Subscribe Us

Pros y Contras del Bio-ETANOL.

Sean Gallup/Getty Images News/Getty Images
El etanol (alcohol) es un combustible alternativo de bajo costo que cuenta con menos contaminación y más disponibilidad, pero en comparación con la gasolina no mezclada, hay una serie de beneficios y desventajas para esta nueva forma de combustible.

Químicamente, el bioetanol es idéntico al etanol y se puede representar mediante la fórmula C2H6O o C2H5OH. Realmente, el bioetanol es un término de comercialización para los productos que no causan un daño inmediato al medio ambiente a través de la quema y el uso de gas natural. Se obtiene de la fermentación de caña de azúcar, pastos, granos y desechos agrícolas.

Para fines ambientales, el etanol es menos nocivo que la gasolina no mezclada, ya que la producción de monóxido de carbono del etanol es significativamente menor que la de los motores de gasolina, y es más fácil de obtener ya que proviene del maíz procesado, lo que significa que también ayuda a las economías agrícolas y manufactureras locales.


Sin embargo, las desventajas del etanol y otros biocombustibles incluyen la pérdida de tierras de cultivo vitales para el maíz industrial y el crecimiento de soja en lugar de cultivos alimentarios. Además, los biocombustibles no están destinados a todos los vehículos, especialmente los más antiguos, por lo que la industria automotriz muestra cierta resistencia a ver los biocombustibles en los mercados, aunque muchos se están adaptando a normas de vehículos de bajas emisiones que requieren que los vehículos utilicen mezclas de etanol en lugar de gasolina sin mezclar.

BENEFICIOS DEL ETANOL
En general, se considera que el etanol es mejor para el medio ambiente que la gasolina, y los vehículos alimentados con etanol producen menores emisiones de dióxido de carbono y los mismos o menores niveles de emisiones de hidrocarburos y óxidos de nitrógeno. E85, una mezcla de 85 por ciento de etanol y 15 por ciento de gasolina, también tiene menos componentes volátiles que la gasolina, lo que significa menos emisiones de gases por evaporación. Agregar etanol a la gasolina en porcentajes más bajos, como el 10 por ciento de etanol y el 90 por ciento de gasolina (E10), reduce las emisiones de monóxido de carbono de la gasolina y mejora el octanaje del combustible.

Los vehículos de combustible flexible que pueden usar E85 son cada vez mas frecuentes y en diferentes formatos según los principales fabricantes de automóviles. E85 también estará en breve ampliamente disponible en un número creciente de estaciones en toda la UE. Los vehículos con combustible flexible tienen la ventaja de poder usar E85, gasolina o una combinación de ambos, lo que brinda a los conductores la flexibilidad de elegir el combustible más fácilmente disponible y que mejor se adapte a sus necesidades.
Debido a que el etanol es principalmente un producto de maíz procesado, la producción de etanol apoya a los agricultores y crea empleos domésticos. Y debido a que el etanol se produce internamente, a partir de cultivos cultivados en el país, reduce la dependencia energética del exterior.


Glow Images / Getty Images

DESVENTAJAS DEL ETANOL
El etanol y otros biocombustibles a menudo se promueven como alternativas limpias y de menor costo que la gasolina, pero la producción y el uso de etanol no son todos positivos. El principal debate sobre el maíz y los biocombustibles a base de soja es la cantidad de tierra que la producción elimina de la producción de alimentos, pero también que la producción industrial de maíz y soja es dañina para el medio ambiente de una manera diferente. Cultivar maíz para etanol implica el uso de grandes cantidades de fertilizantes y herbicidas sintéticos, y la producción de maíz, en general, es una fuente frecuente de contaminación por nutrientes y sedimentos; además, las prácticas típicas de los productores de alimentos industriales frente a los comerciales y locales se consideran más peligrosas para el medio ambiente.


El desafío de cultivar suficientes cultivos para satisfacer las demandas de producción de etanol y biodiesel es significativo y, según algunos, insuperable. Según algunas autoridades, producir suficientes biocombustibles para permitir su adopción generalizada podría significar la conversión de la mayoría de los bosques restantes del mundo y espacios abiertos a las tierras de cultivo, un sacrificio que pocas personas estarían dispuestas a hacer.

Reemplazar solo el cinco por ciento del consumo de diesel del país con biodiesel requeriría desviar aproximadamente el 60 por ciento de los cultivos actuales de soja hacia la producción de biodiesel. En un estudio de 2005, el investigador de la Universidad Cornell David Pimental tuvo en cuenta la energía necesaria para cultivar y convertirlos en biocombustibles y concluyó que producir etanol a partir de maíz requería un 29 por ciento más de energía de la que el etanol es capaz de generar.


