene ya disfrutaba de cierta independencia, aunque como estado cliente dentro del Imperio Romano. Zenobia intentó cambiar eso.

Ruinas de Palmira (Siria)

¿Qué sabemos de Zenobia?
Zenobia nació entorno al año 240 d.C. en Palmira, en aquel tiempo formando parte de la provincia romana de Siria. Recibió el nombre de Julia Aurelia Zenobia para significar que era una ciudadana romana. Ésta le fue concedida a su padre en fecha temprana, posiblemente durante el reinado de Marco Aurelio, al final del siglo II d.C. No obstante, la Historia Augusta indica incluso que el padre de Zenobia podría pertenecer al linaje de Julia Domna, la mujer del emperador Septimio Severo.

Hacia el año 258 d.C., se casó con Septimio Odenato, un miembro influyente de la sociedad palmirana, si bien su posición exacta o estatus social no está del todo claro. Odenato se mantuvo como un fiel aliado de Roma y, por ello, recibió continuados honores y títulos romanos, hasta el punto de convertirse en la práctica en gobernador romano de Palmira y ser tratado con el título de “Rey de reyes”. No obstante, este último título no indicaba que Odenato desease consolidar un reino independiente para él, ya que le fue concedido por su gran victoria sobre el poderoso rey sasánida, Sapor I.

Poco se sabe de su educación y educación exactas. Basándose en fuentes del Imperio Romano, el historiador británico del siglo XVIII Edward Gibbon escribió descripciones detalladas de ella en su clásico de seis volúmenes, La historia del declive y la caída del Imperio romano:

“La Europa moderna ha producido varias mujeres ilustres que han sostenido con gloria el peso del imperio; ni nuestra propia era está desprovista de personajes tan distinguidos. . . Zenobia es quizás la única mujer cuyo genio superior rompió la servil indolencia impuesta en su sexo. . . Zenobia fue estimada como la más encantadora y heroica de su sexo. . . Su comprensión varonil fue fortalecida y adornada por el estudio. Ella no era ignorante de la lengua latina, sino que poseía a la perfección el griego, el siríaco y el egipcio.

Zenobia encadenada. Harriet Hosmer, 1859, Wadsworth Athenaeum.

Con independencia de cual fuese el papel desarrollado por Odenato en Palmira, fue muerto en el año 267 d.C. Odenato y Hairan, hijo de su primer matrimonio, fueron asesinados. Según algunas fuentes, sus muertes fueron orquestadas por la propia Zenobia con el propósito de que ella alcanzase el poder. No obstante, este punto de vista ha sido rechazado por historiadores modernos quienes afirman que fue el emperador Galieno el responsable de la muerte de Odenato por temor a la usurpación del gobierno de la provincia de Siria.


A pesar de ello, el hijo de Zenobia, Vabalato, se convirtió en rey de Palmira y Zenobia en la regente del reino. La crisis del imperio romano en el siglo III d.C. dio la oportunidad perfecta a Zenobia para expandir el gobierno del reino de Palmira por toda la región oriental de la provincia de Siria.

La reina Zenobia ante el emperador Aureliano (Giovani Battista Tiepolo)
Nace el imperio de Palmira
En el año 269/70 d.C., Zenobia envió a su general Zabdas a reclamar, para Palmira, la provincia romana de Egipto. Con la ayuda de su aliado egipcio, Timagenes, los palmiranos derrotaron a las fuerzas romanas capitaneadas por el prefecto Tenagio Probus y se apoderaron de Alejandría. Para consolidar su posición, se hizo proclamar descendiente de Cleopatra. A semejanza de los ptolemaicos, Zenobia patrocinó a estudiosos y se rodeó de filósofos e intelectuales. Culminada la conquista de Egipto, Zenobia dirigió sus fuerzas armadas sobre Anatolia conquistando territorios romanos tan al oeste como Ankara. A continuación conquistó Siria, Palestina y el Líbano utilizando una estrategia mezcla del poderío militar y la propaganda ideológica.

Inicialmente, el Imperio de Palmira fue reconocido por el nuevo emperador, Aureliano, que en ese momento estaba ocupado en una campaña militar en la Galia. Este reconocimiento se hizo patente mediante la acuñación de monedas en las que se mostraba a Vabalato y Aureliano en igualdad de rango. En el último momento, el nombre de Aureliano desapareció de las monedas y sólo se incluyeron los de Vabalato y Zenobia.

Consolidando las ganancias hechas por su esposo contra los persas, desde el año 268, Zenobia explotó la debilidad imperial romana, anexando franjas de la actual Siria, Turquía y Egipto.

