Subscribe Us

Los Quipus, la escritura secreta de los antiguos Incas

QUIPU INCA. Se muestra extendido para que se puedan apreciar los nudos que lo componen. Siglo XV. Museo Británico

En el Perú prehispánico los gobernantes usaban un sistema de cordeles y nudos para registrar y transmitir información.

El quipu (del quechua Khipu, que significa “nudo”) era un instrumento textil compuesto por cordeles y nudos. A pesar de su sencillez material, el quipu fue la base de un complejo sistema a través del cual los quipucamayocs o especialistas en quipus dejaban constancia de todo aquello que tuviera importancia para el Imperio inca. Importaba la forma en la torsión de los hilos, su color, la distancia entre los cordeles atados a la cuerda principal, la ubicación de los nudos, su forma, su dirección, así como la cantidad de nudos. Todos ellos variables que permitían registrar datos.




Las materias primas más utilizadas en la elaboración de los quipus fueron el algodón y la fibra de camélidos (principalmente la alpaca), si bien en ocasiones se empleaban otros materiales como fibras vegetales o el propio cabello humano.

Un quipu de la aldea andina de San Juan de Collata podría contener información sobre la historia del pueblo.

Así, pues, tras la caída del Imperio inca, el quipu cambió, pero siguió vigente en sus bases; esto explica por qué, incluso hoy, en los Andes existen comunidades que siguen utilizando este útil ancestral.

Un descubrimiento en una apartada aldea de las alturas andinas de Perú sugiere que los antiguos incas usaban sus instrumentos de cordones coloreados y anudados para más que hacer cuentas.

Esas herramientas, llamadas quipus, recurrían a combinaciones de nudos para representar números, y servían para llevar inventarios de maíz, frijol y otras provisiones. Crónicas españolas de la época colonial afirman que los quipus incas también codificaban historias, biografías y cartas, mas los investigadores aún no han esclarecido el significado no numérico de los cordones y los nudos.

Los quipus permitieron almacenar con facilidad datos administrativos, calendáricos, genealógicos, históricos y religiosos.

UN NOBLE INCA recibe un quipu con un mensaje. Grabado perteneciente a la Nueva crónica de Poma de Ayala. Siglo XVII.

Ahora, un par de quipus que los ancianos de la aldea andina han protegido desde la época colonial podrían ofrecer nuevas pistas para entender cómo almacenaban y transmitían información las versiones más elaboradas de esos instrumentos.

“Lo que hallamos es una colección de cordones con complejas combinaciones de color –informa Sabine Hyland, profesora de antropología en la Universidad de St. Andrews, Escocia y exploradora de National Geographic-. Los cordones tienen 14 colores que permiten formar 95 patrones de cordones singulares. Esa cifra cae dentro del rango de símbolos de los sistemas de escritura logosilábicos”.

Hyland aventura la hipótesis de que las combinaciones específicas de cordones coloreados y nudos podrían haber representado sílabas o palabras. Su análisis de los quipus aparece en la revista Current Anthropology.

En los sitios funerarios de los incas se han encontrado quipus con 730 cuerdas agrupadas en 24 conjuntos, lo cual equivale exactamente al número de días y meses de dos años.



CIFRAS Y NUDOS

Los distintos tipos de nudos de los quipus administrativos indicaban, según los estudiosos, diferentes valores numéricos. Junto a esta líneas: nudo doble, usado para representar el 1; en el centro, nudo compuesto, que representaba del 2 al 9, según las vueltas, y a la derecha, nudo simple, para representar las decenas, centenas, millares....


MENSAJES SECRETOS
Hyland hizo el descubrimiento en la aldea andina de San Juan de Collata, cuando los ancianos del pueblo la invitaron a estudiar dos quipus que la comunidad ha preservado cuidadosamente durante generaciones. Los líderes de la aldea dijeron que los quipus eran “epístolas narrativas sobre la guerra, creadas por los jefes locales”, informa Hyland.


Los quipus estaban almacenados en una caja de madera que, hasta hace poco, mantuvieron oculta de los fuereños. Además de los quipus, la caja contenía docenas de cartas que databan de los siglos XVII y XVIII. La mayor parte de los documentos era correspondencia oficial entre los líderes de la aldea y el gobierno colonial español, y hacía referencia a derechos de tierras.

EL INCA HUÁSCAR, sucesor de Huayna Capac. Retrato del siglo XVIII. Museo de Arte de Brooklyn

EN LAS REDES DEL FISCO INCA

Los cronistas españoles se hicieron eco del uso de los quipus por parte de los incas. Pedro Cieza de León, en su Crónica del Perú de 1550, se refiere ampliamente a estos elementos, que, según él, tenían un uso estadístico e histórico. Cuenta que los quipus estadísticos eran empleados por funcionarios de cada provincia para llevar las cuentas de lo que se había gastado, de las contribuciones recibidas y de los víveres almacenados. Estos funcionarios estaban obligados a anotar en los nudos todos los tributos debidos al inca. De esta manera, Cieza concluye que con este sistema “no se podían esconder ni un par de alpargatas”.



Fuente: https://www.journals.uchicago.edu/doi/10.1086/691682

Publicar un comentario

0 Comentarios