Subscribe Us

TURISMO: Escapada a Setenil de las Bodegas

Casas-cueva "encajadas" en la roca
Este pintoresco municipio de la provincia de Cádiz, a 134 kilómetros de la capital de su provincia, está situado en la intersección entre la Sierra de Cádiz y la Serranía de Ronda e incluido en la conocida Ruta de los Pueblos Blancos. En el año 1985 fue declarado Conjunto Histórico por sus sorprendentes casas excavadas en la roca de la montaña que resultan ser uno de los principales atractivos turísticos de esta localidad andaluza.

Historia
Si bien hasta la Baja Edad Media no se construye el primer asentamiento en la misma localización que el actual Setenil de las Bodegas, si se han encontrado restos arqueológicos en las cercanías que datan del Neolítico y de la etapa Romana en la Península, destacando la colonia romana Laccipo.

Ya en la Reconquista se la considera una plaza fundamental para avanzar hacia Granada y gana fama de lugar inexpugnable tras resistir hasta seis sitios con éxito, hasta que en 1484 la campaña militar de los Reyes Católicos consigue conquistar la villa. Se puede destacar también la actividad guerrillera, que al igual que en el resto de pueblos de la sierra gaditana oponen resistencia a los franceses de Napoleón Bonaparte durante la Guerra de Independencia.

Arquitectura popular
Su distribución urbana se adapta al paso del río Guadalporcún por el municipio y tiene como elemento diferenciador la presencia de construcciones que aprovechan la roca de la montaña para incrustarse en la misma. Encontraremos viviendas principalmente en varias alturas, debido a la dificultad encontrar solares grandes en el plano horizontal, con muros de carga de piedra caliza y vigas de madera. En torno a la Plaza de Andalucía encontraremos las viviendas tradicionalmente asociadas a la clase media, con elementos ornamentales en la fachada y balcones y ventanales que hacen llegar la luz a los interiores de la casa. 

Las llamativas casas cueva, que solían estar utilizadas por familias de clase social humilde, están construidas con una fachada que cierra la roca del cañón de tal manera que es la propia roca la que sirve de cubierta en gran parte de estas edificaciones en un estilo de construcción denominado “abrigo bajo las rocas”. Hoy en día se usan en su mayoría como establecimientos de restauración o como garajes y almacenes, si bien se está recuperando poco a poco su uso como vivienda. Esta distribución ha generado preciosos rincones como las calles de las Cuevas de la Sombra y de las Cuevas del Sol, en las que la roca de la montaña actúa como tejadillo y da la sensación de estar recorriendo un espacio cerrado.


Vista panorámica de Setenil de las Bodegas

Arquitectura monumental
Las singulares casas cueva de Setenil de las Bodegas no son la única atracción turística que aporta el lugar, ya que tenemos numerosos monumentos de gran interés que merecen una visita. En la parte alta del casco urbano encontramos la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación junto al Castillo de Setenil de las Bodegas. La Iglesia es un complejo formado a su vez por dos iglesias, una de estilo mudéjar y la otra de estilo gótico, que datan de los siglos XV y XVII. El Castillo es una fortaleza nazarí del siglo XIII que pertenece al Patrimonio Histórico Español desde el año 1985 y conserva Torre del Homenaje, aljibe y hasta 530 metros de muralla. La Antigua Casa Consistorial que hoy funciona como oficina de información turística servía en sus orígenes como acceso a la fortaleza y a pesar del estilo sobrio de su exterior, conserva un interesante interior con gran riqueza artística de estilo mudéjar.
Otros lugares interesantes son la ermita de San Benito que se construyó sobre una mezquita y la capilla de Nuestra Señora de la Concepción, que data del siglo XVIII. A las afueras de la localidad se encuentra la ermita de San Sebastián, una visita igualmente recomendable.


Detalle de la arquitectura popular embebida en la roca

Rutas
También tenemos la posibilidad de disfrutar de numerosas rutas que discurren por los parajes naturales de enorme belleza que rodean el municipio setenileño, como la Ruta de los Bandoleros cuyos 11 kilómetros de recorrido discurren por bosques de encinas y las riberas del río Guadalporcún desde su nacimiento, pasando por restos arqueológicos de distintas épocas; o ya algo más alejadas del núcleo urbano la Ruta de los Escarpes del río Trejo y la Ruta de los Molinos. La primera permite contemplar a lo largo de 5 kilómetros las interesantes formaciones geológicas que ha ido dejando la erosión del río, mientras que la segunda tiene su interés en dos molinos y una almazara de aceite, así como la riqueza de fauna y flora que se puede encontrar transitándola.


Castillo de Setenil de las Bodegas

Fiestas y gastronomía
La Semana Santa de Setenil de las Bodegas es una de sus fiestas más importantes, llegando a ser declarada de Interés Turístico Nacional. En ella destaca la “guerra de las bandas” en la que la Hermandad de Nuestro Padre Jesús y la Hermandad de la Santa Vera Cruz se enfrentan para ser la mejor hermandad de la Semana Santa setenileña.

Para los amantes de la gastronomía esta es una región muy interesante, que aúna variedad y calidad en sus platos típicos y tradicionales. Con el aceite de oliva virgen extra como común denominador de toda su cocina, en Setenil de las Bodegas podemos destacar la elaboración de las tradicionales chacinas de matanza artesanales, las sopas cortijeras (una receta que incluye pan, aceite de oliva, espárragos y huevo escalfado), las batatas con miel, el gazpachuelo, el atún encebollado o el conejo a la serrana. Entre su prolífica industria pastelera encontramos cortadillos, empanadillas de cidra, pestiños y pastas.


Fuentes: www.setenildelasbodegas.es; www.escapadarural.com

Publicar un comentario

0 Comentarios