Maíz almacenado para la producción de etanol / Getty Images

MEZCLAS DE ETANOL Y GASOLINA
Mezclas de al menos 85 por ciento de etanol se consideran combustibles alternativos. E85, una mezcla de 85 por ciento de etanol y 15 por ciento de gasolina, se usa en vehículos de combustible flexible (FlexFuel). Los vehículos con combustible flexible pueden funcionar con gasolina, E85 o cualquier combinación de los dos.

Las mezclas con más etanol, como E95, también son combustibles alternativos premium. Las mezclas con concentraciones más bajas de etanol, como E10 (10 por ciento de etanol y 90 por ciento de gasolina), a veces se usan para aumentar el octanaje y mejorar la calidad de las emisiones, pero no se consideran combustibles alternativos. 


Un buen porcentaje de toda la gasolina que se vende ahora es E10, que contiene 10 por ciento de etanol.

EFECTOS AMBIENTALES
Un combustible mezclado como el E85 produce menos dióxido de carbono, el gas invernadero más importante responsable del cambio climático. Además, E85 emite menos compuestos orgánicos volátiles. Sin embargo, el etanol no está exento de riesgos ambientales, porque cuando se quema en motores de combustión interna, produce significativamente más formaldehído y otros compuestos que pueden aumentar los niveles de ozono en superficie.

El etanol, en general, reduce las emisiones de efecto invernadero hasta en un 46% en comparación con la gasolina, y la ventaja añadida de que el bioetanol no depende del procesamiento químico nocivo significa que minimiza aún más los efectos nocivos del uso de la gasolina.

COSTES OCULTOS DEL ETANOL
1. Un aumento de la demanda de etanol incrementará el precio pagado por el maíz. Los productores de carne que confían en el maíz como un ingrediente alimentario importante, repercutirán los sobrecostes en los precios de la carne puesta a la venta en los mercados de consumo.

2. Existen interacciones complejas entre la presión para cultivar maíz cuando los precios son altos y la consiguiente disponibilidad reducida de superficie para otros cultivos. Menos tierra disponible para cultivar alimentos (granos, vegetales) conducirá a un aumento en los precios de los alimentos.

3. Los combustibles mezclados con etanol crean problemas para motores pequeños en cortadoras de césped, recortadoras, motosierras y otras herramientas eléctricas de gas. El etanol puede atraer humedad y provocar problemas de corrosión en las partes delicadas del sistema, sobre todo en el carburador. Además, el combustible mezclado con etanol es más propenso a la separación, produciendo subproductos dañinos para el motor. El problema empeora para aquellos equipos que solo se usan estacionalmente, ya que permanecen inactivos con combustible en el tanque y en el carburador durante largos períodos de tiempo.

4. Mayor gasto por kilómetro recorrido. En la tabla de abajo se muestra el Poder calorífico de diferentes tipos de combustibles. El del Etanol es claramente inferior al de la gasolina, diesel (fuel-oil/gasóleo) y gas natural. Esto básicamente significa que recorreremos menos kilómetros con los biocombustibles (E10, E85) que con los combustibles 100% puros (gasolina). Es decir, para ser más ecológicos, tendremos que repostar más a menudo y el Estado ingresará los "impuestos ecológicos" añadidos que, según ellos, no repercutirán en el bolsillo de los contribuyentes.




Greg Pease/Photographer's Choice/Getty Images

OTROS BIOCOMBUSTIBLES
Los biocombustibles se pueden dividir en cinco tipos: bioetanol, biodiesel, biogas, biobutanol y biohidrógeno. Al igual que el bioetanol, el biodiesel se deriva de la materia vegetal. Específicamente, los ácidos grasos en los aceites vegetales se usan para crear el potente sustituto a través de un proceso conocido como transesterificación. De hecho, McDonald's ahora convierte gran parte de su aceite vegetal en biodiesel para reducir la gran huella de carbono de su empresa.

Las vacas realmente producen metano en cantidades tan grandes en sus eructos que son uno de los mayores contribuyentes a las emisiones en el mundo natural, impactadas significativamente por la agricultura comercial. El metano es un tipo de biogas que se produce durante la digestión de biomasa o la quema de madera (pirólisis). Las aguas residuales y el estiércol también se pueden utilizar para crear biogas. Hay que hacer mención de que el metano es un gas de efecto invernadero, a semejanza del CO2.

Tanto el biobutanol como el biohidrógeno se producen a través de medios biológicos para degradar aún más el butano y el hidrógeno de los mismos materiales a semejanza del bioetanol y el biogas. Estos combustibles son reemplazos comunes para sus homólogos sintéticos o de ingeniería química, más nocivos.

Publicar un comentario

0 Comentarios