Subscribe Us

Parque Natural Fragas do Eume (a Coruña)


Con 9.000 hectáreas de extensión y una población de 500 personas repartidas en cinco municipios (Capela, Cabañas, Monfero, Puentes de García Rodríguez y Pontedeume), los bosques del Parque Natural Fragas do Eume conservan un estado casi virgen. Creado en 1997 y declarado Lugar de Importancia Comunitaria, este precioso paraje de abruptas gargantas y prolífica vegetación cincelado y moldeado por la acción del agua se sitúa en el triángulo limitado por As Pontes, Pontedeume y Monfero, flanqueando el recorrido del río Eume y representa uno de los pocos ejemplos de bosque atlántico de ribera de toda Europa, siendo entre ellos uno de los mejor conservados.


Galicia, más concretamente la provincia de A Coruña, puede presumir de tener uno de los bosques atlánticos de ribera mejor conservados de Europa. Hablamos de las Fragas do Eume, un paraje libre de las molestias de la urbe, con caminos rodeados de una exuberante vegetación y numerosas zonas húmedas con cascadas y riachuelos que te dejarán maravillado/a. Se trata de un terreno casi virgen, en el que predomina el color verde de la vegetación que envuelve los puentes y ruinas que se encuentran ocultas en este bosque con un encanto especial y que no te puedes perder.

¿Qué es una fraga?
Según la Real Academia Española el término fraga se puede asimilar a breñal que es el término utilizado para nombrar un terreno irregular y de difícil acceso y recorrido por estar lleno de maleza. También para áreas de bosque muy espesas y casi inalteradas por la acción del ser humano. Las fragas se extienden en Europa desde el sur de Escandinavia hasta el norte de Portugal. Son bosques mixtos caducifolios que suele coincidir con zonas de clima atlántico templado. Abundan en ellos las especies arbóreas con ramaje de gran densidad lo que aísla el suelo de la luz y el calor solares manteniendo temperatura y humedad a niveles muy constantes, lo que favorece la proliferación de flora y fauna.


Las fragas de Eume rodean al río que les da nombre, que ha tallado un profundo cañón en su curso medio que produce desniveles de hasta 300 metros. Es un bosque que nos muestra en todo su esplendor las estaciones y sus paletas de colores, especialmente en la etapa otoñal.



Flora y fauna
Se trata de un ecosistema de gran biodiversidad. Entre la flora destacan los robles que cubren las faldas del cañón fluvial, chopos, fresnos, alisos y más de 20 especies de helechos y 200 de líquenes. Algunas de estas especies de helechos persisten aquí desde el período geológico Terciario (después de que los últimos dinosaurios se extinguiesen). Salpicando la homogeneidad del bosque hallaremos algunos olmos o álamos, y en las proximidades de los ríos avellana, laurel y sabugueiro (una especie de saúco).


Podemos encontrar más de 103 especies de aves, 41 de mamíferos y 8 de peces, así como especies endémicas de invertebrados y reptiles, como la rana ibérica o la salamandra gallaica. Entre los peces destacan la trucha o el reo; entre los mamíferos, la nutria, la garduña o la jineta, aunque abundan también el corzo, el zorro, el ciervo o el tejón, con presencia de algunas poblaciones de lobo en las zonas más altas. Entre las numerosas aves que habitan el Parque Natural se pueden ver búhos, mirlos, azores, trepadores azules o el martín pescador.



Monasterio de Caaveiro

Se trata de un monasterio establecido en torno al año 934 para concentrar a los numerosos religiosos que vivían en solitario dispersos por la zona. Al poco tiempo de consolidarse esta comunidad religiosa comenzó a recibir jurisdicción sobre los terrenos del margen derecho del río Eume y algunas villas, obteniendo finalmente autonomía frente al arzobispado de Santiago de Compostela. Su período de esplendor se extiende hasta finales del siglo XVIII, cuando comienza una decadencia que solo acabará cuando Pío García Espinosa decide empezar la reconstrucción del edificio. Los restos más antiguos son del siglo XII, destacando una iglesia románica que se conserva en buen estado. Se puede observar también un campanario barroco del siglo XVIII, realizado por la escuela de Simón Rodríguez.
En su interior podemos visitar algunas salas-museo en la que encontraremos información histórica y artística sobre el monasterio, así como numerosos objetos de la vita cotidiana de los monjes y documentos históricos. La casa de los canónigos y las cocinas del monasterio están bien conservadas y permiten imaginar de una manera clara el día a día de sus habitantes.



Resulta interesante el molino situado en los alrededores del monasterio, que nos introduce un poco más en la vegetación y nos concede un espacio de tranquilidad alimentado por las vistas del río y sus saltos. Recomendamos dedicar un tiempo a disfrutar las idílicas vistas que proporciona la privilegiada situación del conjunto arquitectónico, situado en la cima de una colina, protegido por la espesura de los robles y castaños del bosque que lo rodea y cercano al discurrir de las aguas del río Eume.

Existe un autobús lanzadera que hace el trayecto de 5 kilómetros hasta los alrededores del monasterio, si bien también se puede subir paseando. Una vez en el monasterio se puede realizar la visita guiada (cada hora) o por libre.




Rutas
- Camino de Pena Fesa (10 kilómetros): esta ruta serpentea por los montes de A Marola y Pena Fesa (709 m). Principalmente se realiza por pistas forestales y carreteras sin tráfico.
- Camino de Os Corzos (3 km): se inicia en A Portela de Montelongo (Monfero) y nos enseña la variedad vegetal de la zona, primero matorrales bajos de brezos y tojos y al final abedules y robles, pasando por una zona de pastizal. Acaba muy cerca del miradoiro de A Carboeira.
- Camino de Os Cerqueiros (8,5 km): nos muestra los distintos ecosistemas del Parque Natural. Empieza en los pinares de las áreas más elevadas y llega hasta las zonas de líquenes cercanas al embalse. Se puede contemplar el ayuntamiento de As Pontes de García Rodríguez.
- Camino de A Pasada Vella (8,5 km): empieza en las cercanías de Torre San Bartolomeu, bordeando Pena dos Mouros y alcanzando el embalse.
- Camino de A Ventureira (6 km): este camino avanza en la parte baja del cañon, terminando su primera parte en el puente de Santa Cristina en Caaveiro. En el camino de retorno encontraremos preciosas vistas del Monasterio de Caaveiro a través de la vegetación.
- Camino de Os Encomendeiros (5,5 km): tiene su punto de partida en el puente colgante de Cal Grande y progresa remontando el río pasando por el Monasterio de Caveiro y acabando en el puente de Santa Cristina.
- Camino Cumios de Sanguiñedo (8,5 km): comienza en A Portela de Montelongo y baja hasta las casas de Torre de San Bartolomeu, ofreciendo una panorámica del resto de rutas.






Fuentes: www.turismo.gal; www.galicianaturaleunica.xunta.gal

Publicar un comentario

0 Comentarios