Subscribe Us

Ruta por las Merindades de Burgos

Iglesia de San Miguel (Valdenoceda)
La ruta que parte desde la Merindad de Valdivielso, provincia de Burgos, propone un itinerario aproximado de unos 60 kilómetros de recorrido que discurre por pequeñas poblaciones con bellos paisajes naturales y un importante patrimonio artístico.



Iglesia de San Miguel (Valdenoceda)

En Valdenoceda, a los pies del puerto de La Mazorra, resulta obligado visitar la Torre gótica de los Velasco y la Iglesia románica de San Miguel.

Torre de los Velasco (Valdenoceda)

Tomando la carretera N-232, en dirección Logroño, a poco más de un kilómetro se encuentra el desvío hacia Quintana de Valdivielso. En la calle Principal se encuentra el Colegio de Huérfanos, la Casa de los Huidobro, el Palacio renacentista de la familia San Martín y, ya fuera del pueblo, la Torre de Loja, bello castillo levantado a finales del XV y el XVI. Muy cerca queda El Almiñé con su notable Iglesia románica de San Nicolás.


Palacio de San Martín (Quintana de Valdivieso)
Torre de Loja (Quintana de Valdivieso)

De nuevo en la carretera un desvío señalizado cruzando el río Ebro nos acerca hasta Puente Arenas, donde abundan las casonas solariegas.

Una pequeña pista señalizada nos lleva a las puertas de la Iglesia románica de San Pedro de Tejada, uno de los ejemplos más destacados del románico burgalés. Desde aquí, el itinerario continúa hasta el Desfiladero de los Hocinos, una espectacular garganta excavada por el río Ebro donde se puede realizar un pequeño paseo siguiendo las señales del GR-99, Camino Natural del Ebro.
Iglesia de San Pedro de Tejada (Puente Arenas)
Iglesia de San Pedro de Tejada (Puente Arenas)

Tras enlazar a la altura de Incinillas con la carretera CL-629, se alcanza Villarcayo. La moderna población, antigua capital de la Merindad de Castilla la Vieja, es un importante centro turístico que conserva un interesante patrimonio de casonas solariegas barrocas. En Villarcayo visitaremos la Plaza Mayor, el paraje del Soto, las casas blasonadas de la Calle Santa Marina y el Monasterio de Santa María la Real de Vileña.


Blasón (Villarcayo)

Si aun se dispone de tiempo, recomendamos ascender a uno de los puertos, por ejemplo Lunada. El paisaje tiene un gran encanto: cabañas, pastizales y bosques se mezclan en este preciado entorno. De regreso a Villarcayo, podemos detenernos en Gayangos, pequeña localidad ganadera de Montija. Las cercanas lagunas son un reclamo para los amantes de la avifauna.

Una cómoda carretera accede en pocos minutos a Medina de Pomar. Su pasado histórico está vinculado a los Velasco, Condestables de Castilla. Esta familia edificó un desafiante Alcázar denominado Las Torres y un panteón familiar en el Monasterio de Santa Clara. Su trazado urbano conserva un claro sabor medieval.


Las Torres (Medina de Pomar)

Desde Medina, el itinerario continúa por la N-629 en dirección a Trespaderne; a medio camino entre esta localidad y Oña, en la desembocadura del río Oca, se localiza el Desfiladero de La Horadada. Se trata de una profunda, larga y angosta garganta abierta también por el Ebro.


Cañón de La Horadada

Desde Trespaderne la carretera que enfila hacia el Valle de Tobalina nos conduce hasta Quintana-María. En este pequeño núcleo se localizan interesantes Necrópolis funerarias excavadas en la roca. De carácter medieval, este yacimiento se encuentra a 350 metros al sur de la iglesia, sobre la Peña de San Vicente, dominando el valle del Ebro.

La ruta finaliza en Frías, donde se llega por la misma carretera, tras un desvío a la derecha. Sus calles tortuosas y su Castillo sobre una atalaya hacen de esta villa un elemento único en Las Merindades. Las curiosas Casas Colgantes y, sobre todo, el Puente medieval representan otros hitos singulares de una de las más bellas ciudades del norte provincial.

Castillo de Frías
Puente medieval de Frías
Merindad de Castilla la Vieja de Villarcayo

Publicar un comentario

0 Comentarios