Subscribe Us

El Templo de Edfú (Egipto)


El Templo de Horus en Edfú, es el mejor conservado del mundo antiguo y cuya fundación data del año 237 a.C . Data del periodo helenístico (237 y 57 a. C) y está erigido al dios Horus. Sus paredes son una fuente de información constante durante la visita acerca del lenguaje, la religión y la mitología del Antiguo Egipto. El templo se empezó a construir en el 237 a.C, sobre otro mucho más antiguo construido probablemente por Imhotep, el arquitecto del faraón Zoser (III dinastía del Imperio Antiguo). 


180 años se tardó en construir este templo ptolemaico en honor a Horus. Es uno de los cuatro templos o lugares donde se desarrolla la leyenda de Isis, Osiris y Horus.


De los hijos del dios Ra nacieron dos divinidades: Geb y Nut. Ellos engendraron a cuatro hijos: Osiris, Isis, Seth y Nefthis. Osiris, Isis y Nefthis simbolizaban el bien, mientras que su hermano Seth simbolizaba el mal. Como primogénito, Osiris fue el elegido para reinar en la tierra y enseñarles a los humanos la agricultura, la escritura y la civilización. Su hermano Seth, movido por la envidia, conspiró contra él, para así poder gobernar sobre Egipto.


Estatua del dios Horus
El templo de Edfu es una auténtica maravilla. Responde a la estructura típica de un templo egipcio, con sus diferentes partes bien definidas, y se trata, además, del templo mejor conservado y uno de los más grandes de todo el país. Desde los grandes y luminosos patios y dependencias hasta las pequeñas salas interiores y oscuras del santuario. El templo egipcio por excelencia.

Cuentan los antiguos egipcios, que el dios Osiris hijo de Geb y Nut, divinidades de la tierra y del cielo, gobernaba sobre Egipto antes que los primeros faraones. Osiris fue un gran rey, dio a sus súbditos leyes justas y les inculcó el amor y el respeto por los dioses.



Osiris se casó con su hermana Isis, que le ayudó mucho en las labores diarias. Pero tenían un hermano muy envidioso, Seth, quien pasaba todo el tiempo conspirando contra él.

Un día, Seth hizo fabricar un cofre muy decorado. Celebró un banquete en honor a su hermana, al que invitó a su hermano y a setenta y dos invitados, que eran, en realidad, sus cómplices. En el momento en que estaban más alegres Seth propuso un juego en el que todos deberían meterse en el cofre y se llevaría el premio aquél que lo llenara completamente.


Sala Hipóstila

Nadie dio la medida a excepción de Osiris, pero, cuando éste estaba metido dentro del cofre, todos se lanzaron sobre él, cerraron la tapa, lo clavaron y arrojaron el cofre al Nilo. Conforme avanzaba sobre las aguas, los restos del cuerpo del dios difunto iban fertilizando las tierras por las que pasaba.

Isis comenzó a buscar desesperadamente el cuerpo de su esposo. Por fin lo halló y Osiris decidió que volvería a ser rey, pero no de los vivos, sino del reino de los muertos. Isis, que estaba embarazada, permaneció en la Tierra y resucitó a su marido en Abydos (primer templo del mito) y luego se refugió en la isla de File (segundo templo del mito) para criar y proteger a su hijo Horus, quien desafió a Seth y le venció en Edfú (tercer templo del mito). Finalmente, Horus se casó con Hathor, que vivía en Dendera (cuarto templo del mito). De Horus descendió el primer faraón egipcio. 


El nombre actual con el que conocemos la ciudad viene de su antiguo nombre Djeba [Etbo en copto] que significa «El lugar del castigo», ya que los enemigos del dios Horus eran conducidos a este lugar y allí eran castigados.


Pilono del templo de Edfu 

Está orientado al sur probablemente por el terreno. Levantado sobre las ruinas del templo de Tutmosis III en la época Photolemaica, desde 237 a. C. a 57 a. C. Comenzado por Photolomeo III, concluido por Photolomeo IV y decorado por Photolomeo VIII.

