Subscribe Us

Hayedo de la Pedrosa

En épocas otoñales cuando el color de su follaje varía de tonos verdosos a tonos anaranjados, ofrece un contrate cromático de extraordinaria belleza.
En el término municipal de Riofrio de Riaza, en el Puerto de la Quesera, frontera natural entre las provincias de Guadalajara y Segovia, se localiza el bosque de hayas conocido con el nombre de Hayedo de la Pedrosa.



Se extiende en torno a 87 kms2 y alturas entre 1.500 y 1.700 metros y es uno de los bosques de hayas más meridionales del mundo. En su interior se encuentran árboles centenarios, retorcidos, llenos de musgo y líquenes que recuerdan a los bosques de los cuentos de hadas. En épocas otoñales el color de sus hojas cambia de tonos verdosos a tonos dorados, ofreciendo al visitante un espectáculo visual de extremada belleza. Añadido a la belleza de las hayas es de destacar la panorámica que se aprecia, pudiendo disfrutar de las vistas del Valle del rio Riaza, el embalse y el pueblo de Riofrio, Riaza y otros pueblos de la comarca. Es de destacar que por sus cualidades de tipo de terreno, estado de conservación y belleza, este hayedo ha sido incluido en la Red Natura 2000 como espacio natural de gran valor ecológico. 

Muchos lo consideran el hermano pequeño del Hayedo de Tejera Negra, hay muchas diferencias entre ambos, pues el Hayedo de La Pedrosa es el único del Sistema Central que no cuenta con restricción de acceso como el citado o el de Montejo. Esta falta de restricción de acceso lo convierte en vulnerable, pues a pesar de su belleza y su singularidad, su incorporación a la Red Natura 2000 no asegura su supervivencia. Pero tampoco sería necesaria una restricción de acceso porque, aún contando con un abultado número de visitantes en fechas otoñales, no puede llegar a hablarse de masificación.


Es uno de los pocos hayedos existentes en el Sistema Central, es por lo tanto, uno de los bosques de este tipo más meridionales de Europa. En esta situación geográfica, en latitudes en las que este tipo de bosques son algo fuera de lo normal, las condiciones climáticas son muy extremas, no tanto por el frío del invierno, situación a la que las hayas están perfectamente adaptadas, si no por el calor que pudieran llegar a tener que soportar en verano o por la falta de humedad durante largos periodos de ausencia de lluvias.

El Hayedo de la Pedrosa se compone de varios grupos de árboles, la mayoría ejemplares medios, pudiendo encontrar algunos adultos de gran belleza e interés fotográfico. Aunque en la mayoría de lugares en los que se hace referencia al tamaño de este hayedo encontramos cifras muy abultadas, que hablan de superficies que sobrepasan el millar de hectáreas, en realidad, una medición a través de imágenes del SIGPAC encuentra más acertados aquellas cifras que rondan las 80 hectáreas de superficie recubierta de hayas. Estas manchas de bosque se encuentran situadas entre los 1500 y los 1700 metros de altitud, encontrando el lugar óptimo para el crecimiento en las laderas orientadas al norte de esta zona de la Sierra de Ayllón. Los fuertes y vigorosos troncos se aferran a inclinadas pendientes, encontrando, en muchas ocasiones, poco más que roca en la que dejar crecer sus raíces.


El hecho de que podamos continuar disfrutando de este paisaje en nuestros días es algo casi casual. Durante décadas, la principal actividad económica de Riofrío de Riaza, en cuyo término municipal se encuentra el hayedo, ha sido el torneado de la madera. Llegó a haber en la localidad 40 tornos activos trabajando la madera de haya. Como recuerdo de aquella época nos queda un torno y algunos ejemplares de que han adoptado un aspecto retorcido característico: se taló el árbol y de su base brotaron nuevos troncos adquiriendo un aspecto que nos puede llegar a parecer siniestro, pero para fotografiar son una delicia.

