Subscribe Us

ANTIGÜEDAD: Akrotiri, la Pompeya del mar Egeo

En 1967, en la isla de Santorini, emergieron los restos de una ciudad sepultada por una erupción volcánica hace 3.500 años
En 1939, el arqueólogo griego Spyridon Marinatos, sentó las bases para resolver el enigma de la súbita desaparición de la cultura cretense. Lo hizo en un artículo publicado en la revista Antiquity, en el formulaba la hipótesis de que el eclipse de la cultura minoica fue causada por una catástrofe natural de una violencia inimaginable. 


En opinión de Marinatos, según precisarían estudios posteriores, el volcán Tera entró en erupción hacia el año 1.500 a.C., e hizo que la isla quedara salvajemente fragmentada en tres partes. La devastadora marea provocada por la erupción (posiblemente un tsunami) repercutió sobre toda la zona, y en particular en la coste norte de Creta, precipitando el colapso de la civilización minoica.


La isla de Tera, o Santorini, no era una desconocida para los arqueólogos. En 1866, una nueva erupción del volcán había atraído al lugar a diversos científicos quienes, en la zona occidental de la isla (Akrotiri), descubrieron unas pequeñas tumbas abovedadas, pedazos de vasijas, láminas obsidiana y dos anillos de oro. En 1870, nuevas excavaciones pusieron al descubierto varios edificios, entre ellos la llamada casa de los Frescos, en un estilo típicamente minoico, propios de una cultura avanzada y con cierto desarrollo artístico.

La caldera de Santorini. (Foto: CC BY 2.0 )

En 1967, guiado por lugareños, Marinatos comenzó sus propias excavaciones en un yacimiento cubierto de cenizas que algún estudioso ha dado en llamar una auténtica “Pompeya de la edad de Bronce”. El estudio sistemático del emplazamiento puso al descubierto la estructura de una ciudad opulenta, con casas de dos y tres pisos, talleres, canalizaciones y desagües...

Antiguo asentamiento de Akrotiri, Santorini ( CC BY 2.0 )
Las ruinas de la antigua Akrotiri han puesto al descubierto artesanía en un excelente estado de conservación (Fuente: BigStockPhoto)

Afloraron, también, gran número de objetos, entre ellos pithoi, grandes tinajas para almacenar vino, cereal y aceite. Pero por encima de todo, lo que maravilló a los arqueólogos fueron los frescos que decoraban los muros de algunas casas; figuras de púgiles, antílopes o delfines, dibujadas sobre las paredes con vivos colores, iconos representativos de la cultura minoica. 

LOS FRESCOS DE AKROTIRI. ALGUNAS CASAS de Akrotiri estaban decoradas con bellos frescos. Los de la casa Beta (en la imagen), fueron reconstruidos por los arqueólogos a partir de miles de fragmentos de yeso; muestran a dos jóvenes boxeando y una pareja de antílopes que corretea.

“Flores primaverales y golondrinas”, en un delicado fresco descubierto en las excavaciones de Akrotiri.

Las excavaciones de Marinatos se prolongaron hasta su muerte en 1974 en la propia Akrotiri. Demostraron que la ciudad pertenecía a la misma civilización minoica que se había desarrollado en la cercana isla de Creta. Su labor dio explicación a una de las mayores incógnitas de la arqueología, la del misterioso final de la sociedad minoica, pero abrió las puertas a otra de las mayores quimeras de la historia: la desaparición de la mítica Atlántida, cuya historia refirió Platón.

LOS MINOICOS, UN PUEBLO VOLCADO CON EL MAR
Durante las excavaciones de Akrotiri, los arqueólogos hallaron en la llamada casa Oeste, un soberbio fresco, de 6m de ancho por 40cm de alto, que parece plasmar el regreso a Akrotiri de una gran flota tras un viaje a un lejano país, o quizás un festival religioso en el mar. Aquí vemos un fragmento.


(1) El río. Un río separa la ciudad del exótico paisaje circundante y, a su izquierda, de lo que parecen ser unos suburbios.
(2) La ciudad. Está situada en un delta y sus casas están construidas con ladrillo. Los habitantes salen a ver la llegada de la flota.
(3) Llega la flota. Algunos estudiosos han sugerido que en los barcos van comerciantes de tejidos preciosos, como la seda.
(4) Delfines. El mar parece lleno de delfines que brincan y acompañan a las naves, elemento característico de la pintura cretense.

Representación gráfica de la erupción del volcán Tera en Santorini ( 7reasons.net)

Fuentes:
- Civilizaciones perdidas: los reinos del Egeo. Folio, Barcelona 1996.
- www.therafoundation.org/akrotiri
- www.en.wikipedia.org/wiki/Spyridon_Marinatos

Publicar un comentario

0 Comentarios