Subscribe Us

TURISMO. Valverde de los Arroyos


Valverde de los Arroyos es una localidad y municipio situado en la provincia de Guadalajara. Además de la localidad principal, el municipio cuenta con otro núcleo llamado Zarzuela de Galve. Valverde de los Arroyos destaca por el uso de la arquitectura negra en sus construcciones, caracterizada por el empleo de la pizarra. Se encuentra a 85 kilómetros de Guadalajara, y se accede a través de la CM-101 hasta Humanes, donde luego se toma  la CM-1004 hasta Tamajón, para finalmente coger la GU-211 y tras pasar Almiruete Palancares se llega a Valverde de los Arroyos.


Valverde de los Arroyos es uno de los pueblos más emblemáticos de la Arquitectura Negra, con la peculiaridad de que sus construcciones tienen un llamativo y peculiar tinte dorado, debido a que además de la tradicional pizarra negra y la madera se emplea como elemento constructivo la denominada piedra gneis, una cuarcita que al reflejar en ella los rayos de sol desprende una luz especial ciertamente espectacular. Esta singularidad constructiva es propia de los pueblos situados en la ladera oeste del pico Ocejón, como es el caso de Valverde de los Arroyos, Almiruete y Palancares.

La localidad se encuentra en uno de los valles más bellos de la provincia de Guadalajara, en un circo altísimo que forman los picachos del Ocejón, De estas alturas bajan numerosos arroyos que circundan el pueblo y le dan incluso el nombre.  Terrazas ocupadas por pequeños huertos,  espesos bosques de robles y matas de jara conforman el paisaje natural de su entorno, en cuyas proximidades no podemos dejar de visitar el impresionante paraje de la Chorrera de Despeñalagua, una espectacular cascada de agua de cerca de 80 metros de altura, que proviene del Arroyo de la Chorrera, un afluente del río Sorbe en la falda norte del Pico Ocejón.


Caserío típico de los pueblos de la arquitectura negra en Guadalajara

En su conjunto arquitectónico destaca la Iglesia Parroquial de San Ildefonso, s. XIX, construcción típicamente serrana que guarda en su interior una magnífica cruz procesional del siglo XVI, una extraordinario obra renacentista de orfebrería. En su casco urbano encontramos también el Museo Etnográfico, una muestra de la pujanza textil que tuvo la localidad hasta mediados del siglo XX. 


En su patrimonio de cultura tradicional es necesario resaltar las ancestrales Danzas al Santísimo en la Octava del Corpus. Esta fiesta, declarada de Interés Turístico Regional, se celebra el domingo siguiente a la octava del Corpus. En ella, aparecen ocho danzantes que portan una vestimenta muy peculiar consistente en camisa y pantalón blanco, cuyos bordes se adornan con puntillas y bordados. Les acompaña el botarga ataviado con un traje de pana en que alternan los colores marrón, amarillo, rojo y verde y el gaitero con traje de fiesta.

RUTA A LA CHORRERA DE DESPEÑALAGUA
El recorrido nace en la parte alta del pueblo donde se encuentran las eras, un escenario paisajístico sublime a los pies del pico Ocejón, que se alza como protector de los pueblos negros. Tan sólo nos separa 2 kms desde la era hasta los pies de la chorrera. El recorrido prácticamente es llano, apto para casi todo tipo de público y ¡ojo! el camino es estrecho. Al principio atravesaremos los huertos de frutales rodeados de muros de piedra y pasaremos al lado de majestuosos castaños añejos. A continuación el sendero nos adentra en paisajes de rocas y barrancos e iremos descubriendo lo nuevos perfiles del pico Ocejón. 

Vereis un punto en el que hay una bifurcación señalizada que indica el sendero que se dirige al Ocejón, si lo cogéis iréis ascendiendo poco a poco y esto os permitirá recoger la visión de las chorreras a distancia en toda su plenitud de salto. Si continuáis la subida os llevará hasta la visera desde donde se despeña el agua, de ahí su nombre. En este punto hay tres alternativas: volver a bajar  hasta la era, coger el camino a la cima del pico o coger el camino antiguo hacia el collado de Majaelrayo

En el recorrido la vegetación es sobre todo arbustiva: brezos, gayuba, brecina, retamas, también hay bosquetes y pies aislados de álamo temblón. El camino acaba en una pradera presidida por un gran nogal, desde aquí un senderillo os lleva justo a los pies de la chorreras. Una caída de agua de unos 80 m que cuando está en su máximo esplendor hay dos cascadas funcionando. En ocasiones cuando los vientos del invierno son fríos y baja mucho la temperatura, la caída de agua se congela y el espectáculo es muy especial.


Chorrera de Despeñalagua


No vamos a acabar sin contaros el origen de este camino que os lleva a la chorrera de Despeñalagua. Observaréis que el sendero discurre al lado de una reguera de agua que parte de la chorrera y llega hasta el pueblo. Esta arteria de agua realmente es una curva de nivel. Lo curioso e importante es quien lo construyó  ideó esto: traer el agua de este paraje a las huertas en las proximidades del pueblo. Para esto hay que remontarse a finales del siglo XIX, en donde vivió un paisano llamado Agapito que se empeño en realizar esta obra a pico y pala, no recibió ningún apoyo del pueblo, puesto que lo consideraban inviable. Pero el tío Agapito lo tenía claro y  empezó a cavar la cacera y comprobó que el agua discurría sin problemas. Cuando la gente del pueblo verificó que era posible y cuando ya quedaba poca distancia para llegar al pueblo, Agapito recibió la ayuda de sus paisanos. Esta obra, aunque simple, transformó la vida de Valverde. Gracias al sistema de regadío las huertas proliferaron. Se montó toda una serie de arterias para llevar el agua de un paraje a otro y regar todas las huertas. El Cacerón, así se llama esta reguera de agua, llega desde la chorrera hasta Zarzuela de Galve, prácticamente 4 kms.

Publicar un comentario

0 Comentarios