Subscribe Us

Tecnología: HYPERLOOP, ¿el transporte del futuro?

Hyperloop es el nombre comercial que utiliza la empresa SpaceX (fundada por Elon Musk) para el transporte de pasajeros y mercancías en tubos al vacío de alta velocidad.


¿Cómo funciona?
La cápsula se desplaza dentro de un tubo de aluminio o acero que puede colocarse tanto bajo tierra como sobre la superficie, capaz de soportar incluso terremotos. El módulo está suspendido en el aire gracias a la presión cercana al vacío que tiene el interior del tubo evitando en gran medida la fricción, y se mueve utilizando una combinación de energía electromagnética y el impulso proporcionado por turbinas de aire eléctricas. Se mantiene en equilibrio por la acción de la levitación por repulsión magnética, mientras que en las primeras investigaciones esta se realizaba desde la parte inferior del tubo, los últimos  avances de investigadores valencianos han obtenido una estabilidad mayor y más controlada repeliendo la cápsula desde la parte superior..

Se prevee que la alimentación eléctrica del sistema esté suministrada por energía solar, mediante la instalación de paneles solares en los tubos que reduzcan el coste de funcionamiento del Hyperloop.


Expectativas y primeros diseños
Se cree que puede llegar a los 1.200 kilómetros por hora, con una aceleración que le haga pasar de cero a cien en 1 segundo, generando una fuerza de 2G. Para entender lo que supondría esta tecnología de consolidarse como medio de transporte, podemos estimar que el viaje Madrid-París duraría en torno a 1 hora y el trayecto Madrid-Valencia alrededor de 30 minutos.

En julio de este año se realizó una prueba en la Universidad Técnica de Munich en la que el equipo de WARR Hyperloop consiguió que su cápsula llegase a los 457 km/h, superando el anterior registro conseguido por un prototipo de Tesla que alcanzó los 355 km/h en 2017. En cuanto al diseño de las cápsulas de transporte, en los últimos días se ha presentado en Cádiz el primer modelo a tamaño real de la compañía HTT. Fabricado por la empresa de origen andaluz Carbures y denominado “Quintero One” cuenta con 32 metros de largo y un peso de 5 toneladas.

El carácter abierto de los diseños de hardware provoca que gran cantidad de entidades se impliquen en el desarrollo de nuevas ideas y prototipos lo que acelera los avances en esta tecnología. 

Problemática
Algunos críticos ponen en el centro de la diana el factor humano. El viaje en una cápsula estrecha, sellada y sin ventanas puede resultar desagradable, dadas las fuerzas de aceleración a las que se vería sometido el módulo de transporte, el nivel de ruido que produciría el aire comprimido o las posibles vibraciones que sufriría la cápsula, ya que desviaciones de 1 mm de la trayectoria ya podrían ser perceptibles en el interior. 

Otras consideraciones son las posibles consecuencias de un corte del suministro de energía en mitad de un desplazamiento o el impacto medioambiental que tendría la construcción de estos tubos de acero o aluminio que en algunos diseños se han colocado sobre pilares de hormigón de hasta 10 metros de altura. También se ha señalado la dificultad de que estas líneas de transporte llegasen al centro de las ciudades, con el consecuente aumento del tiempo de viaje que conllevaría la necesidad de desplazarse desde el “apeadero” del Hyperloop hasta el destino final en otro medio de transporte.


Rutas propuestas
La primera propuesta de ruta se hizo con un proyecto que pretendía recorrer los 560 kilómetros que separan Los Ángeles de la Bahía de San Francisco, en California. En dicho proyecto se estimaba una velocidad media de 970 km/h con picos de hasta 1.200 km/h y un tiempo de viaje de unos 35 minutos. Se presupuestaban 6.000 millones de dólares para su realización en el formato de transporte de pasajeros y 7.500 millones de dólares en el caso de transporte de pasajeros y mercancías. Algunos expertos han calificado estas cifras como irreales y estiman que el gasto podría llegar a ser diez veces mayor.

Otras rutas propuestas en Europa son la que llevaría de París a Amsterdam, una línea polaca que saldría de Cracovia y acabaría en Gdansk o un trayecto que atravesaría el Mar Báltico a través de un túnel uniendo Helsinki y Estocolmo.

En Oriente Medio varios países están planteándose rutas e invirtiendo en estudios preliminares, ya que sus características orográficas y la gran distancia que hay entre algunos de sus principales núcleos urbanos pueden beneficiar la efectividad y utilidad del sistema Hyperloop.

En la imagen vemos señaladas alguna de las rutas propuestas en el continente Europeo.

Fuentes: www.science.howstuffworks.com

Publicar un comentario

0 Comentarios