Subscribe Us

PLANTAS: Centella Asiática


La centella asiática, indispensable en la práctica medicinal ayurveda, es la planta india más empleada en la fitoterapia occidental, donde se destacan sus virtudes sedantes, tónicas, vasodilatadoras y dermatológicas.

La centella asiática o hidrocotile asiática se ha venido utilizando en la India desde hace siglos para combatir la lepra y el estancamiento sanguíneo, pero también contra la disentería y los desórdenes digestivos y respiratorios. Esta planta medicinal, que se revela como un elemento herbario de gran interés para favorecer la salud de nuestra piel, estaba también considerada un vigorizante físico y un estimulante sexual, que aportaba energía y resistencia a quien lo probaba. De hecho, se le atribuía la capacidad de favorecer la fertilidad, un supuesto que no cuenta con respaldo científico.


CÓMO ES Y DÓNDE SE ENCUENTRA
La centella asiática Hydrocotile asiatica es una planta modesta, de la familia de las umbelíferas. Desarrolla tallos reptantes o trepadores, que se encaraman a setos o muros, y puede alcanzar el metro y medio de alto. Produce numerosas hojas en forma de abanico (orbicular y peltada) con los márgenes crenados. 

Es originaria del subcontinente indio, donde se conoce como Gotu Kola, pero también como Brahma Buti y Brahma-Manduki. Aparece también, suponemos que como subespontánea, en el sur de África, Indonesia, y el sur de los Estados Unidos. Ocupa espacios ribereños, muy húmedos y brumosos, cerca de lagos y de cursos de agua. En Europa se conoce una especie del mismo género, Hydrocotile vulgaris, que aparece en juncales y carrizales junto a marismas y lagunas de litoral. 


En la península Ibérica su presencia es muy rara y, en todo caso, muy local, junto a riberas de ríos y arroyos.

PRINCIPIOS ACTIVOS
De la centella asiática se utilizan con fines medicinales las partes aéreas. Las hojas, si las masticas, compruebas que tienen un sabor muy amargo y picante, que permanecerá en tu paladar durante un buen rato. Los principios activos que definen su acción terapéutica quedan enumerados a continuación:

- Aceite esencial.
- Principios amargos como la vellarina.
- Ácido tánico.
- Alcaloides como la hidrocotilina.
- Derivados triterpénicos (brahmósido, centellósido y asiaticósido).
- Mucílagos.
- Taninos en abundancia (hasta un 25%).
- Esteroles vegetales.

Estos componentes confieren a la centella asiática virtudes reepitelizantes –regeneradoras del tejido cutáneo– tónicas, sedantes, dermoprotectoras, antisépticas, antibacterianas, vasodilatadoras a nivel periférico, diuréticas, depurativas,



PROPIEDADES Y BENEFICIOS
La centella asiática es una planta medicinal con diversos beneficios para la salud, entre ellos, principalmente, contribuye a potenciar la producción de colágeno, la proteína que interviene en la piel, en las articulaciones, los huesos y los músculos. Aporta dureza y firmeza a estos tejidos y detiene la flaccidez. El asiaticósido estimula la activación fibroblástica y el colágeno in vitro, lo que le confiere una clara acción reepitelizante, muy útil para reparar la piel dañada.

Principales indicaciones y beneficios de la centella asiática:

- Se aplica en uso tópico sobre heridas, llagas y úlceras de la piel.
- Restaura la piel dañada tras una intervención quirúrgica, una quemadura, o una herida con desgarro.
- Mejora la permeabilidad capilar y favorece la cicatrización natural. Previene la formación y la persistencia de cicatrices muy visibles.
- Muestra un efecto dermoprotector y antiinflamatorio, se indica sobre eccemas, forúnculos, dermatitis atópica y picaduras de insectos.
- La centella es un excelente aliada contra la celulitis, aporta firmeza y elasticidad a la piel, y ayuda a eliminar con el tiempo los acúmulos de grasa y las estrías.
- Se aplica con éxito sobre eritemas o enrojecimientos de la piel a causa de problemas capilares, y sobre urticarias con aparición de ronchas.
- Destaca como un buen remedio para tonificar las venas y prevenir la insuficiencia venosa. Se destina al tratamiento natural de la flebitis, las varices y las hemorroides. En general se la combina con otras plantas que potencien su acción.
- Es un apoyo ginecológico, en la cura natural de la distrofia vulvovaginal, la vulvovaginitis y la cervicitis o inflamación del cuello del útero. Consulta antes con tu ginecólogo.
- La centella asiática repara las mucosas dañadas de la boca, acelera la curación de úlceras y llagas bucales, glositis –lengua inflamada– y gingivitis o encías inflamadas. En tal caso se aplica como enjuague o gargarismo.
- Es un buen complemento en caso de inflamación ocular, párpados inflamados, córnea inflamada, o queratitis y conjuntivitis. Se aplica en forma de colirio o lavaojos.
- Se ha demostrado que la centella actúa como un vasodilatador cerebral. 
- Por sus virtudes antisépticas y antibacterianas, se ha indicado en caso de infección gástrica y urinaria, en procesos gripales y alergias respiratorias. Pero cabe recordar que puede resultar irritante, y debe ser asociada a plantas demulcentes.
- No es menos eficaz como planta diurética y desintoxicante. Mejora la circulación linfática –flujo de líquidos corporales–, ayuda a eliminar las toxinas por la orina, y a prevenir la aparición de impurezas en la piel.

Por sus virtudes dermoprotectoras, la centella asíatica es muy apreciada en cremas para la piel.

Publicar un comentario

0 Comentarios