Subscribe Us

ANIMALES CURIOSOS. Las Libélulas, acróbatas del aire

Las libélulas son unos insectos que están sobre la Tierra antes de que aparecieran los primeros dinosaurios.
Las libélulas son maravillas de la ingeniería aerodinámica. El adulto bate sus dos juegos de alas fuera de fase y puede controlar tanto la frecuencia como la amplitud. El ángulo de los dos conjuntos se puede controlar de forma independiente, lo que permite realizar maniobras aéreas asombrosas, maniobras espectaculares y vuelo en cualquier dirección. 


Las libélulas adoran los lugares húmedos del mundo ya que sus ninfas permanecen acuáticas durante meses o incluso años. Tanto ninfas como adultos son depredadores voraces: un adulto comerá casi cualquier insecto que pueda capturar en vuelo, especialmente los mosquitos. Se han identificado miles de especies de libélulas, diferenciadas por patrones de color de las alas y venas.

 Los ojos de la libélula, se juntan en la parte posterior de la cabeza y le permiten ver a su presa desde una distancia de hasta 12 metros.

- Las libélulas pueden volar hacia atrás, cambiar de dirección en el aire y flotar (permanecer suspendido) durante un minuto.
- Las libélulas son unos insectos que están sobre la Tierra antes de que aparecieran los primeros dinosaurios. El fósil más antiguo es del Carbonífero registrado hace unos 320 millones de años.
- Aunque no son mortalmente venenosas, las libélulas (anisópteros) ocupan un lugar privilegiado entre los depredadores. El insecto alcanza al 95% de toda cosa comestible que tiene ante sus ojos por lo que es el animal más mortífero del planeta.
- Sus ojos son los más grandes y unos de los más precisos de todos los insectos. Están compuestos por más de 30.000 facetas hexagonales diminutas, cada una de las cuales posee su propio cristalino y retina. Esto le permite ver 360º de su entorno sin necesidad de girar la cabeza.
- Ha perfeccionado tanto su vista que el resto de los sentidos casi han desaparecido. Los ojos de la libélula, se juntan en la parte posterior de la cabeza y le permiten ver a su presa desde una distancia de hasta 12 metros.


- No pueden caminar, porque sus patas son simples garras mecánicas para atrapar presas.
- Suelen emigrar en grupos que, a lo largo de varias generaciones, cubren distancias de más de 15.000 km, es decir, un tercio de vuelta al mundo.
- El cuerpo frágil y las alas largas y delgadas hacen que la libélula sea uno de los insectos más veloces del mundo. La libélula común, Anax junius, es una de las mayores y más rápidas que puede alcanzar una velocidad de 85 km por hora. Sin embargo, se cree que la especie australiana (austrophlebia costalis) es capaz de alcanzar los 97 km/h.
- Las libélulas emplean la ilusión óptica para acechar a otros insectos que invaden su territorio. Se pueden mover de tal forma que se proyectan a sí mismas como un objeto estático mientras atacan con rapidez a sus víctimas.
- La “Meganeuraque vivió en el período Carbonífero hace 300 millones de años, contaba con unas alas de más de 75 centímetros, siendo la mayor especie conocida de insectos voladores que jamás haya aparecido sobre la Tierra. Eso sí, volaba mucho más lento que la libélula actual.

Libélula fosilizada

En Japón existe un gran aprecio por las libélulas, siendo tan queridas como las mariposas y pequeños pájaros. En algunas de las primeras armaduras de samuráis, pueden apreciarse gravados de libélulas, símbolo del poder, la agilidad y la victoria. En China se asocian con la prosperidad, la armonía y la buena suerte. Para los Nativos Americanos son símbolo de felicidad, velocidad y pureza, ya que según ellos se alimentan directamente del propio viento.

Publicar un comentario

0 Comentarios