Subscribe Us

ANIMALES CURIOSOS. El increíble viaje de la anguila


La anguila (Anguilla anguilla), que a pesar de ser un pez, tiene aspecto de serpiente, incluso puede correr por tierra, ya que no sólo respira por sus branquias, sino también por su piel. Si el salmón nace en el río, para después emigrar al Atlántico y volver al río a desovar, la anguila hace justamente lo contrario. 

Tras 8.000 kilómetros de viaje desde los ríos de Europa, las anguilas se agrupan en el Mar de los Sargazos para reproducirse. No llegan a la vez. Lo hacen por rutas distintas y separadas en el tiempo. Pero todas acaban en el mismo punto, tanto si vienen desde Grecia como si lo hacen desde Noruega, esperando para alumbrar la siguiente generación.


Ella sale del huevo en el Mar de los Sargazos, es decir, en una zona del Atlántico, y desde allí se deja arrastrar por la Corriente del Golfo hacia el este. Alcanza las costas europeas aproximadamente después de 3 años y entra en los ríos como una pequeña anguila de tan solo 6 o 7 cm. 

Aquí se alimenta durante un período de 4 a 10 años y crece hasta alcanzar un tamaño de 1 metro. Pero un buen día le vuelve a sobrecoger su instinto migratorio, y de nuevo va río abajo, dirigiéndose nuevamente hacia el mar.

A partir de ahora ya no comerá nada durante toda su vida, pero la grasa acumulada le será suficiente para un viaje de ayuno de 4 años, de regreso al Mar de los Sargazos.



En el Mar del Norte pone rumbo noroeste, mediante una "brújula interior", hasta que llega al norte de Escocia, un lugar donde el pedestal de tierra firme europea cae entre 200 y 1000 metros de profundidad. 

Una vez aquí, bucea hacia el fondo del mar, donde es tomada por una corriente profunda que va por debajo de la Corriente del Golfo, justamente en dirección contraria. Esta lleva nuevamente a la anguila a desovar al Mar de los Sargazos, el lugar donde nació, completando de esta manera su ciclo vital.

Durante milenios, el ciclo de vida de este pez ha sido un misterio para los investigadores. Las conocemos de dos maneras, como un adulto que vive en los ríos, es decir, las anguilas, y como las diminutas crías que llegan del mar para entrar en la boca de los ríos: las angulas, un plato por el que se llega a pagar hasta 1.000 euros el kilo. Pero nadie las ha visto poner huevos o reproducirse, de manera que su biología  ha sido un secreto.


Ejemplar de anguila común ('Anguilla anguilla') muerta después de una tormenta en el Mar del Norte (Sjoerd van der Wal / Getty)

Aunque parezca increíble nadie ha pescado nunca una anguila adulta en el mar, no hay un solo testimonio recogido de la captura de un ejemplar adulto en el océano, a pesar de la ingente actividad pesquera que hay en el Atlántico y de que se supone que todas las anguilas de Europa hacen esa travesía para reproducirse.

Hay testimonios antiguos de la presencia de anguilas adultas en todo el Duero, llegando incluso a la Laguna negra de Soria; también las había aguas arriba del Ebro, hasta Logroño e, incluso, en Cazorla, en el mismo nacimiento del Guadalquivir. Pero ahora, los embalses impiden que accedan a la mayor parte de los ríos. La Albufera de Valencia o el curso bajo del Guadalquivir son de los pocos lugares donde pueden moverse en estos momentos.

Publicar un comentario

0 Comentarios