Subscribe Us

Nikola Tesla: La mente que inventó el futuro

“Si tuviera la suerte de alcanzar alguno de mis ideales, sería en nombre de la humanidad”

En el último tercio del siglo XX, el mundo vive la Segunda Revolución Industrial sustentada en nuevas tecnologías y nuevas fuentes de energía. Se desarrolla el ferrocarril y, sobre todo, la electricidad, que da un impulso a la industria y a las comunicaciones y cambia la filosofía de las ciudades.

En ese mundo sorprendente y novedoso, nace y vive Nikola Tesla. Croata de nacimiento, de etnia serbia, pero neoyorquino de adopción, destacó por la invención del motor de inducción que inauguró la era de la radio y el desarrollo del sistema de generación y distribución de la electricidad de corriente alterna.  Incluso sus patentes sobre la radio fueron anteriores a Marconi. Así lo reconoció el Tribunal Supremo de los Estados Unidos que, en sentencia de 1943, dictaminó que, sin las 17 patentes de Tesla, Marconi no habría alcanzado su objetivo.

Pero además Tesla fue genio provocador, carismático y controvertido. No siempre comprendido por sus colegas. De hecho, mantuvo un pulso con Edison sobre el uso de las corrientes eléctricas y, posteriormente, con Marconi sobre la paternidad del invento de la radio.


“La vida es y seguirá siendo, una ecuación imposible de resolver pero llena de factores que sí conocemos”

La habitación donde se alojaba era siempre la 207, porque este número era divisible entre 3. Su extraña obsesión por el número 3 y por la idea de ofrecer energía de forma gratuita al mundo y sin cables le fue quitando la salud y el equilibrio personal. Su nivel de autoexigencia era tan alto que la neurosis alcanzó límites desmesurados. Los sonidos le causaban dolor, se volvió hipersensible. Además, se quedó sin dinero, porque Tesla carecía de cualquier ambición empresarial.


  • Hablaba ocho idiomas
  • Produjo el primer motor que funcionó con corriente alterna
  • Desarrolló la tecnología subyacente para la comunicación inalámbrica a largas distancias.
  • Poseyó aproximadamente 300 patentes
  • Afirmó haber desarrollado una "superarma" que pondría fin a todas las guerras
Vendió todas sus patentes y falleció en la más extrema pobreza, dejando un sinfín de trabajos y documentos con los que otros se harían ricos. A día de hoy el nombre de Tesla ha recuperado su brillo y esa luz que no solo quiso traernos el progreso, sino también ese extraño altruismo de alguien que jamás buscó enriquecerse, solo poner la ciencia al servicio de la humanidad.

PRIMEROS AÑOS

Tesla nació en lo que ahora es Croacia en una noche de verano de 1856, durante lo que afirmó fue una tormenta eléctrica , lo que llevó a la partera a decir: "Será un hijo de la tormenta", y su madre a contrarrestar proféticamente ". No, de la luz ". Como estudiante, Tesla mostró habilidades tan notables para calcular problemas matemáticos que los profesores lo acusaron de hacer trampa. Durante su adolescencia, se enfermó gravemente y se recuperó una vez que su padre abandonó su exigencia de que Nikola se convirtiera en sacerdote y aceptó que podría asistir a la escuela de ingeniería.


Aunque fue un estudiante sobresaliente, Tesla finalmente se retiró de la escuela politécnica y terminó trabajando para Continental Edison Company , donde se centró en la iluminación eléctrica y los motores. Deseando conocer al propio Edison, Tesla emigró a los EE. UU. En 1884, y luego afirmó que le ofrecieron la suma de 50.000 dólares si podía resolver una serie de problemas de ingeniería que enfrentaba la empresa de Edison. Habiendo logrado la hazaña, Tesla dijo que luego le dijeron que la oferta había sido solo una broma, y ​​que dejó la empresa después de seis meses.
Luego, Tesla desarrolló una relación con dos empresarios que condujo a la fundación de Tesla Electric Light and Manufacturing . Presentó varias patentes eléctricas, que asignó a la empresa. Cuando sus socios decidieron que querían centrarse estrictamente en el suministro de electricidad, tomaron la propiedad intelectual de la empresa y fundaron otra, dejando a Tesla sin nada. Tesla informó que luego trabajó como excavador de zanjas por $ 2 al día, torturado por la sensación de que su gran talento y educación se estaban desperdiciando.
El inventor en reposo, con una bobina de Tesla (gracias a una doble exposición). Dickenson V. Alley, Colección Wellcome , CC BY
ÉXITO COMO INVENTOR
En 1887, Tesla conoció a dos inversores que acordaron respaldar la formación de Tesla Electric Company. Estableció un laboratorio en Manhattan, donde desarrolló el motor de inducción de corriente alterna , que resolvió una serie de problemas técnicos que habían afectado a otros diseños. Cuando Tesla demostró su dispositivo en una reunión de ingeniería, Westinghouse Company hizo arreglos para licenciar la tecnología, proporcionando un pago por adelantado y regalías por cada caballo de fuerza generado.

