Subscribe Us

El impacto en la Tierra de las Tormentas Solares

Una tormenta solar "catastrófica" podría devastar la Tierra en cualquier momento al noquear las redes eléctricas, y solo tendríamos 15 MINUTOS de advertencia. Las tormentas causadas por la eyección de masa coronal del sol podrían engullir la Tierra. Interrumpen las ondas de radio, las coordenadas GPS y sobrecargan los sistemas eléctricos. Una gran afluencia de energía podría dañar permanentemente los transformadores. Esto podría cerrar negocios y hogares en todo el mundo. Cuanto más avanzados tecnológicamente nos volvemos, más vulnerables somos a los fenómenos meteorológicos espaciales.


En 1859, una súper tormenta geomagnética masiva conocida como el evento de Carrington envió poderosas eyecciones de masa coronal hacia la Tierra, interrumpiendo las comunicaciones a nivel de la superficie terrestre.  Si tal evento sucediera en el mundo de hoy, los efectos serían catastróficos. Cuando las CME (Eyecciones de Masa Coronal) golpean la Tierra, causan tormentas geomagnéticas y auroras aumentadas. Normalmente viajan a 200 km por segundo (124 mph) y pueden llegar a la Tierra en solo 14 horas. 
Tenemos cuatro días después de ver una mancha solar de aspecto ominoso, pero no sabemos si se convertirá en una “llamarada”.
Cuanto más aumentamos nuestra comprensión del sol y de la respuesta de la Tierra a las tormentas solares, mejor podremos protegernos. Pero las industrias afectadas son conscientes de los problemas y se toman medidas para minimizar las interrupciones y proteger sus activos. Los investigadores están estudiando manchas solares a diario.

En septiembre de 2017 se registró la llamarada solar más grande vista en 12 años causando diversos apagones en la Tierra. Se emitieron dos llamaradas solares de alta intensidad, la segunda fue la más intensa registrada desde 2005. Esta es la sexta llamarada considerable de la misma región activa del sol desde el 4 de septiembre.

La Tierra está siendo azotada por la tormenta solar que podría afectar a redes eléctricas y satélites. (Getty images)

Para prevenir tal catástrofe, los científicos han propuesto un plan para construir un "deflector magnético" masivo que se asentaría como un escudo entre la Tierra y el sol, desviando las emisiones dañinas de nuestro planeta. En el estudio, publicado en arXiv, los investigadores del Centro Harvard-Smithsonian para Astrofísica señalan que si el evento Carrington ocurriera ahora, causaría un daño significativo a las redes de energía eléctrica, las cadenas de suministro globales y las comunicaciones por satélite.

Las pérdidas económicas mundiales acumuladas podrían alcanzar hasta $ 10 billones de dólares, y se espera que la recuperación total tarde varios años. Y, hay aproximadamente un 10 por ciento de posibilidades de que este tipo de evento ocurra en la próxima década, según los investigadores. Mirando aún más lejos, durante los próximos 150 años, habrá un evento capaz de causar $ 20 trillones en daños. A medida que pasa el tiempo el daño aumentará exponencialmente siempre que lo haga el desarrollo tecnológico. 


El "escudo" propuesto sería esencialmente una bobina de cobre de 100.000 toneladas que se basa en campos magnéticos, utilizando lo que se conoce como la fuerza de Lorentz para desviar las partículas dañinas del sol que se dirigen a la Tierra.

Para evitar tal catástrofe, los científicos han propuesto un plan para construir un "deflector magnético" masivo que se asentaría como un escudo entre la Tierra y el sol, desviando las emisiones dañinas hacia nuestro planeta.

Eyecciones de masa coronal vs erupciones solares
Las eyecciones de masa coronal y las erupciones solares implican gigantescas explosiones de energía. Las erupciones más fuertes casi siempre se correlacionan con las eyecciones de masa coronal y ambas se crean cuando el movimiento del interior del sol contorsiona su propio campo magnético. Esto provoca un repentino destello de luz, conocido como llamarada solar. Pueden durar minutos u horas, liberando una gran cantidad de energía. Solo lleva ocho minutos llegar a la Tierra. 

Sin embargo, estas contorsiones magnéticas en el sol también crean un tipo diferente de explosión: las eyecciones de masa coronal (CMEs). Esto es más parecido a una bala de cañón: una inmensa nube de partículas magnetizadas que afectan a áreas específicas. Pueden tardar hasta días en llegar a la Tierra y aparecer como enormes emanaciones de gas que se inflan en el espacio.


Fuente: NASA; https://arxiv.org/

Publicar un comentario

0 Comentarios