Subscribe Us

Ruta por el Duero hasta Numancia


Soria recupera las márgenes del río con 16 kilómetros de senderos señalizados. Uno de ellos lleva desde el puente de Piedra hasta Garray.

Las inmediaciones del Río Duero a su paso por la ciudad de Soria, ha sido una tradicional área de expansión para los sorianos que en los últimos años se ha visto reforzada con la adecuación y mejora de varios kilómetros de sus márgenes y orillas tanto aguas arriba como abajo. Allí encontramos lugares tan emblemáticos como los Arcos de San Juan de Duero, San Saturio, San Polo, el Soto Playa, la sierra Santa Ana o parajes más lejanos como la Sequilla, Valhondo o Valdebecerro, aguas abajo camino de Los Rábanos.


Durante siglos, junto a sus orillas, se ubicaron las incipientes industrias manufactureras aprovechando la energía producida por los molinos de agua. Algunas de aquellas estructuras se han adecuado como nuevas áreas recreativas y se han habilitado centros culturales, como el Museo del Agua o el Ecocentro, que ayudan al visitante a conocer mejor este entorno. 


Soria desde la Sierra de Santa Ana

Pero además, una extensa red de senderos y caminos han sido habilitados en los últimos años aprovechando la mejora y acondicionamiento de sus márgenes. El Duero, ahora, es un foco de atracción especial por cuyas orillas o cerros próximos transitan los amantes de la naturaleza y el senderismo o todo aquel que valora un grato paseo al amparo de la rica naturaleza de sus riberas. 


Mapa de senderos entorno a la Ciudad de Soria

Uno de esos senderos, el PR-SO 112, va por la orilla izquierda siguiendo el paseo de San Saturio y luego sube al monte de Santa Ana, el mismo al que trepó Machado para otear el paisaje que inmortalizó en A orillas del Duero. Otro sendero, el PR-SO 113, baja por la margen contraria hasta Valhondo, donde el río se encajona en un pétreo cañón que recuerda, salvando las distancias y los tamaños, los Arribes salmantinos y zamoranos. Y hay un tercer camino, el que vamos a andar, que remonta el Duero hasta Garray, el pueblo que custodia las ruinas de Numancia. Lo habitual es acercarse a Numancia en coche. Hacerlo a pie, por la orilla del río que sirvió de foso a la heroica ciudad, es una experiencia mucho más auténtica, primordial, casi celtíbera. La ruta es de unos 8km (ida y vuelta), de baja dificultad y que se realiza en unas 3 horas.

Ruta márgenes del Duero a Garray
Primero tenemos la posibilidad de realizar un pequeño recorrido por las márgenes del Duero aguas arriba, desde el Puente de Piedra, hasta la Presa del Pereginal. Partiremos desde el Fielato, que, a pesar de su nombre, antes era un almacén de grano. Un poco más allá se encuentra el monasterio de San Juan de Duero, que fue construido por las mismas calendas que el puente por los caballeros de San Juan de Jerusalén, los cuales probablemente importaron de Tierra Santa la fantasía de los arcos entrelazados de su claustro. 

Dejamos atrás el Centro de Recepción de Visitantes junto al puente de piedra y seguiremos la margen del río mientras observamos en la orilla opuesta las antiguas murallas de la ciudad y el sendero de la margen derecha. Muy pronto llegamos, tras cruzar una pasarela sobre un ramal del río, al paraje de El Peñón, mole caliza en cuyo entorno muchos sorianos disfrutan de los baños veraniegos. Aquí el camino va volado sobre las aguas, por una pasarela de madera adosada a la escarpada riba rocosa. Si seguimos la senda por la izquierda, disfrutaremos de un bello soto de álamos y sauces y de una buena vista de la ciudad, la muralla y el cerro sobre el que descuella la ermita del Mirón, donde Machado y Leonor (es triste fama) dieron sus últimos paseos juntos.


Mapa de la ruta Soria a Garray
Si lo hacemos por la derecha, la senda continúa entre exuberante vegetación de ribera hasta el paraje del Pereginal, lugar apacible donde el rumor del agua y el viento son dueños absolutos. Hasta hace poco hubo una presa de una fábrica de harinas y ahora hay un puente peatonal que nos obligará, si hemos subido por la margen izquierda, a cruzar el río para seguir en lo sucesivo por la derecha hasta la Vía Verde, en el municipio de Garray, a los pies de Numancia, un agradable trayecto entre formaciones vegetales de ribera. En el mismo yacimiento, con la ayuda de una mesa-plano, visualizaremos el sitio perfecto al que sometió Escipión a la ciudad en el año 134 antes de Cristo.



Gracias a un constante y elevado gradiente de humedad en el suelo que genera el río, estas formaciones de ribera son similares a la selva tropical, aunque en este caso dispuestas en estrechas lineas a lo largo de los ríos. Ambas presentan una compleja estratificación vertical y horizontal. Verticalmente se distinguen: árboles grandes (chopos, sauces, fresnos, abedules, etc.). arbustos (majuelos, rosales, endrinos, etc.). lianas (madreselva, lúpulo, zarzamoras, etc.). Horizontalmente se distinguen estrechas franjas homogéneas según la profundidad del agua: en unas sus raíces siempre están sumergidas (junco de lago, platanarias, etc.), otras crecen las orilla sumergidas unos pocos meses al año o siempre fuera del agua (adelfilla, salicaria, malvavisco, etc.).


Ruinas de Numancia. Casa romana
Reconstrucción de una cabaña numantina


FICHA TÉCNICA
Distancia: El camino de Soria a Garray y Numancia es un sendero lineal de siete kilómetros.
Duración: Menos de dos horas la ida.
Señalización: El recorrido cuenta con letreros y paneles.
Vuelta: Si solo se quiere hacer la ida, se puede volver a Soria en un autobús de Alsa (www.alsa.es) que sale todos los días de Garray a las 13.55. Desde 1,34 euros el trayecto (15 minutos de viaje).

Información: Centro de visitantes El Fielato (975 21 14 92). Turismo de Soria (turismosoria.es). Yacimiento de Numancia (numanciasoria.es).

Fuentes: sorianoticias.com; https://guiadesoria.es; https://elviajero.elpais.com; www.canalpatrimonio.com


Publicar un comentario

0 Comentarios