La llamada " Guerra de las corrientes " se desataba a fines de la década de 1880. Thomas Edison promovió la corriente continua, afirmando que era más segura que la CA. George Westinghouse respaldaba la CA, ya que podía transmitir energía a largas distancias. Debido a que los dos estaban subcotizando los precios del otro, Westinghouse carecía de capital. Explicó la dificultad y le pidió a Tesla que le vendiera sus patentes por una única suma global, a lo que Tesla estuvo de acuerdo, renunciando a lo que habría sido una gran fortuna si se hubiera aferrado a ellas.
Las luces eléctricas de CA iluminaron la noche en la Feria Mundial de Chicago.
Con la Exposición Mundial  de 1893 en Chicago, Westinghouse le pidió a Tesla que ayudara a suministrar energía; tendrían una plataforma enorme para demostrar los méritos de AC. Tesla ayudó a la feria a iluminar más bombillas de las que se podían encontrar en toda la ciudad de Chicago y cautivó al público con una variedad de maravillas, incluida una luz eléctrica que no requería cables. Posteriormente, Tesla también ayudó a Westinghouse a obtener un contrato para generar energía eléctrica en las Cataratas del Niágara , lo que ayudó a construir la primera planta de energía de CA a gran escala del mundo.
DESAFÍOS EN EL CAMINO
Tesla encontró muchos obstáculos. En 1895, su laboratorio de Manhattan fue devastado por un incendio, que destruyó sus notas y prototipos. En el Madison Square Garden en 1898, demostró el control inalámbrico de un barco, un truco que muchos tildaron de engaño. Poco después, centró su atención en la transmisión inalámbrica de energía eléctricaCreía que su sistema no solo podía distribuir electricidad en todo el mundo, sino que también proporcionaba comunicaciones inalámbricas en todo el mundo.
Buscando poner a prueba sus ideas, Tesla construyó un laboratorio en Colorado Springs . Allí una vez tomó tanta energía que provocó un apagón regional. También detectó señales que, según él, emanaron de una fuente extraterrestre. En 1901, Tesla persuadió a JP Morgan para que invirtiera en la construcción de una torre en Long Island que creía reivindicaría su plan para electrificar el mundo. Sin embargo, el sueño de Tesla no se materializó y Morgan pronto retiró los fondos.
En 1909, Marconi recibió el Premio Nobel por el desarrollo de la radio. En 1915, Tesla demandó sin éxito a Marconi, alegando infracción de sus patentes. Ese mismo año, se rumoreaba que Edison y Tesla compartirían el Premio Nobel, pero no sucedió. La especulación sin fundamento sugirió que su animosidad mutua era la causa. Sin embargo, Tesla recibió numerosos honores y premios a lo largo de su vida, incluida, irónicamente, la medalla Edison del Instituto Americano de Ingenieros Eléctricos.
UN PERSONAJE SINGULAR
Tesla era una persona extraordinaria . Dijo que tenía memoria fotográfica, lo que le ayudó a memorizar libros completos y hablar ocho idiomas. También afirmó que muchas de sus mejores ideas se le ocurrieron en un instante, y que vio imágenes detalladas de muchos de sus inventos en su mente antes de comenzar a construir prototipos. Como resultado, inicialmente no preparó dibujos y planos para muchos de sus dispositivos.
Tesla tenía una figura elegante y era popular entre las mujeres, aunque nunca se casó, afirmando que su celibato jugó un papel importante en su creatividad . Quizás debido a su enfermedad casi fatal cuando era adolescente, temía a los gérmenes y practicaba una higiene muy estricta, probablemente una barrera para el desarrollo de las relaciones interpersonales. También exhibió fobias inusuales, como la aversión a las perlas, lo que lo llevó a negarse a hablar con cualquier mujer que las usara.
Mark Twain sosteniendo la lámpara de vacío experimental de Tesla, 1894.
Tesla sostuvo que sus mejores ideas le llegaron en soledad. Sin embargo, no era un ermitaño, socializando con muchas de las personas más famosas de su época en las elegantes cenas que organizaba. Mark Twain frecuentó su laboratorio y promovió algunos de sus inventos. Tesla disfrutó de la reputación no solo de gran ingeniero e inventor, sino también de filósofo, poeta y conocedor. En su 75 cumpleaños recibió una carta de felicitación de Einstein y apareció en la portada de la revista Time.
Una especie de hombre del Renacimiento, con motivo de su 75 cumpleaños. Ver registro
LOS ÚLTIMOS AÑOS DE TESLA
En la imaginación popular, Tesla interpretó el papel de un científico loco . Afirmó que había desarrollado un motor que funcionaba con rayos cósmicos; que estaba trabajando en una nueva física no einsteiniana que proporcionaría una nueva forma de energía; que había descubierto una nueva técnica para fotografiar pensamientos; y que había desarrollado un nuevo rayo, denominado alternativamente rayo de la muerte y rayo de la paz, con un potencial militar mucho mayor que las municiones de Nobel.
Con su dinero perdido hace mucho, Tesla pasó sus últimos años moviéndose de un lugar a otro, dejando atrás facturas impagadas. Finalmente, se instaló en un hotel de Nueva York, donde Westinghouse pagó el alquiler. Siempre viviendo solo, frecuentaba el parque local, donde regularmente se le veía alimentando y cuidando a las palomas , con las que afirmaba compartir una afinidad especial. En la mañana del 7 de enero de 1943, una empleada del hotel lo encontró muerto en su habitación a los 86 años.
Hoy en día, el nombre Tesla todavía está en circulación. El aeropuerto de Belgrado lleva su nombre, al igual que el coche eléctrico más conocido del mundo, y la intensidad del campo magnético de los escáneres de resonancia magnética se mide en Teslas. Tesla era un Prometeo de la vida real: el mítico titán griego que asaltó el cielo para traer fuego a la humanidad, pero como castigo fue encadenado a una roca donde cada día un águila se comía su hígado. Tesla escaló grandes alturas para traer un rayo a la tierra, sin embargo, su rara mentalidad y hábitos poco comunes eventualmente lo llevaron a su caída, dejándolo casi sin un centavo y solo.
Existen diversos libros que ahondan en ese universo más profundo y personal de Nikola Tesla. “Relámpagos” de  Jean Echenoz es uno de ellos, así como “Nikola Tesla, personalidad y neurosis” del doctor serbio Zarko Trebjesanin. Esta mente visionaria exploró y proporcionó las bases de desarrollos tecnológicos de la actualidad. Destacamos, a continuación, algunos de ellos.




