Subscribe Us

Escapada a Valderrobres (Teruel)

Escapada a Valderrobres (Teruel)


VALDERROBRES en la provincia de Teruel es una visita obligada para los amantes de la arquitectura medieval. Sus empedrados son testigos de una rica y extensa historia, siendo un enclave importante desde su reconquista por Alfonso II de Aragón entre 1165 y 1170, pasando por la celebración de las reuniones de las Cortes de Aragón de 1429 bajo el reinado de Alfonso V,  hasta las Guerras Carlistas durante las que ambos bandos disputaron el control militar de la zona. Desde 1307 hasta principios del siglo XIX sus derechos estuvieron en manos del arzobispado de Zaragoza.


Plaza del Ayuntamiento
El municipio de Valderrobres se encuentra en el centro geográfico de la Comarca del Matarraña de la que forman parte otros 17 municipios -como Beceite, Cretas, La Fresneda, Calaceite y Peñarroya de Tastavins-. Su clima mediterráneo viene dado por la peculiar ubicación que ostenta, cercana al borde fronterizo de las comunidades valenciana y catalana, que a su vez ha ocasionado una interesante mezcla del carácter, costumbres y cultura del interior aragonés con las propias de la costa del Mare Nostrum. Rodeado de un paisaje montañoso, destaca en su entorno natural la Peña Aznar de 1.014m de altura, así como el río Matarraña, que separa el casco antiguo de la zona nueva antes de llevar sus aguas hasta el Ebro.





Antes de disfrutar de las plazas y calles de este pueblo en los que el tiempo parece haberse detenido, conviene recorrer la región, poblada de rutas temáticas y naturales, como la Vía Verde de la Val de Zafán -que recorre el Bajo Aragón-, la Ruta de las Cárceles -que incluye la de Valderrobres- o la Ruta ecuestre de los Primeros Pobladores que explora los numerosos restos arqueológicos que alberga la zona, los más antiguos datados en el S.III a.C.


El Castillo
La entrada al casco antiguo es un espectacular avance de lo que nos espera en su interior. Cruzando el río Matarraña sobre el puente gótico se accede a la zona histórica pasando bajo el arco de medio punto del portal de San Roque, dedicado al patrón de la localidad desde el siglo XVI, integra una panorámica preciosa junto con el Castillo y la Iglesia de Santa María la Mayor. Este puente medieval de piedra forma parte del conjunto amurallado de Valderrobres del que aún quedan algunos restos y cuya construcción comienza en torno al año 1390. 


Llegamos a la plaza España, en la que encontramos unos de los monumentos arquitectónicos más importantes del lugar, su Casa Consistorial. Construida con un estilo manierista y terminada en 1599, Antonio de Campanach se inspiró en su homóloga de Alcáñiz añadiendo una lonja con fines comerciales en su planta baja. Desde este mismo nivel se puede acceder a través de unas escaleras a las dependencias de la antigua cárcel que conserva gruesas puertas y rejas.


Iglesia Sta. María la Mayor
Atravesando la parte vieja del pueblo continuamos nuestro recorrido disfrutando del majestuoso perfil del Castillo-Palacio de Valderrobres. Esta edificación, está protegida como Bien de Interés Cultural, data probablemente de finales del siglo XII y gracias a las reconstrucciones realizadas en los años ochenta conserva en buen estado varias dependencias como la Sala de las Caballerizas, el Salón de las Chimeneas y la Sala de los Leones y la Cámara Dorada. Utilizado en la actualidad como centro cultural en el que se realizan exposiciones artísticas, congresos y actuaciones musicales, merece la pena dedicar un tiempo a recorrer con la mirada su fachada plagada de elementos góticos.

Formando un conjunto inseparable con el Castillo, acabamos la visita contemplando la Iglesia de Santa María la Mayor que supone un magnífico ejemplo de la arquitectura gótica levantino-aragonesa. Su construcción se inicia en la segunda mitad del siglo XIV bajo las órdenes del Arzobispo Pedro Lope de Luna, concluyéndose en el siglo XVIII con el añadido de la sacristía que se encuentra junto al ábside del templo. Destacan los vitrales y rosetones de alabastro que aportan luz y color a la edificación y la torre-campanario octogonal que está rematada con una terraza almenada que le da cierto aspecto defensivo al perfil de la Iglesia.


Interior iglesia Sta. María la Mayor

Antes de despedirnos de este hermoso lugar, podemos reponer fuerzas degustando algunos de los platos típicos de la zona, que incluyen asados de cabrito o el ternasco al horno, escabechados de conejo, codorniz o perdiz y embutidos comunes al resto de Aragón: longanizas, morcillas y chorizos. El punto dulce lo ponen los tradicionales Carquiñols y las Casquetas o Crespells.


Puente de Piedra sobre el Matarraña




Fuente: www.valderrobres.es



Publicar un comentario

0 Comentarios