Refugiadas en un pequeño rincón umbrío del puerto de la Quesera, sobrevive estoicamente este pequeño bosque de hayas que ha tenido que superar cambios climáticos producidos desde la última glaciación, incendios y la presión humana; pero hoy en día este tesoro natural se enfrenta a posibles cambios en las condiciones de humedad y temperatura derivados de la desertificación pronosticada para la península ibérica, puedan provocar la desaparición estos hayedos.


Cómo llegar
El hayedo de La Pedrosa se encuentra dentro del término municipal de Riofrío de Riaza, en la provincia de Segovia. Aunque es recomendable una visita a esta localidad, para llegar al hayedo no hay que pasar por el pueblo. Lo más lógico es ir desde Riaza, hay una carretera que cruza el hayedo, es la SG-112 que parte desde este pueblo hasta el límite de provincia con Guadalajara. Desde el kilómetro 10 hasta el 11,400 se encuentran las principales manchas de bosque de Haya.


Desde la A-1 tomaremos la salida 103 para llegar hasta Riaza, y desde aquí la SG-112. Lo más recomendable es ir desde Riaza, ya que el trayecto que nos lleva hasta el puerto de La Quesera desde la parte de la provincia de Guadalajara es muy largo y complicado.


Hay pocos lugares en los que aparcar nuestro vehículo, y la carretera que pasa por el hayedo apenas tiene la anchura suficiente como para permitir el paso de dos vehículos simultáneamente, por eso es importante que, si vamos a pasar bastantes horas en el bosque prestemos especial atención al sitio en el que lo dejamos estacionado.

Entre los individuos de hayas discurre el río Riaza, afluente directo del río Duero, que nace en este puerto y que aporta la humedad necesaria para que las hayas puedan sobrevivir.

LA TRÍADA SUPERVIVIENTE
También conocido como hayedo de Riofrío de Riaza formaría, junto con el de Montejo y el de Tejera Negra, una legendaria tríada de rarezas en el centro de la península. De los tres, este es el menos conocido, al que se llega por carreteras más secundarias. Desde Riofrío se asciende al puerto de la Quesera hasta que nos topamos con el hayedo. Lo más práctico es subir hasta el puerto y deshacer el camino a pie. El pequeño hayedo trepa por fuertes pendientes acompañado por robles, serbales, acebos, abedules y tejos. En los alrededores se encuentra el santuario de la Virgen de Hontanares, rodeado de un extenso bosque de roble melojo de ejemplares centenarios y praderas donde disfrutar de un picnic. Para los espíritus más montaraces, la ascensión al Pico del Lobo (2.273), el más alto del macizo de Ayllón (y de la provincia de Guadalajara), es una posible tentación. 
Reserve parte de su tiempo para visitar Riaza, Ayllón... o los pueblos de arquitectura roja y negra, como Villacorta, Madriguera, El Muyo o Majaelrayo.
Añadido a la belleza de la hayas, destacamos la panorámica que se aprecia desde este bosque, pudiendo disfrutar de las vistas del valle del río Riaza, con su embalse situado aguas abajo, el paisaje de montaña cercano al mismo y  en la lejanía Riaza y otros pueblos situados en la planicie Segoviana. Pero en la ladera segoviana no solo habitan las hayas en altura, éstas se encuentran acompañadas por sotobosque de brezo y arándanos y además de distintas herbáceas. Descendiendo en altura empiezan aparecer otras especies vegetales, como robles, que abundan por el resto del monte riazano.


Las hayas (Fagus sylvatica), son especies que necesitan abundante humedad y temperaturas poco elevadas de ahí su preferencia por las zonas más umbrosas de las laderas de la montaña.

embalse de Riofrío
Fuentes:
http://www.elpaisajeperfecto.com
http://www.segoviaunbuenplan.com/naturaleza/hayedo-de-la-pedrosa/
http://www.abc.es/viajar/top/20121105/abci-hayedos-norte-espana

http://www.riaza.es/patrimonio/hayedo-de-la-pedrosa

Publicar un comentario

0 Comentarios