TRANSMISIÓN INALÁMBRICA DE ENERGIA
En 1892, Tesla patentó un invento que permitía la transmisión de energía eléctrica sin necesidad de cables, de forma completamente inalámbrica. Es lo que se conocía como la Bobina Transformadora Tesla, que además permitiría una transmisión sin costes, y que por tanto no hubiera que cobrar al consumidor.


En su intento de llevar la electricidad a todo el mundo, Tesla diseñó una torre que permitía el transporte de energía sin cables y de forma gratuita.

La construcción de esta torre se denominó Proyecto Wardenclyffe, y podría haber marcado un antes y un después en la manera de consumir y vender energía eléctrica. Los intereses económicos de las grandes compañías eléctricas de aquel momento impidieron que tal proyecto fuese adelante. El negocio de la electricidad ya lo era hace 200 años. Por lo tanto, siempre podremos recordar a Tesla como el hombre que pudo haber cambiado la concepción de la energía, pero al que no le dejaron hacerlo.


DRONES DEL SIGLO XX
El científico de origen serbio se adelantó a su tiempo e imaginó drones inalámbricos, cuya misión sería intimidar a los humanos con su poder destructivo.

El empleo de drones fue pensado con fines militares por el científico de origen serbio, y tenía como propósito coaccionar a los seres humanos a abandonar toda intención de llevar adelante conflictos bélicos, ya que se verían intimidados por el poder destructivo de los robots.

La idea del visionario fue patentada el 9 de noviembre de 1898 y se detallan posibles servicios que podrían llegar a prestar los autómatas en caso de ser fabricados e implementados: desde servicios de mensajería hasta soldados pacificadores, algo similar a fuerzas de paz, según informa la revista 'Popular Science'.

Respecto a la utilización de los drones para acciones militares, Tesla menciona los objetivos bélicos de su idea: "[…] Mi invento permitirá establecer y mantener la paz entre todos los pueblos gracias al alcance destructivo garantizado e ilimitado", manifestó.

La patente fue descubierta por el ingeniero Matthew Schroyer y en la misma se describe la idea de Tesla respecto al funcionamiento de las máquinas, que no dependería ni de cables ni de ningún tipo de conductor eléctrico. Serían ondas emitidas por aire, tierra o agua las encargadas de transmitir las órdenes a los autómatas.

SMARTPHONES
En una entrevista que Nikola Tesla concedió hace casi un siglo, el famoso científico describió un dispositivo muy parecido a los actuales teléfonos inteligentes. 

La revista 'Time' ha publicado fragmentos de una entrevista que Tesla ofreció a John B. Kennedy en 1926, en la que el científico predijo con sorprendente exactitud la invención del 'smartphone'. Así, Nikola Tesla declaró que "cuando la tecnología inalámbrica de la telefonía y la televisión alcancen su perfección, la Tierra se volverá un enorme cerebro y podremos comunicarnos al instante, sin importar la distancia, mediante unos dispositivos increíblemente sencillos que llevaremos en el bolsillo".

Fue siempre una persona brillante y con un alto coeficiente intelectual. Su genialidad se nutría ante todo de un mecanismo que el propio Tesla empezó a practicar desde niño: una disciplina férrea y obstinada.

Cuando Tesla murió en 1943, durante la Segunda Guerra Mundial, la Office of Alien Property se llevó sus pertenencias y todos sus documentos escritos. La mayoría de sus cosas fueron luego entregadas a su familia, y muchas terminaron en el Museo Tesla en Belgrado, que se inauguró en la década de 1950. Pero algunos de los “papeles” de Tesla todavía están clasificados por el gobierno de los EE. UU.




PUBLICIDAD

Publicar un comentario

0 Comentarios