Tras su victoria en la Galia, Aureliano puso toda su atención en el Este. La decisión de Palmira de romper su alianza con Roma, indujo al emperador, Aureliano, a pensar que fue una reacción personal contra él, lo que provocó la campaña de Aureliano contra el Este. En dicha campaña, Roma derrota a los palmiranos en Antioquía y después en Emesa.

Zenobia y Vabalato se dirigieron a Palmira donde se prepararon para defender la ciudad. Al parecer, Zenobia esperaba ayuda de los sasánidas pero estos finalmente no acudieron en su ayuda. Entonces, Zenobia y su hijo intentaron escapar a territorio sasánida en un camello. Fueron capturados por Aureliano cuando intentaban cruzar el río Eúfrates.

A partir de ese instante, el destino de Zenobia se convierte en un misterio. Alguna fuente afirma que Zenobia y su hijo se ahogaron en el Bósforo cuando eran trasladadas a Roma, mientras que otras fuentes aseguran que Zenobia fue expuesta públicamente en la parada militar que se celebró en Roma para festejar  el triunfo de Aureliano, tras lo cual se la permitió vivir en una villa próxima a Roma. No obstante, otra fuente recoge que Zenobia fue llevada a Roma pero no formó parte de la parada militar de Aureliano, y que se casó con un romano de elevada posición social.

Monedas acuñadas con la imagen de Zenobia (271-272 d.C.)

¿Por qué lo hizo Zenobia?
En cada libro sobre ella, siempre se usa una palabra: era "ambiciosa", como si los aspirantes masculinos al Imperio romano no fueran ambiciosos, sugiriendo, también, que ella era intrigante y tonta o imprudente. Sin embargo, ¿por qué tantos hombres se arriesgaron a la rebelión en su nombre? Sin duda no para satisfacer los sueños frívolos de una mujer. Nadie siquiera considera que ella podría haber tenido razón: los romanos ya no podían defender el este.

Roma era corrupta. Habían degradado la moneda; la inflación era desenfrenada; los impuestos habían alcanzado niveles confiscatorios. 

Emperador tras emperador fue asesinado, desencadenando guerras civiles cuando generales ambiciosos lucharon entre sí, en lugar de contra el enemigo común persa. Aureliano, que la derrotó en 272 d.C., dejando una arruinada Palmira a su paso, volvió a unir al Imperio, pero ninguno de los problemas subyacentes se resolvió (y tres años más tarde, él también fue asesinado). Veinte años después, el imperio estaba siendo gobernado por cuatro emperadores; sesenta años más tarde, Constantino estableció su capital en Bizancio y se dividió en Oriente y Occidente.

Por ello, en lugar de "ambiciosa", tal vez sería mejor emplear el término “visionaria”. Una mujer que supo ver en el próximo Oriente la oportunidad de crear un Imperio fuerte y unido. Una visión que Constantino pudo y supo aprovechar años después. Sea cual fuere el final real de Zenobia, todo indica que fue tan glamoroso y colorido que podría rivalizar con la de la propia Cleopatra VII. Después de todo, desde el siglo XIV, ya se empezaron a escribir óperas y obras literarias sobre la vida de Zenobia, lo que es prueba del interés y singularidad del personaje.

La imagen de 1888 de Herbert Gustave Schmalz recrea el momento en que Zenobia debe finalmente someterse a la autoridad romana y entregar su imperio.

Fuentes:
- Invictus, 2006. Zenobia, Queen of the East.  http://www.allempires.com/article/index.php?q=zenobia
- Lendering, J., 2014. Zenobia. http://www.livius.org/paa-pam/palmyra/zenobia.html
- Lewis, J. J., 2014. Zenobia, Queen of Palmyra. http://womenshistory.about.com/od/ancientqueens/a/Zenobia.htm
- Long, J. F., 1997. Vaballathus and Zenobia (270-272 A.D.). http://www.luc.edu/roman-emperors/zenobia.htm
- Mark, J. J., 2014. Zenobia. http://www.ancient.eu/zenobia/
- Millar, F., 1993. The Roman Near East, 31 B.C. - A.D. 337. London: Harvard University Press. 
- Winsbury R., 2010. Zenobia of Palmyra History, Myth and the Neo-Classical Imagination. Bristol Press.
- Wikipedia, 2014. Zenobia.  http://en.wikipedia.org/wiki/Zenobia

- David F. de la Fuente. Zenobia, la reina rebelde que tomó Roma.   Historia National Geographic.

Publicar un comentario

0 Comentarios