Subscribe Us

TURISMO: Escapada a LERMA (Burgos)


La Villa Ducal de Lerma es una histórico municipio situada en la comarca burgalesa de Arlanza (de la que es capital administrativa y comercial) a 38 kilómetros de la capital de provincia. Su importancia histórica está ligada a la relevancia política del valido de Felipe III Francisco de Sandoval y Rojas, primer duque de Lerma, que financió e impulsó la construcción del Palacio Ducal que hoy en día es el estandarte de la riqueza arquitectónica de Lerma. Este palacio forma parte de un conjunto arquitectónico herreriano que es el principal de este estilo en nuestro país.


¿Qué visitar?

En Lerma podemos encontrar multitud de elementos arquitectónicos tanto de carácter civil como de carácter religioso dignos de ser visitados, lo que hace de la visita a la Villa Ducal una gran experiencia para los amantes de este tipo de atractivos turísticos

Puerta de la Cárcel
Es la única entrada de la antigua muralla medieval que se conserva en Lerma. Está construido en piedra aunque se añadió una ampliación en ladrillo en el siglo XVII para facilitar su conversión en prisión. El arco de la puerta está flanqueado por torreones de forma cilíndrica, rematados con saeteras. Actualmente es la sede de la Denominación de Origen Ribera del Arlanza.


Puerta de la Cárcel

Plaza Mayor
También llamada Plaza Ducal, es una de las plazas más grandes de España, con cerca de 7.000 m2, mayor por ejemplo que la Plaza Mayor de Salamanca. En los primeros años tras su construcción se cerraba con pórticos en todos sus extremos, si bien actualmente solo encontraremos dos alas porticadas. Fue utilizada como mercado, plaza taurina y hasta corral de comedias. En ella encontraremos el Monasterio de San Blas y el Palacio Ducal.


Vista aérea y frontal del Palacio Ducal.

Palacio Ducal
Es la joya de la corona de la localidad lermeña. Su arquitecto fue Francisco de Mora y cuenta con una interesante anécdota en su construcción. Los palacios ducales tenían en la época una asignación de dos torres, pero el duque de Lerma solicitó al rey la construcción de dos torres sin especificar en su misiva que se trataba de dos torres añadidas a las que le correspondían por su título nobiliario. Felipe III dio su permiso y cuando visitó el Palacio Ducal y pidió explicaciones al Duque de Lerma por la presencia de cuatro torres (reservada únicamente para las edificaciones de la realeza) este contestó enseñándole la carta en la que el rey le otorgaba permiso para construir las dos torres “extra”.

Convento de San Blas
Situado en la Plaza de San Blas, cercana a la Plaza Mayor, comenzó a construirse en 1613 bajo las órdenes de Francisco de Mora. Habitado por monjas dominicas.


Mirador de los Arcos 

Convento de Santa Teresa
Se erige en la calle de la Audiencia que tiene su origen en la Plaza Ducal. Ocupado desde su construcción en 1617 hasta entrado el siglo XIX por frailes carmelitas. Hoy en día se encuentra en este edificio el Ayuntamiento lermeño y la Oficina de Turismo, desde la que se puede acceder al Pasadizo que lo unía con la Colegiata.


Convento de Santa Teresa

Plaza de Santa Clara
En esta plaza encontramos diversas visitas de interés. En el centro de la plaza está enterrado el cura Merino, héroe de la Guerra de la Independencia. También podemos contemplar las maravillosas vistas que ofrece el mirador de los Arcos, así como el Convento de la Ascensión y la Colegiata de San Pedro. En esta última hay dos órganos del siglo XVII que son de los más antiguos que se conservan en la Península.


Fiestas y gastronomía

Entre las fiestas que se realizan en este municipio destaca por su originalidad el Mes del Barroco, que se celebra en el mes de agosto y que suele contar con conciertos y recreaciones de la vida y costumbres del Siglo de Oro español.


Vistas desde el Mirador de los Arcos

Además de los caldos vinícolas de la D.O. Ribera del Arlanza, son típicos de la zona los asados de carne en horno de leña, destacando especialmente el de cordero, y los productos derivados del cerdo como morcillas, chorizos, picadillos, etc. En la categoría dulce son un imprescindible las trufas que realizan las monjas Iessu Communio artesanalmente y que ponen a la venta en el propio monasterio.


Fuente: www.citlerma.com

Publicar un comentario

0 Comentarios