Subscribe Us

Cardo Mariano (Silibinina), contra metástasis cerebrales


Silybum marianum se puede ver, entre abril y julio, en las cunetas de los caminos y carreteras, así como en las tierras sin cultivar. La primavera es la mejor estación para hacer uso de esta planta. Los frutos y semillas se pueden recolectar en verano. Es una planta medicinal utilizada desde hace más de 2000 años para desintoxicar el organismo y regenerar el hígado.

Los primeros vestigios escritos de sus propiedades se remontan a textos escritos del médico griego Dioscórides, que lo utilizaba como remedio para las picaduras de serpiente. Más tarde, Plinio lo administra como remedio contra la bilis, y en la Edad Media se describe su uso como antídoto para desintoxicar el hígado.


Por todo ello, hasta ahora, el Cardo Mariano era conocido como el “Amigo del Hígado”, las semillas de éste contienen altas dosis de silibinina. La silibinina es una sustancia con propiedades antioxidantes de las células hepáticas, razón por la cual, su consumo resulta ideal para el cuidado de tu hígado. No obstante, en estos últimos meses se esta oyendo hablar mucho sobre el Cardo Mariano, y concretamente de la Silibinina como agente capaz de eliminar las metástasis cerebrales.

PROPIEDADES DEL CARDO MARIANO:
Protector hepático (enfermedades del hígado, riñones y vesícula biliar). Tratamiento de la cirrosis y hepatitis C.
Filtra sustancias dañinas a través de la sangre
Desintoxicante de células
Reduce el exceso de Hierro
Antioxidante natural
Propiedades contra la diabetes
Beneficioso contra el cáncer
Reduce el colesterol
Protege el cerebro
Remedio contra afecciones neurológicas (Alzheimer, Parkinson)
Ayuda con los problemas menstruales
Protege de las picaduras de las serpientes e insectos

COMO TOMARLO:
Se recomienda hacerlo en comprimidos, ya que la Silibinina no es una sustancia muy diluible en agua, por lo que no será posible lograr los mismos efectos que con el consumo en cápsulas o comprimidos.


Imagen por resonancia magnética de un tumor cerebral.

CONTRA LAS METÁSTASIS
Las metástasis, esto es, la formación de tumores en un órgano distinto de aquel en el que se originó el cáncer primario, constituyen uno de los principales retos, sino el principal, del abordaje de las enfermedades oncológicas. De hecho, las metástasis son responsables de cerca de un 90% de todas las muertes por cáncer. Y entre las mismas, deben destacarse las metástasis cerebrales. No en vano, se estima que entre un 10% y un 40% de los tumores primarios se acaban extendiendo al cerebro, lo que compromete, y mucho, el pronóstico del paciente. Y una vez formadas estas metástasis, ¿qué se puede hacer? Pues, básicamente, recurrir a la cirugía y/o a la radioterapia, si bien no resultan demasiado eficaces. O llegado el caso, a las más ‘modernas’ terapias dirigidas e inmunoterapias, que solo inducen beneficios en un 20% de los casos. Sin embargo, es posible que haya una alternativa mucho más eficaz. 


Silibinina fue capaz de eliminar las metástasis cerebrales en pacientes con cáncer de pulmón

Según un trabajo publicado el pasado mes de junio en la revista “Nature Medicine”, un grupo de investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) en Madrid, han confirmado el valor del fármaco ‘silibinina’ en la reducción de las metástasis cerebrales sin causar ningún efecto secundario. Un trabajo que se ha centrado fundamentalmente en los astrocitos, tipo de célula glial asociada a las metástasis y que responde a las lesiones entrando en un estado reactivo; y en el gen ‘STAT3’, implicado en estas metástasis en el cerebro.


Investigadores del CNIO demuestran que el fármaco ‘silibinina’ es capaz de reducir, e incluso eliminar, las metástasis cerebrales en pacientes oncológicos. 

El tratamiento actúa principalmente sobre el ambiente cerebral que ha sido alterado por las metástasis. Se trata de un concepto terapéutico completamente novedosos. Además, también estamos actuando sobre una alteración que solo tiene lugar cuando hay una metástasis cerebral y que es absolutamente necesaria para que la metástasis sea viable. Sin embargo, se necesitan más datos antes de que pueda ser incorporada a la práctica clínica. 



Publicar un comentario

0 Comentarios