Se trata de una típica construcción de los templos con pilono. Un gran edificio de 137 metros de largo, con un pilono de entrada de 79 metros de ancho y 36 de altura, que hacen de él el segundo en tamaño después del de Sheshonk I en Karnak, cuenta con dos salas hipóstilas, una cámara de ofrendas, la sala central y el santuario.

En el interior del recinto hay un edificio aislado, el Mamisi, en el que se celebra el nacimiento del hijo de Horus (representa la regeneración del faraón). La sala central rodeada de columnas con capiteles compuestos.


Pilono y patio del templo

En la parte noroeste de la muralla se abre un Nilómetro para medir los niveles de agua del río.


La buena conservación del templo de Horus se debe a que durante muchos siglos quedó enterrado bajo la arena del desierto y el lodo del Nilo. El arqueólogo Auguste Mariette fue quien comenzó a desenterrarlo en 1860.


Textos jeroglíficos "pueblan" las paredes del templo

LOS TEXTOS EN LAS PAREDES DEL TEMPLO
El texto de la leyenda se encontró en las paredes de las pirámides y en el templo mejor conservado en el que transcurre esta historia, el templo de Horus en Edfú, el segundo en tamaño, uno de los cuatro templos de la leyenda de Isis. Además de su buen estado de conservación, lo que nos permite hacernos una idea de cómo eran otros templos egipcios, los muros del templo de Horus en Edfu son una excelente fuente de información para los egiptólogos, ya que en ellos se grabaron tanto las típicas escenas cosmogónicas, como otras menos conocidas, como son el funcionamiento del templo y los distintos papeles que desempeñaban en él los sacerdotes, así como el momento y el lugar de cada ceremonia en su interior.


Mammissi del templo de Edfu

Las paredes del gran corredor y de la muralla, tanto por su cara externa como, sobre todo, por su cara interna, están repletas de grabados con diferentes escenas. Muchas de éstas están dedicadas a Horus (su nacimiento, victorias militares, enseñanzas, etc.) y algunos detalles minerales y vegetales. En las representaciones, algunas en excelente estado de conservación, se observan muy bien las coronas del Alto y el Bajo Egipto.


Santuario de Horus 

VISITAR EL TEMPLO
A mitad de camino entre Luxor y Asuán se encuentra la ciudad de Edfu. Edfu se encuentra en la margen izquierda del río y es parada obligada para los cruceros. El motivo no es otro que la visita al templo mejor conservado de Egipto. El templo se encuentra en el centro de la ciudad y para llegar hasta él se puede hacer en vehículo o en calesa. La calesa (coche de caballos) es un medio de transporte habitual en Egipto y permite vivir sensaciones diferentes durante la visita. 

Es cierto que las calesas viven de llevar y traer viajeros al templo, así que en ocasiones no dudan en meterse a toda velocidad entre el tráfico y ganar tiempo para que el conductor tenga tiempo de hacer más viajes con nuevos clientes. A pesar de esto es una forma simpática de transitar por Edfu y un punto de adrenalina en tu viaje a la tierra de los faraones.

All Tours Egypt le ofrece un tour a los templos de Edfu y Kom Ombo desde Luxor. 



Plano del templo de Edfú


Mapa de situación el templo de Edfú en el Alto Egipto


Fuentes: http://gnosticos.es/articulos/congreso_egipto/08-Edfu.pdf; https://xombit.com/2013/03/leyenda-isis-osiris-horus-templo-horus-edfu;  http://egiptologia20.es/templo-horus-edfu; http://www.alltoursegypt.com

Weeks, K. R. (2006). Los tesoros de Luxor y el Valle de los Reyes. Madrid: Libsa.
Wildung, D. (2001). Egipto. De la prehistoria a los romanos. Colonia: Taschen GmbH

Wilkinson, R. H. (2002). Los templos del antiguo Egipto. Barcelona: Destino.

Publicar un comentario

0 Comentarios