Subscribe Us

El nuevo etiquetado de los combustibles


Este nuevo estándar europeo será obligatorio en gasolineras y vehículos nuevos a partir del próximo 12 de octubre.

Desde dicha fecha, todos los vehículos nuevos deberán incluir nuevo este etiquetado de combustible, así como las estaciones de respostaje, en cada uno de los 28 estados miembros de la Unión Europea, así como los países del EEE (Islandia, Liechtenstein y Noruega), incluyendo también a los estados de Macedonia, Serbia, Suiza y Turquía.

En cuanto a los vehículos que deberán incluir estos identificadores de combustible, se encuentran tanto ciclomotores, motocicletas, triciclos y cuadriciclos, así como automóviles, vehículos comerciales ligeros y pesados, autocares y autobuses. En definitiva, la practica totalidad de tipologías que circulan por las carreteras europeas. Este en el caso de España, se sumará al etiquetado medioambiental de la DGT en función de las emisiones, aunque será meramente indentificativo y no restrictivo.


El nuevo etiquetado de combustible se divide en tres tipos generales, gasolina, gasóleo, y combustibles gaseosos, que se distinguirán mediante la forma diferente de las etiquetas: circular para la gasolina, cuadrado para el diésel y en forma de rombo para los gaseosos.

A su vez, cada grupo se subdividirá en diferentes nomenclaturas según la clase específica, contando con hasta diez tipologías distintas:



Gasolina: E5, E10, E85
Diesel: B7, B10, XTL
Gaseosos: H2 (hidrógeno), LPG (Gas Licuado de Petróleo o Autogas), CNG (Gas Natural Comprido), LNG (Gas Natural Licuado).

Dentro del diésel, encontraremos B7, B10 y XTL. La letra ‘B’ hace referencia a biodiesel y el número que lo acompaña al porcentaje de biodiesel que acepta el coche en cuestión. B7 significaba que el coche soporta gasoil con un 7% de biodiesel; B10, que el coche acepta gasoil con un 10% de biodiesel; y XTL, que el coche acepta diésel parafínico.


B10 debería ser utilizado solo en motores que cumplen con la norma Euro-4 o anterior. Los diesel de nueva generación Euro-5 o superior deberán usar el B7 (salvo que el fabricante indique lo contrario).

Algo similar ocurre en los vehículos de gasolina. La letra ‘E’ hace referencia al etanol, y el número siguiente al tanto por ciento de este compuesto que acepta el motor del vehículo. Así nos encontraremos E5 (tu coche acepta gasolina con hasta un 5% de etanol), E10 (soporta gasolina con hasta un 10% de etanol) o E85 (acepta gasolina con un 85% de este compuesto).


Salvo que el fabricante lo confirme, se indique en la tapa de carga de combustible o en el manual de usuario de su vehículo, el tipo E85 no debería ser usado en un motor gasolina pues podría dañarlo.
Si te estás preguntando si todos los vehículos deberán incluir estas etiquetas desde octubre, la respuesta es no: solo estarán obligados a llevarlas los nuevos comercializados por primera vez o los matriculados a partir de esta fecha. De hecho, según los folletos informativos redactados por asociaciones europeas como ACEA (patronal de automóviles), ACEM, (patronal de vehículos de dos ruedas) y las entidades dedicadas al combustible ECFD, Fuel Europe y UPEI, los fabricantes no recomiendan ubicarlas en vehículos antiguos.


Los tipos de gases también estarán identificados con siglas: H2 (hidrógeno), CNG (Gas Natural Comprimido), LPG (Gas Licuado de Petróleo) y LNG (Gas Natural Licuado).


¿Dónde deberán ir ubicadas las nuevas etiquetas de combustible?



El nuevo etiquetado tendrá un lugar específico tanto en los vehículos como en las estaciones de repostaje a fin de ser lo más visibles de cara a los usuarios, facilitando su rápida identificación. En el caso de automóviles, camiones, motocicletas y demás vehículos, la etiqueta se ubicará junto al tapón de llenado o en la tapa del depósito, así como en el manual de usuario, lo que incluye su versión multimedia de existir.

Por su parte, las gasolineras deberán colocarlos junto a los surtidores, así como en sus boquereles. Por último, los concesionarios también deberán mostrarlo junto al modelo expuesto. De esta manera, se evitarán confusiones a la hora de repostar, sobre todo en lo que toca a los combustibles alternativos con tipologías más diversas y menos conocidas por los usuarios.

Toda la información podrás encontrarla en la página web fuel-identifiers.eu, que ha sido traducida a los ocho idiomas pertenecientes a los países en los que será obligatoria su implantación.


Recomendamos echar un vistazo al manual de usuario de nuestro vehículo para saber qué porcentaje de biodiesel o de etanol acepta sin dañar los inyectores de combustible.

Aunque a medio plazo dejemos de usar el octanaje como sistema de referencia, la seguridad de los combustibles no se verá comprometida (ya hay gasolinas con etanol vendiéndose con la denominación anterior). De todas formas, ante la duda, la recomendación oficial es seguir las indicaciones del fabricante.

Publicar un comentario

0 Comentarios